Opinión Editorial


Francisco Xavier de Balmis y la Expedición de la Vacuna


Publicación:15-01-2021

++--

La vacunación, uno de los procedimientos médicos más valiosos en la historia de la humanidad, salva millones de vidas anualmente

El extraordinario esfuerzo científico de la producción de vacunas para contener la Pandemia de Covid-19 trae consigo un reto logístico para su distribución y aplicación. Es por ello relevante recordar una épica historia de innovación y audacia en materia de vacunación, llevada a cabo en el siglo XIX.

La vacunación, uno de los procedimientos médicos más valiosos en la historia de la humanidad, salva millones de vidas anualmente. La viruela ha sido erradicada y la poliomielitis se ha controlado. El sarampión, la rubeola, la tosferina, todas son enfermedades cuyo impacto dañino ha disminuido radicalmente con las vacunas.  Una enfermedad del ganado, la peste bovina, se ha erradicado y la rabia está en proceso de control. ¿Recuerda usted cuando supo por última vez de un perro con rabia? La vacunación masiva ha hecho que México este libre de rabia transmitida por perros.

Edward Jenner en Inglaterra inicio en 1796 la etapa científica de la vacunación contra la viruela usando líquido ("linfa") de lesiones de ordeñadoras infectadas con la viruela de la vaca para inocularla en personas sanas y protegerlas de la viruela humana. La efectividad del método fue identificada por muchos médicos de la época, entre ellos el español Francisco Xavier de Balmis. Reconociendo los alcances de la vacuna (nombre derivado del latín vacca ) y con su experiencia previa en ultramar al haber ejercido por 15 años en la Nueva España, propuso al rey Carlos IV  llevar la vacuna a las colonias en América y las Filipinas, para prevenir el terrible mal que diezmaba a sus habitantes. Balmis obtuvo apoyo Real y organizó la expedición, que llevo a cabo con la ayuda del médico Josep Salvany y otros colaboradores. Los acompañaba la rectora de la casa de expósitos Doña Isabel Sendales al cuidado del grupo de 20 niños huérfanos en los cuales, inoculando la linfa de uno al otro sucesivamente, se mantendría  la viabilidad de la vacuna a lo largo del viaje. La nombrada Real Expedición Filantrópica de la Vacuna zarpó del puerto de La Coruña en noviembre de 1803 en la corbeta María Pita, llegó primero a las Islas Canarias y de ahí partió a Puerto Rico, a donde llego en febrero de 1804. De ahí la vacuna siguió curso a Venezuela, donde Balmis inicio la vacunación en tierra continental. De ahí siguió a Cuba, y de allí a Yucatán y luego Veracruz. Si bien no fue el primero en aplicar la vacuna en México o en las Américas, Balmis trajo vacuna viable y educó a la comunidad médica en su uso y propagación, creando para ello las "juntas de vacunación".  Mientras tanto, otro brazo de la expedición al comando de Salvany continúo desde Venezuela hacia Perú y las demás colonias australes. Balmis continuó a Oriente en febrero de 1805 en la nave Santa Bárbara que viajaba de Acapulco a las Filipinas, acompañado de Isabel Sendales y 26 niños mexicanos. De Manila continuó a Macao y de allí a China y el continente asiático.  Como cualquier empresa humana, la expedición no estuvo ajena a obstáculos ni exenta de conflictos y pasiones generadas por la propia naturaleza humana. En términos de prevención fue muy exitosa, una acción sin precedente de salud pública transcontinental, organizada y sistemática. La vacuna de Jenner inició su diseminación a gran escala y fue el inicio del control sobre una enfermedad cruel y atroz, con 30% de mortalidad.  La expedición de la vacuna dejó lecciones que se aplicaron subsecuentemente y que hoy en día dan la pauta a seguir: acciones coordinadas, precisas y profesionales en las campañas de vacunación respaldadas por vacunas efectivas y seguras.

El gran explorador y naturalista alemán Alexander von Humboldt resumió el espíritu e impacto de la expedición de la Vacuna: "...este viaje de Balmis será memorable en los anales de la historia..." .  Concluyamos este apunte histórico en el aquí y ahora, refrendando un reconocimiento y agradecimiento a todos los trabajadores de la salud en México y el mundo, que se encuentran en la primera línea de combate contra este virus y quienes aplican y aplicaran las nuevas vacunas. Su presencia allí, permite nuestra presencia aquí






« Dr. Carlos E. Medina de la Garza »
Dr. Carlos E. Medina de la Garza

Dr. Carlos E. Medina de la Garza


Publicaciones del autor