Opinión Columna


Exigencia de médicos


Publicación:15-04-2021
version androidversion iphone

++--

Un grupo muy numeroso del área médica, desesperados por la falta de vacunación a su gremio, se apersonó ayer frente al estadio de Rayados.

Un grupo muy numeroso del área médica, desesperados por la falta de vacunación a su gremio, se apersonó ayer frente al estadio de Rayados en Guadalupe para ''mendigar'' su protección ante el Coronavirus.

Por lo que médicos, enfermeras y demás personal que conforma la primera línea de combate al Covid-19, en la mañana se manifestó con una marcha en el primer cuadro de Monterrey y por la tarde con un bloqueo en Pablo Livas.

Y, fue precisamente en ésta última arteria, donde los especialistas arreciaron sus reclamos, esperanzados de que les tocara una vacuna, ''de las que sobran'', aunque no lo considera así el protocolo federal.

Sobre todo, cuando ya se sabe que hay sobrantes que desde el inicio de la campaña de vacunación no se utiliza y se desecha, pero que un día anterior se aplicó al personal médico y por lo que ahora se acudió al lugar.

Sin embargo, pese a la protesta y la exigencia de personal especializado que labora en instituciones públicas y privadas, demandó no ser relegados, sino más bien, ser tomados en cuenta por las autoridades.

Pero como los demandantes no quieren dar motivo para que se les margine de manera definitiva, si externaron sus demandas, arreciando sus acciones, por lo que vale seguirles la huella, porque se podrían incrementar.

Pero así como trabajadores del área médica que demanda la aplicación de su primera dosis contra el Covid-19, el profesorado parece levantar las antenitas.

Sobre todo, ahora que ya son considerados en la programación federal y que consideran que podrían ser relegados ante otras exigencias.

Por lo que habrá que ver cómo pintan las cosas, toda vez que de ello depende el retorno a las aulas y que este ciclo podía seguir virtual.

Aprovechando que los contagios del Coronavirus se mantiene en muy bajos niveles, ascendiendo, pero bajos, los restauranteros urgen aplicar aquella frase: Ahora o nunca.

Por lo que propietarios y encargados de dichos establecimientos, traen una propuesta bajo el brazo mediante la cual demandan aumentar al 100 por ciento el aforo.

Desde luego, la industria restaurantera al igual que otras más que se han visto afectadas por la Pandemia, buscan ganarle tiempo al tiempo y a los contagios en Nuevo León.

Sobre todo, antes de que se incrementen los casos que poco a poco muestra indicios de un incremento y de los que se podría estar en fechas, para que esto suceda.

Por cierto, con eso de la liberación de los horarios y los espacios de muchos negocios y establecimientos, la movilidad es algo que pone nerviosos a más de dos.

Y, es que de un tiempo a la fecha, arterias y sitios que lucían desérticos ante las restricciones a causa del Coronavirus, ahora se ven muy concurridos casi siempre.

Eso sí, con la nueva modernidad, el uso de las recomendaciones por el uso del cubrebocas, el gel antibacterial y la toma de temperatura, se hace más recurrente día con día.

Aunque se considera que se mantiene bajo control los incendios que se registran en Nuevo León, brigadistas agregaron un siniestro más en Monterrey, localizado en el cerro de las Mitras.

Y, como las temperaturas se han mantenido muy altas en la región, lo cual propicia su existencia, podrían sofocarse si en las próximas horas se presentan las lluvias en la localidad.

Por lo que vale darle una bailada al Dios Tláloc o por lo menos, implementar el mecanismo ya conocido del bombardeo científico a las nubes para que se sofoquen los incendios antes de que sea tarde.

Especialmente aplicando dicha solución, aunque luego las autoridades se la peleen luego y busquen robar cámara, a toro pasado, aunque se registren importantes daños a los bosques locales.




« El Porvenir »