Opinión Columna


El Movimiento Independiente y su estado de coma


Publicación:05-03-2019
version androidversion iphone

++--

Este gobierno era el punto de partida, en el que estarían cifradas las esperanzas de la gente para crecer y fortalecerse, pero no

Para nadie fue un secreto que los partidos políticos en el poder no hicieron las cosas de una forma adecuada en términos generales, se equivocaron de manera constante en muchas situaciones, hasta que la gente se hartó y simplemente ejerció su poder en forma masiva y dio la espalda a esa forma de gobernar y optó por una nueva corriente política, el Movimiento Independiente, que emergió de la nada para convertirse en todo.

Por esta situación, la forma abrumadora en la que Jaime Rodríguez Calderón obtuvo la victoria en las urnas hace más de tres años no era de sorprenderse, la ciudadanía necesitaba una nueva opción de ser gobernada y sus promesas en la práctica eran muy atractivas, pero ya en la práctica todo ha sido un desastre. O bien, les urgía que otras manos administraran los recursos públicos que eran de ellos a final de cuentas.


Junto con la asunción de El Bronco al gobierno de Nuevo León se vino una seguidilla de triunfos en algunas alcaldías por la república mexicana y algunos meses después, otra victoria importante como la de Enrique Alfaro, en Jalisco.


Y así, como esa llegada de Rodríguez Calderón fue digna del guión más heroíco y triunfalista del cine de Hollywood con el tiempo ha dado un giro de 180 grados para deformarse y ser en la actualidad una película de terror, de esas, donde a los participantes los desmembran o cortan la cabeza, porque no tiene ni piés ni cabeza.


Este gobierno era el punto de partida, en el que estarían cifradas las esperanzas de la gente para crecer y fortalecerse, pero no, ha sido una administración amorfa y obtusa para pensar y hacer bien las cosas y ganarse la aprobación de la gente.


De forma gradual y paulatina se ha ido degradando tocando los terrenos pantanosos de la corrupción, inacción y subejercicio que lo llevaron a ser catalogado como el peor gobierno del País.


Inseguridad por todos lados, corrupción en áreas importantes como Tesorería y Salud, una raquítica obra pública, transporte público de quinta y nula gestión de recursos provenientes de la Federación es en resumen estos años en Nuevo León.


En tres años, sí, en ese poco tiempo el Movimiento Independiente nació, creció en forma amorfa y se convirtió en un monstruo torpe que está a punto de extinguirse y desaparecer por no saber los tejes y menejes de la política. No saber tejer fino para lograr cosas importantes.


Lejos quedaron aquellos días de celebración y esperanza de cambio para nuestro Estado. Hoy estamos peor que con Rodrigo Medina y créanme, ya es decir muchísimo. Si antes estábamos peor, con El Bronco, simplemente no existimos en el mapa. Somos un estado que deambula por las arterias de la obscuridad y la contaminación que literal, ahoga a todos y nos carcome silenciosamente.


Nuevo León, pasó de ser un estado de progreso y futurista a uno casi en concepto de defunción por un mal gobierno.


Esperemos que en los casi dos años y medio que Rodríguez Calderón tendrá las riendas de los nuevoleoneses enderece la nave y nos calle la boca a todos los que criticamos sus decisiones y su forma de gobernar.


En las pasadas elección simplemente no figuraron los candidatos independientes que tuvieron que cargar con la lastra de la marca. Se vislumbra un panorama sombrío para los comicios venideros. Su estado de salud empeora con el paso de los días y sus pronósticos indican lo peor.


Que Dios le mande sabiduría para tomar mejores acciones en beneficio de todos.



« Redacción »
Efrén Jiménez Rodríguez

Efrén Jiménez Rodríguez


Publicaciones del autor