Opinión Editorial


De cara a los comicios de 2021


Publicación:05-09-2020

++--

No debemos dejar de lado, la implementación en este proceso electoral de las reformas en materia de paridad de género y de violencia política contra la mujer

El próximo 7 de septiembre, el Consejo General del INE celebrará sesión con la que da inicio el proceso electoral federal para la renovación de la Cámara de Diputados del Congreso Federal, cuya elección tendrá verificativo el 6 junio de 2021, con la concurrencia de comicios locales en las 32 entidades de la República, en lo que avizoran ser las elecciones más grandes de la historia de nuestro país.

Además de la elección de 500 diputados a integrar la Cámara Baja, se elegirán 15 gubernaturas, se renovarán 30 congresos locales y 1926 ayuntamientos y alcaldías, esto es, la elección de más de 3,000 cargos.

Esto requerirá de la instalación de aproximadamente 164 mil 550 casillas y la participación de más de 1 millón de funcionarios que integrarán las mesas directivas de casilla, para recibir la votación de alrededor de 95 millones de ciudadanas y ciudadanos que podrán participar en la elección federal y en las locales.

Podrán postular candidatos los partidos políticos nacionales que actualmente cuentan con registro (PAN, PRI, PRD, PT, PVEM, MC y MORENA), a los que pudieran sumarse partidos de nueva conformación, cuya solicitud de registro resolverá esta semana el INE; así como los partidos locales y los ciudadanos que acrediten los apoyos suficientes para su registro como candidatos independientes, muestra del pluralismo político que hoy vivimos.

El reto para la organización de estos comicios no para aquí. Las y los mexicanos residentes en el extranjero podrán votar para las gubernaturas de 9 estados, 1 diputación migrante para la CDMX y 1 para Jalisco, para lo cual el INE aprobó 2 modalidades de voto: vía postal y el voto electrónico por Internet, diseñadas CON las medidas de seguridad para garantizar la secrecía del voto y certeza de los resultados.

Su implementación, constituirá un valioso ejercicio, en la ruta A nuevas vías para la emisión del sufragio en futuras elecciones, dada la experiencia que nos deja la pandemia, que obligó a suspender los procesos electorales en Coahuila e Hidalgo, cuya jornada comicial se prevé celebrar en octubre próximo, en las que se prevé instalar urnas electrónicas presenciales.

Dada la complejidad que representa la concurrencia de elecciones en todo el país, el INE determinó homologar la fecha, por bloques de Estados, para la conclusión de las precampañas y los periodos para recabar el apoyo ciudadano de los aspirantes a candidatos independientes, federales y locales, a fin de que tanto el INE como los Organismos Públicos locales en los Estado, cumplan sus atribuciones en materia de fiscalización de las precampañas y la verificación de apoyos de candidaturas ciudadanas.

No debemos dejar de lado, la implementación en este proceso electoral de las reformas en materia de paridad de género y de violencia política contra la mujer.

A fin de preservar el principio de certeza, rector de los procesos electorales, a partir de la semana pasada la Corte emprendió la resolución de las más de 20 acciones de inconstitucionalidad, que promovieron partidos políticos nacionales y locales, para impugnar las leyes electorales de distintos estados. Acciones que deben quedar resueltas previo al inicio de los respectivos procesos locales, a fin de que las reglas que los habrán de regir, queden definidas de antemano, salvaguardando ese principio.

El riesgo que todavía significa la pandemia, será factor a considerar por las autoridades electorales, que habrán de garantizar tanto los derechos político-electorales de los ciudadanos como su derecho a la salud.

Los desafíos son muchos, el más importante, continuar en la tarea permanente de consolidar nuestra democracia, de la que es pilar fundamental la celebración de elecciones libres, auténticas y periódicas.



« El Universal »