Opinión Editorial


Dale con el transporte


Publicación:02-07-2021
++--

Si algo hizo bien el gobernador Jaime Rodríguez Calderón, fue cumplir con su palabra de no aumentar la tarifa del transporte urbano

Si algo hizo bien el gobernador Jaime Rodríguez Calderón, fue cumplir con su palabra de no aumentar la tarifa del transporte urbano para no perjudicar la ya de por si aporreada economía de los trabajadores, quienes son los que mayormente utilizan ese servicio. 

Eso ocasionó que los malos empresarios del transporte urbano, Abelardo Martínez y cofradía indolente, Abel Guerra y sus prestanombres, pusieran el grito en el cielo y se lanzaran cual súcubos del tronche albino a clamar alza en las tarifas, acostumbrados a hacer lo mismo en cada administración gubernamental. Los empresarios lo único que exigen siempre es el aumento de las tarifas. Están chiflados porque gobernadores anteriores siempre les concedieron el aumento.

Pero nunca han mejorado el servicio. Han comprado algunas unidades agradables pero sólo unas, no todas, para justificar el incremento en la tarifa. Pero el servicio es deficiente, tardado, irregular, sucio, aún con aumento de tarifas concedido. Una vez vinieron unos técnicos rusos y se asustaron cuando vieron las unidades del transporte y se espantaron cuando conocieron las condiciones del servicio. 

Los malos empresarios del transporte urbano al no conseguir el aumento redujeron la circulación de unidades, ocasionando tiempos de espera de más de una hora. No les salía, argumentaron. No han renovado las unidades, como está estipulado en la Ley de Movilidad. Y, por si fuera poco, se ampararon contra una posible requisa. 

El gobierno del estado al ver la usura de los transportistas y su nula vocación social, introdujo unidades propias que han solucionado, en diversas rutas y ramales, el problema en varios sectores, como Escobedo y Villa Juárez. Y con la misma tarifa. Y estrenaron rutas nuevas, como la que va al Aeropuerto para beneficio de decenas de trabajadores. 

Los empresarios exigen que se cumpla la ley bajo el pretexto de que algunas empresas quebrarán. Hasta el momento nunca ha quebrado. Pero quienes no cumplen la ley son los empresarios. Por ley deben tener seguro de vida para los pasajeros. No lo tienen. Cuentan con un seguro pero es para la unidad en caso de accidente. Por eso no atienden a las personas en caso de lesiones o muerte. Por ley deben llevar un botiquín y un extinguidor y ninguna unidad la tiene. Por ley deben tener implementos para las personas con discapacidad. No los tienen. Olvidan que la prestación del servicio es eminentemente social. Para eso les concesionó el Estado la prestación. Y lo que menos les importa son los usuarios, los que les dan de comer.    

La Asociación de Transporte Público de Pasajeros A.C. acusó al gobernador Jaime Rodríguez de que no cumplió con su palabra. Sí cumplió: no aumentó la tarifa. Lo del subsidio al diesel, la reducción de impuestos, los créditos blandos, la importación directa de combustible, es un asunto federal. Se detuvo cuando entró a la presidencia AMLO

Ahora los transportistas de la Asociación están felices y quieren que vuele el tiempo porque tienen "la plena confianza que la nueva administración tomará las mejores decisiones que nos hagan tomar (sic) el rumbo correcto". Cómo no. Esperan que se confirme la nominación de Hernán Villarreal como secretario de gobierno desde donde ordenará el aumento a la tarifa del transporte. Quieren que lo haga el gobernador Jaime, para que no le toque a la nueva administración decretar el aumento. Hernán Villareal es aliado de los empresarios del transporte. En su gestión como Director del Consejo Estatal del Transporte, siempre operó a favor de ellos. Ahora hará lo mismo.



« Arnulfo Vigil »