Opinión Columna


Clases a distancia


Publicación:08-09-2021
version androidversion iphone

++--

Pues sobre aviso no hay engaño. Tal y como lo advirtieron las autoridades estatales y responsables de Salud.

Pues sobre aviso no hay engaño. Tal y como lo advirtieron las autoridades estatales y responsables de Salud, en el primero de los contagios en las escuelas, se suspenderían las clases y así fue.

En éste tema el gobernador Jaime Rodríguez Calderón demostró tener la mano pesadita, pues como se dice, no hay pero que valga, y ante el reporte de contagios Covid-19, se volvió a las clases a distancia.

Así que ya podrá imaginarse la escandalera que se armó en todos los sentidos, pues no deja de ser un factor más que preocupante el registro de los contagios escolares, por más mínimo que estos sean.

Y, que así como se suspendieron las clases en las escuelas donde se detectaron los primeros casos, en el amanecer del ciclo escolar presencial, se medirá con la misa vara al resto de las escuelas en este asunto.

Por lo que de confirmarse más casos en otros colegios o escuelas en general, como lo adelantamos en este espacio de manera extraoficial, se dará marcha atrás a las clases físicas y se retornará al modelo virtual.

Con los primeros contagios del Coronavirus se encendieron los focos rojos en señal de alerta en los colegios privados.

Por lo que ya podrá imaginarse cómo cundió la alarma entre aquellos que pugnaron por el reinicio de las clases presenciales.

Y, que se prepararon con los protocolos respectivos para evitar reclamos y sombrerazos, pero el virus es impredecible.

Lo cuál puede ser más que un mal augurio para quienes le apostaron a las clases presenciales de momento, dada la nueva variante.

Así que por lo pronto, quienes conforman el bloque de la reapertura reactivaron la comunicación entre ellos, por la mala noticia.

Y, sobre todo, de la presencia de inspectores de Salud que acudieron a los planteles a verificar los cierres temporales.

El Conalep de Nuevo León que dirige el Maestro Roel Guajardo Cantú, está cerrando filas con la representación sindical de ese instituto escolar con la intención de privilegiar los cuidados en maestros y alumnos para que se extremen los protocolos sanitarios y no caer en contagios que se puedan utilizar para detener las clases presenciales.

Roel Guajardo desea que en poco tiempo puedan pasar del Sistema Híbrido, con el que han iniciado, a las clases presenciales totales y es por ello que de acuerdo con el sindicato y Colegio tomaron la determinación de extremar las medidas sanitarias protocolarias para no correr riesgos..

Por algo dicen que pagan justos por pecadores. Y, al menos en ese sentido se puede advertir, que en las terminales aéreas del Aeropuerto Monterrey, no es todo como lo pintan.

Vaya, dicho en otras palabras el uso de los protocolos sanitarios contra el Coronavirus, son como los llamados a misa, solamente les hace caso la persona que quiere.

De lo contrario cómo se puede explicar que se tenga los tapetes que están secos, los recipientes del gel antibacterial y los termómetros de temperatura de ''adorno''.

Pues es más que evidente, que ante la falta de quien vigile la aplicación de su uso, los viajeros o visitantes ingresen a las terminales con su cubrebocas, como Juan por su casa.

Por lo que habrá que ver si las autoridades estatales validan el asunto, se harán de la vista gorda o dejarán que los contagios en áreas como estas vuelen con sus contagios.

Los que andan locos, pero no muy contentos, son algunos diputados del Congreso local.

Resulta que ayer los integrantes de la Cocri no llegaron a nadita de nada, pues se empantanaron.

Que tuvieron un atorón de esos que no se le desean a nadie y ya andaban como la canción de la Burrita...

Y, todo porque la diputada Lupita Guidi, no define en tribuna su cambio de partido.

Pero como el asunto sigue en el aire, habrá que ver hoy, cómo resultan las cosas en la sesión.

Así que, mientras sean peras o manzanas, a días del inicio de la legislatura van: Unos pasos pa' delante y unos pasos para atrás...




« El Porvenir »