Opinión Columna


Agresión a cuerpos de seguridad en Nuevo León


Publicación:07-11-2021
version androidversion iphone

++--

Urgen estrategias de lo que podría ser considerado como un aviso, si se toma en cuenta que ya no es nada más Fuerza Civil

La agresión a cuerpos de seguridad en Nuevo León, llámese como se llamen, quieran o no, no dejan de preocupar a propios y extraños.

Y, si no lo quiere creer basta con preguntarle a los empresarios y comerciantes en general, por tratarse de un tema por demás delicado.

Sobre todo, porque la inseguridad no tan sólo escala las esferas de las propias instituciones, sino que parecen tomarle la medida a la autoridad.

De por si los balances sobre la percepción de la inseguridad en el Estado no dejan bien paradas a las autoridades, el tema preocupa y ocupa.

Pero más que preocupar, urge estrategias de lo que podría ser considerado como un aviso, si se toma en cuenta que ya no es nada más Fuerza Civil.

Si la referencia era que la delincuencia sólo atacaba Fuerza Civil y ahora, la inseguridad alcanza policías municipales... cuidado.

El tema, quieran o no, hace eco en empresarios y comerciantes, que del mismo modo que la autoridad, enciende focos rojos de alerta.

Ahora que reaparezca el gobernador Samuel García, espere buenas nuevas, sobre de los temas que desentonaron ahora que anduvo de viaje por el extranjero.

Por lo que el mandatario estatal no ha dicho esta boca es mías, sobre las cuestiones que ya andaban poniendo en tela de duda el proceder en ciertos casos.

Y, que a decir de otras autoridades, no siguieron los causes atinados de procedimiento legal para no errar al final de las indagatorias por irregularidades.

De ser así, como se afirmó en su ausencia, puede jurar doble cotra sencillo que habrá ajustes obligados, si la idea es de dar resultados y no palos de ciego.

Sobre todo, cuando el propio Samuel presumió que se daría forma a las denuncias con el mayor cuidado de los puntos y las comas para evitar les tumben los asuntos.

Los que amagan con continuar agregándole más episodios a sus diferencias son los legisladores morenistas y del PT en el Congreso del Estado.

Y, es que por lo visto traen facturas pendientes que no han podido saldar, así se hayan separado de la bancada morenista que dio vida a la petista.

Por si quedaba alguna duda, ahí tienen que las broncas trae entrampada las fracciones todavía, pero no en materia legislativa como pudiera pensarse.

Sino más bien, de espacio físico para extender sus dominios con costo al erario. Como no nos gusta el chisme ahí le cortamos, pero vale parar oreja.

En cualquier tiempo, vale la pena extremar precauciones por el cambio de las cuestiones climatológicas.

Sobre todo, en tiempos de Pandemia donde los síntomas de un simple resfriado semejan mucho a los del Coronavirus.

Por lo que ante el descenso en las temperaturas, no está por demás tomar las providencias necesarias.

Porque a nadie le conviene que los casos sospechosos se multipliquen, ni abarroten los llamados drive Thru.

Ayer sábado la Generación de maestros 71-75 anduvieron en la zona citrícola de pipa y guante, pues festejaron haber ingresado a la Escuela Normal Profesor Serafín Peña un 2 de Septiembre del 71, por ello conmemoraron el 50 Aniversario del ingreso a la normal de Montemorelos con diversas actividades desde la visita a la Escuela Normal, misa de agradecimiento y terminando con un convivio, acompañados por sus hijos, nietos y bisnietos.

La mayor parte de esa plana de maestros son oriundos del sur de estado, donde muchos han hecho su vida, dándole a la región mucho impulso educativo y social, destacándose entre muchos de ellos, el profesor Norberto García Salas, quien ha sido funcionario en la Secretaría de Educación y Delegado del CONAFE. Felicidades a todos.



« Columna En Voz Baja »