Nacional Ciudad de México


Van a módulos de vacunación menores sin enfermedades

Van a módulos de vacunación menores sin enfermedades


Publicación:26-10-2021
++--

Reconoció que el proceso de vacunación en este grupo de edad es pausado por la atención que se les da a los papás y niños

CDMX/EL UNIVERSAL.- En el arranque de la vacunación para niños de 12 a 17 años con comorbilidades llegaron casos que no padecen ninguna enfermedad grave o sin padecimientos, dijo Sandrin Rivera Hernández, directora de la Jurisdiccional de Salud en Cuauhtémoc y responsable de la Unidad Vacunadora de la Biblioteca Vasconcelos. "Han llegado casos de menores que no tienen ninguna enfermedad o que no es grave, como asma, pero que son casos leves y no crónicos. Se les pide que esperen y estén atentos si hay otra indicación del gobierno federal para poder vacunarlos", precisó. La encargada de la unidad vacunadora explicó que en los casos que se han podido vacunar se encuentran menores con problemas neurológicos, sicomotores, síndrome de Down, con alergias y asma, así como por temas genéticos. "También casos de obesidad como grado 3 o con características de morbilidad importante han sido vacunados. Los papás están preocupados y por eso más adelante se implementará [la aplicación] en domicilios para aquellos que no puedan venir a la sede", explicó. Sandrin Rivera comentó que este lunes tenían disponibles 2 mil 500 vacunas para los menores de edad, pero están preparados en caso de que se requieran más por día, pero aseguró que a todo aquel que llegue con cita y documentos recibirá la dosis. Recordó que los menores de edad que quieran ser vacunados deben mostrar su cita, que realizaron por los canales oficiales de la Secretaría de Salud federal, así como la receta médica, con cédula profesional, donde se indique el padecimiento de la niña o niño. "El comprobante del diagnóstico debe ser emitido con el nombre y cédula profesional [del doctor], es lo único que estamos solicitando, el diagnóstico tiene que corresponder a los que se especifican en la plataforma, que son padecimientos graves y que generan algún compromiso importante", recalcó. Reconoció que el proceso de vacunación en este grupo de edad es pausado por la atención que se les da a los papás y niños; sin embargo, el día de ayer por la mañana no tuvieron contratiempos para aplicar las dosis de Pfizer. En la Biblioteca Vasconcelos hay cerca de 25 módulos vacunadores.

"TENGO MÁS ESPERANZA DE VIDA CON LA VACUNA"

"Me siento en un sueño, por fin vacunado", dijo Dante Buendía, de 12 años de edad, quien acudió vestido como Boba Fett, el famoso cazarrecompensas de Star Wars, a la Biblioteca Vasconcelos, en la alcaldía Cuauhtémoc, para ser vacunado con su primera dosis de Pfizer, debido a que padece una comorbilidad. "Tengo obesidad, el Covid19 lo tomaba como cualquier otra enfermedad, no tenía miedo de morir, tarde o temprano sucede. Los niños deben tener confianza de que sí se pueden vacunar. Ya esperaba la vacuna y me siento bien", comentó tras salir de la sede vacunadora que este lunes comenzó con la aplicación de dosis para los menores de 12 a 17 años con enfermedades graves. Mientras tanto, Mauricio Andrés, padre de Dante, acudió como Stormtrooper, soldado del imperio galáctico, quien señaló que durante la pandemia temían de algún contagio del virus, pero salieron adelante, por lo que decidió disfrazarse para que su hijo se sintiera en confianza y que supiera que no sucedería nada malo. "Estoy muy agradecido [con la vacunación], fue un proceso muy rápido, hubiéramos querido que los vacunaran antes, pero por fin sucedió. En la página del registro hasta el día de hoy no tuvimos ningún inconveniente", dijo, y detalló que previo a la vacunación hicieron el traje de su hijo, en el que tardaron cerca de seis meses. Mientras tanto, Mauricio, de 17 años de edad, quien padece obesidad, dijo que se sintió "realmente feliz" de estar vacunado, pues durante la pandemia perdió a un ser querido a causa del Covid-19, y ahora que tiene su primera dosis se siente aliviado de tener menos probabilidades de fallecer. "Vamos a seguir cuidándonos y obviamente a esperar que la epidemia se acabe. Tengo miedo, pero no de morir, sino de que mi familia sufra porque yo resulte contagiado, pero ahora sé que tengo más esperanza de vida con esta vacuna", dijo. Monserrat, de 17 años, quien padece una enfermedad del sistema nervioso, comentó que fue muy difícil que la inyectaran, debido a que le teme a las agujas; sin embargo, su mamá siempre la acompañó en el proceso. "De mis amigos soy la única que estará vacunada, tal vez ahora que regrese a terapias y mis talleres podré estar más confiada, pero siempre usaré mi cubrebocas. Me siento bien y sin miedo, confiada no tanto, pero bien", contó.



« El Universal »