Banner de aplicaciones

Nacional Ciudad de México


Toman muestras a familiares de posibles víctimas

Toman muestras a familiares de posibles víctimas


Publicación:28-05-2021
++--

Familiares de mujeres desaparecidas han llegado al sitio y a la fiscalía.

ATIZAPÁN DE ZARAGOZA, Méx./EL UNIVERSAL.- Peritos de la Fiscalía General de Justicia del Estado de México (FGJEM) han tomado muestras de ADN, molécula que contiene información genética a tres familiares de posibles víctimas de Andrés "M", el adulto mayor detenido en Lomas de San Miguel y presunto feminicida serial , al encontrar en su casa el cuerpo mutilado de Reyna y más de 2 mil restos óseos. Al conocer que la casa de "El Chino", ubicada en el número 22 de la calle Margaritas en Lomas de San Miguel, era una fosa clandestina, familiares de mujeres desaparecidas han llegado al sitio y a la fiscalía, en sus oficinas regionales de Tlalnepantla a indagar si es posible reconocer los restos humanos encontrados. En el lugar aún trabaja un equipo de peritos expertos en antropología y arqueología forense; genetistas, medicina legal, criminalística y fotografía, que por 12 días han explorado más de 110 metros cuadrados de la vivienda y vecindad, propiedad de Andrés "M" la cual habitó por 40 años. En el sitio han realizado excavaciones, con un análisis meticuloso de cada tramo de tierra, donde han encontrado más de 2 mil huesos que podrían ser de otras víctimas, toda vez que el adulto mayor documentó en fotografías y en un registro que llevaba en una libreta los nombres de más de 30 mujeres, con fechas y características de cada una, confirmaron autoridades. Además de ropa de mujer e identificaciones que permitieron a la Ministerio Público ubicar al menos tres reportes de mujeres desaparecidas: Berenice, el 7 de abril de 2012; Flor, el 16 de octubre de 2016, y Rubicela, el 20 de julio de 2019, tal como se dio a conocer en la audiencia de vinculación a proceso por el delito de feminicidio a Andrés "M". A estos boletines de urgencia se han sumado al menos tres casos más de familiares que llevan hasta cinco años buscando a sus hermanas, hijas y primas. Con las tres muestras de ADN tomadas a familiares de mujeres desaparecidas, posteriormente se llevarán a cabo estudios de genética para tratar de ver si hay compatibilidad con los restos óseos encontrados.


« El Universal »