Nacional Estados


Termina "Grace” con cosechas

Termina Grace” con cosechas


Publicación:24-08-2021
++--

Perdieron hectáreas de naranja, plátano y maíz

PAPANTLA, Ver./EL UNI.- Don Tomás Velázquez Pérez tenía la esperanza de que los plantíos de naranja, plátano y maíz que tenía en el municipio de Papantla, Veracruz, le dieran buenos frutos para este ciclo agrícola, pero el huracán "Grace" acabó con todo. Él es uno de los 40 ejidatarios de la comunidad La Concha que perdieron hectáreas de naranja, plátano y maíz, de los que dependen para subsistir cada año en esta región del estado, que continúa con el recuento de daños tras el paso del ciclón tropical la madrugada del sábado pasado. "Mucha gente dice que esto fue obra del Señor. Quisiéramos que nos atendieran, que nos ayudaran, pero quién nos va a ayudar, porque la naranja se va a dar muy poquito y maíz va a haber poco, casi no va a dar, todo lo echó [el huracán]", lamenta. Entre el cielo nublado y una lluvia intermitente, Tomás dejó de reparar su casa un momento, que también resultó afectada, para recorrer los sembradíos de él y otros ejidatarios, en su mayoría naranjales destruidos por los vientos. Durante el trayecto muestra decenas de naranjas tiradas que no completarán su proceso de maduración, al igual que las pencas de plátano macho, las cuales fueron desprendidas por la fuerza de Grace. "La mayoría de los ejidatarios producen entre 13 y 15 toneladas de naranja por hectárea, pero para esta temporada habrá menos producción y a lo mejor sube el precio de la naranja, ya que habrá poca para diciembre. "Puede que suba la tonelada a 2 mil pesos, porque siempre la pagan a mil 300, mil 500 pesos y hasta mil pesos, los coyotes que andan coyoteando y siempre nos dicen que pagan ese dinero porque hay mucha naranja", advierte el hombre. Nativo de La Concha, Tomás Velázquez asegura que habrá una diferencia importante en la producción de naranja, plátano y maíz para este temporada respecto a la del año pasado. En su sembradío de maíz, cuya cosecha utiliza para consumo propio, de su esposa e hijos, las huellas del huracán Grace son más profundas.


« El Universal »