Nacional Ciudad de México


Jaloneos, sangre y gritos afuera de Congreso de CDMX

Jaloneos, sangre y gritos afuera de Congreso de CDMX


Publicación:30-08-2021

TEMA: #CDMX  

version androidversion iphone
++--

Los hechos iniciaron alrededor de las 9:00 horas, luego que concluyeron una conferencia de prensa los nueve alcaldes electos

CIUDAD DE MÉXICO.- Sin poder contener la sangre que emanaba de la nariz, a consecuencia de un golpe que le dio un policía con su escudo, la alcaldesa electa de Álvaro Obregón, Lía Limón García, a cada momento acusó al secretario de Gobierno, Martí Batres Guadarrama, de ser el responsable de la agresión. "Él nos mandó a los granaderos. Es un acto sumamente violento contra quienes llegamos pacíficamente para dialogar con el Congreso local y pedir que no nos quiten más facultades para gobernar", decía mientras empapaba de sangre cuanto pañuelo desechable le daban. A su lado, Santiago Taboada Cortina, alcalde en funciones y electo en Benito Juárez, la apoyaba para reprobar los hechos ocurridos: "La policía está para detener a los delincuentes, no para cercar el Congreso de la Ciudad de México e impedir una discusión con los alcaldes ", acusó. Insistió en que su intención era llegar al Congreso de la Ciudad de México para dialogar," pero no queremos que sigan más lesionados, más agresiones. Estamos en una manifestación en la que buscamos hablar de lo que quieren hacer a las alcaldías en este último período extraordinario ", reiteró. Mientras, otro grupo escuchaba al alcalde electo de Miguel Hidalgo, Mauricio Tabe Echartea, quien no sabía cómo calmar el llanto de la diputada local electa del PRI, Tania Larios Pérez, quien aseguró que los policías le robaron su celular y la golpearon. "A mí me dieron toques eléctricos y me golpearon. Les explicamos a los policías que sólo íbamos al Congreso de la Ciudad a dialogar con los diputados, pero comenzaron a agredirnos. Imagínense, si esto nos hacen eso a nosotros, qué no le harán a los ciudadanos. Es la autoridad que tenemos en la capital ", destacó. Origen del conflicto. Antes, a las 7:12 horas, ocho de los nueve integrantes de la Unión de Alcaldías de la Ciudad de México (UNACDXM) pies del monumento de Carlos V, mejor conocido como "El Caballito". El diputado panista y alcalde electo, Mauricio Tabe llegó con alrededor de 100 vecinos de la alcaldía Miguel Hidalgo, quienes le aplaudían, gritaban "vivas" y hasta porras cada que intervenía ; como si fuera un acto de cierre de campaña. Con estas personas, alrededor de las 9:00 horas, seis de los nueve integrantes de la UNA - dado que para ese momento ya se ha retirado Rubalcava Suárez; Alfa González Magallanes, de Tlalpan ; y Luis Gerardo Quijano, de Magdalena Contreras—, los alcaldes que se quedaron decidieron marchar hacia el Congreso local, cuando en la conferencia aseguraron que no lo harían. Sin embargo, en la esquina de las calles de Bolívar y Tacuba, justo a una cuadra de donde realizó la conferencia, se toparon con un muro de policías, quienes sin escuchar sus argumentos, comenzaron a empujarlos cuando los manifestantes intentaron romper el cerco al Poder Legislativo de la capital del país. Incluso, la alcaldesa electa de Cuauhtémoc, Sandra Cuevas Nieves, pidió a sus colaboradores que la acompañaban que la cargaran, con la intención de librar la valla metálica, y sobre todo, a los policías. Pero sus planes se frustraron, pues los uniformados a empellones la regresaron de donde partió. Justo en ese momento, Lía Limón fue golpeada en la nariz cuando intentó calmar los ánimos, pues se encuentran en primera fila de los manifestantes. Tras el escándalo, los alcaldes electos lograron su propósito: llegar al Congreso local cuando comenzó el periodo extraordinario, donde tuvieron oportunidad de dialogar con la Junta de Coordinación Política (Jucopo), lo que buscaban antes de la trifulca.

CONGRESO DE LA CDMX REPRUEBA VIOLENCIA CONTRA LA OPOSICIÓN

El pleno del Congreso local discutió por 59 minutos la agresión que sufrieron los integrantes de la Unión de Alcaldías de la Ciudad de México (UNACDMX), por parte de policías preventivos en las inmediaciones del Palacio Legislativo de Donceles, en la cual resultó herida la alcaldesa electa de Álvaro Obregón, Lía Limón García. En sesión extraordinaria presencial, el coordinador y vicecoordinador del PRD, Víctor Hugo Lobo y Jorge Gaviño, respectivamente, condenaron los actos de violencia y coincidieron en que el problema es una falta de sensibilidad política por parte de las autoridades capitalinas. Destacaron que cuando se gobierna de esa forma, "el resultado genera violencia", como la que vivieron los alcaldes electos, por lo que exigieron llamar a rendir cuentas a los policías y a quienes hacen política afuera. Minutos antes de empezar la sesión, los alcaldes electos ingresaron al recinto, donde a las 12:37 horas sostuvieron una reunión privada con la Junta de Coordinación Política (Jucopo), por lo que la presidenta de la Mesa Directiva decretó un receso de 15 minutos que, sin embargo, se prolongó hasta las 13:56 horas. "Acudían a una reunión de diálogo y un cuerpo que parecía extinto, los granaderos, actuó fuera de los acuerdos de este Congreso de la Ciudad para escuchar a los alcaldes, que son la voz de los representantes", expuso Lobo Román. A su vez, la panista Gabriela Salido Magos expuso que ni cuando la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum Pardo, llegó hubo tantos cercos policiacos en los alrededores de Donceles. "Estos lamentables hechos son francamente penosos. Cerrar la Primera Legislatura con semejante escándalo y sin la disposición de escuchar a nadie. También es falso que no exista el cuerpo de granaderos. Hoy los tenemos. Ahí afuera está la prueba. Tres cercos, tenemos violencia, intolerancia y provocación", puntualizó. En el ánimo de calmar los reclamos, la morenista Guadalupe Chavira de la Rosa exhortó a la presidenta de la Mesa Directiva, Patricia Báez Guerrero, a iniciar de manera urgente una mesa de diálogo con el gobierno capitalino para aclarar lo ocurrido, pues debe garantizarse la seguridad y el mejor trato a los representantes populares. "Me parece que nadie en su sano juicio quiso, y en ningún momento, que los alcaldes y alcaldesas estuvieran expuestos. La realidad es que falló un protocolo y hubo abuso de autoridad, por lo que debe investigarse", dijo.



« El Universal »