Nacional Mas Nacional


Irving, hospitalizado y sin seguro en Francia


Publicación:02-01-2020
++--

La púrpura fulminante es una enfermedad de rápida evolución que se desarrolla a partir de una infección a causa de la bacteria meningococo


CIUDAD DE MÉXICO.- Lo que para muchos es un tiempo de alegría y de compartir se ha convertido en una pesadilla para Irving Juanico Vázquez, estudiante de maestría en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y quien tiene 25 años.
El joven se contagió de una bacteria en Europa, donde realizaba una estancia académica, y ahora su familia no cuenta con los recursos económicos para costear su tratamiento médico, luego de que el seguro que el joven contrató desde México no ha respondido.
"El seguro todavía no ha entrado y nos dicen que cuando lo haga sólo va a pagar su hospitalización hasta el 10 de enero. Los médicos en Francia nos dijeron que va a requerir cuando menos un mes de hospitalización. Allá todo es carísimo, es en euros y el peso no vale mucho. Necesitamos apoyo para sostenerlo", contó Elizabeth Juanico, hermana mayor de Irving y quien, desde México, coordina los esfuerzos para recaudar fondos para el tratamiento.
"Lo que más necesitamos es el apoyo de las autoridades. Necesitamos que se haga efectivo el seguro [de gastos médicos que contrató Irving antes de irse a Europa] y que cuando éste se termine, que no nos abandonen en el traslado de mi hermano, que nos [otorguen] facilidades para poderlo traer.
"Tenemos confianza y fe en que Irving va a estar bien", narró a EL UNIVERSAL.
El reporte inicial, del 25 de diciembre, fue que el estudiante se encontraba en choque séptico, que había sido dormido bajo asistencia respiratoria y que aparentemente presenta deficiencia en el funcionamiento de sus riñones y en la coagulación de la sangre. El pronóstico vital era delicado.
Después de algunos días y de realizarle estudios médicos, el diagnóstico final fue choque séptico por meningococo, situación que le hizo desarrollar una meningococemia o púrpura fulminante. La púrpura fulminante es una enfermedad de rápida evolución que se desarrolla a partir de una infección a causa de la bacteria meningococo y ocurre cuando ésta llega al torrente sanguíneo.
Hoy Irving lucha por su vida, mientras su familia intenta conseguir los fondos para costear su tratamiento y, posteriormente, trasladarlo a México.
"Mi hermano es un chico muy dedicado, es divertido y ocurrente. Sus compañeros lo quieren mucho, es muy cariñoso, es muy buena persona. Es una persona sana que hace deporte y cuida su alimentación, le gusta mucho dormir y salir al cine", dijo Elizabeth.
En entrevista vía telefónica desde Chilpancingo, Guerrero, Elizabeth relató que Irving llevaba viviendo tres meses en España, donde cursa parte de sus estudios de maestría en Energía como alumno del Instituto de Energías Renovables de la máxima casa de estudios.
Para que no se quedara solo en Navidad, una de sus compañeras lo invitó a pasar la festividad con su familia en Marsella, Francia. Todo iba bien en apariencia, puesto que incluso se comunicaron por videollamada el 25 de diciembre.
En ese momento, Irving le contó a su hermana que se sentía mal y que tenía un poco de fiebre; ella le recomendó cuidado y descanso.
"Mis papás le marcaron después, pero mi hermano ya no les contestó. Pensamos que había sido por el cambio de horario; sin embargo, al otro día su amiga nos escribió y nos dijo que Irving se había puesto mal: tenía fiebre muy alta, no se podía sostener por sí solo, presentó vómito, dolor de cabeza y sentía entumidas sus piernas, por lo que lo llevaron de urgencias al hospital. Mi hermano estaba muy grave, le había dado un choque séptico", contó Elizabeth.
La familia logró contactar al consulado de México en aquel país, el cual les ofreció un boleto de avión para que se trasladara un familiar a acompañar al joven.
De inmediato pusieron manos a la obra y entre amigos, vecinos y compañeros de la maestría, los padres de Irving juntaron dinero para pagar un boleto más y que la madre del joven, Virginia Vázquez, viajara junto con su hermana, Verónica, a Marsella, donde viven hospedadas en un Airbnb mientras todos los días esperan a que sea la hora de visita en el Hospital Européen, donde está internado Irving.
En esa ciudad no han encontrado refugios o asistencia social que les permitan reducir los costos de su estadía mientras esperan noticias, y el hospital no permite que los familiares duerman ahí.
Todo se paga en euros y para una familia de clase trabajadora como la de Irving —su madre es enfermera y su padre, abogado— no ha sido fácil sufragar los gastos. Los familiares del joven han organizado ventas de roscas de Reyes y campañas en redes sociales para conseguir fondos.
"Todo es en euros y es excesivamente costoso. La ciudad es muy grande, pero no es como que te puedas salir a comer unos tacos a la calle. Es pesado y cansado, entre todos nuestros amigos pedimos ayuda para difundir la información de nuestro hermano. Ha sido cansado y desgastante, tienes ganas de llorar y a la vez tienes que ser fuerte".
De niño, Irving soñaba con convertirse en Presidente porque quería ayudar a México. Creció y, aunque su sueño cambió con el tiempo, el propósito es el mismo: contribuir con su trabajo para mejorar la realidad, pero ahora a través de la ciencia.
Hoy su familia espera pacientemente las horas de visita en el hospital para acompañarlo y decirle palabras de aliento.
"De niño, Irving siempre nos decía que iba a ser Presidente de la República. Ahora, después del posgrado quisiera hacer un doctorado y servir al país con sus conocimientos. El joven está hospitalizado, pero de todas formas le hablamos por teléfono y, aunque está sedado, sabemos que nos escucha", finalizó su hermana.
La historia de Irving se puede consultar en el perfil @FuerzaIrvingJuanico, su familia está vendiendo roscas de Reyes para juntar dinero para el tratamiento del estudiante de la UNAM, así como para la estancia de Verónica y Virginia, hermana y madre del joven, en Francia.



« El Universal »