Banner de aplicaciones

Nacional Ciudad de México


“Es el caso más cruento registrado en Edomex"

“Es el caso más cruento registrado en Edomex


Publicación:22-05-2021
++--

Hemos encontrado algunas circunstancias que, de concretarse, podría resultar el asunto más cruento en muchísimo tiempo

TOLUCA, Méx./EL UNIVERSAL.- La Fiscalía Central para la Atención de Delitos Vinculados a la Violencia de Género del Estado de México analiza mil 137 restos óseos, fragmentos de apenas unos centímetros, que no corresponden a una cifra similar de víctimas, sino que podrían ser de una o más mujeres asesinadas por Andrés "M", el presunto feminicida serial de Atizapán de Zaragoza, detalla la titular, Dilcya Samantha García Espinoza de los Monteros. "Es el caso más cruento registrado en el Estado de México. Derivado de las evidencias que tenemos, pinta para ser un caso terrible. Hemos encontrado algunas circunstancias que, de concretarse, podría resultar el asunto más cruento en muchísimo tiempo", indica en entrevista. Revela que la institución investiga las fichas de mujeres desaparecidas en la entidad mexiquense desde 1990 hasta 2021 de nueve municipios que se localizan en 9 kilómetros a la redonda, entre ellos, Huixquilucan, Naucalpan, Tultitlán, Tlalnepantla y Cuautitlán Izcalli, para recabar datos y cotejar ADN o cualquier indicio que permita identificar a las víctimas de Andrés "M". Luego de precisar que es imposible buscar mujeres únicamente por temporalidad, empezaron el rastreo de las carpetas y averiguaciones por desaparición desde hace 31 años y de acuerdo con los lugares donde se presume que estuvo este hombre. "Estamos haciendo un cruce de lo que encontramos en el lugar con las bases de datos, las genéticas y otros peritajes, a partir de esos cruces se concretará cuáles y cuántas son las víctimas", explica la fiscal. Sobre el documento con 29 víctimas que derivan de la lista anotada por el sujeto no son concretos, agrega, pues en algunos casos escribió el nombre de pila o un apodo. Solamente algunos son nombres completos, además de contener detalles sobre los hechos "hórridos" que cometió este sujeto. Es por ello que la fiscalía emprendió la búsqueda de las personas, y hasta el momento, Dilcya se ha reunido con cuatro familias: la de Rubicela, en Monterrey, otras dos mexiquenses, y la de Reyna, la última víctima. La finalidad, añade la fiscal, es arroparlas, que no se sientan solas, que sepan que la institución velará por sus derechos y "tenemos que explicarles que la confronta genética es un proceso que se debe cumplir, advertir que puede dar positivo pues hay evidencias que así lo denotan, pero de no ser así, vamos a continuar buscando a la persona que buscan". Expone que la investigación podría arrojar resultados en dos meses, pues comenzaron las diligencias que integra tres fases en la casa de Andrés "M". La primera, la excavación en el patio y cocina; la segunda, en la habitación principal y sótano, y la tercera, en el patio y dos baños.

"ESTABLECÍA RELACIONES DE CONFIANZA"

De acuerdo con la fiscal, Andrés "M" aprovechó relaciones de confianza que establecía con las mujeres para cometer los crímenes. Un ejemplo fue el caso de Reyna, quien junto con su familia mantuvo cercanía con él porque les pareció un hombre solo. Le abrieron las puertas de su casa, le brindaron amistad. Razón por la que ella le pedía que la acompañara al Centro a comprar los celulares que vendía. Dilcya Samantha García precisa que el presunto feminicida serial no podrá alegar demencia o alguna enfermedad mental como una forma de ser declarado como inimputable. "Él era absolutamente funcional dentro de la sociedad y tiene un perfil controlador, de una persona que podría estar por arriba de la media intelectual".

"'EL CHINO' FUE EL ÚLTIMO QUE LA VIO"

María Noé Mares Robledo conoció a Andrés "M", acusado de ser feminicida serial de la colonia Lomas de San Miguel, ya que le dejaba guardar su puesto de dulces en su casa, pero ella desapareció en la Navidad de 2014 junto con su pequeño Édgard, de entonces siete años. Este viernes, Matilde llegó al domicilio del detenido para denunciar que desde hace más de seis años su hermana y su sobrino desaparecieron y el último contacto fue con "El Chino", quien en ese entonces presidía el Consejo de Participación Ciudadana (Copaci) de la colonia. Con las copias de la denuncia de desaparición y de una fotografía de María y Édgard Neri, Matilde acudió al número 22 de la calle Margaritas, donde se encontraron restos humanos y los peritos continuaban la búsqueda. "Tengo desaparecida a mi hermana María Noé Mares Robledo, ya va para [al menos] cinco años y el señor [Andrés 'M'] fue el último que la vio [incluso] lo llevé al Ministerio Público y él declaró que sí la había visto", contó Matilde. Narró que cuando se dio cuenta de la ausencia de su hermana preguntó entre los vecinos y solamente Andrés "M" —quien le dejaba a María guardar sus dulces y el puesto semifijo en su vivienda— le dio razón de ella. "Lo conocíamos, él era presidente [del Copaci] de la colonia y lo conocemos como una buena persona", señaló la mujer junto al cordón que delimita las labores periciales.



« El Universal »