Nacional Mas Nacional


"El INE nunca ha sido la gran cosa y cada vez es peor"

El INE nunca ha sido la gran cosa y cada vez es peor


Publicación:06-05-2022
++--

Habla sobre la iniciativa de reforma electoral planteada por el Ejecutivo federal

CIUDAD DE MÉXICO/EL UNIVERSAL.- Pablo Gómez Álvarez sostiene la necesidad de modificar la organización del aparato electoral porque, a su juicio, en el Instituto Nacional Electoral (INE ) "siempre han tenido cierta tendencia, han estado con la mayor parte del gobierno y han sido muy abiertos a lo que éstos les pedían". Y últimamente, asegura, el Instituto junto con el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, cierra filas con la oposición. "Ni una cosa ni la otra están bien, son malas conductas de una institución que debe estar integrada por personas imparciales", enfatiza. En entrevista, el titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público habla sobre la iniciativa de reforma electoral planteada por el Ejecutivo federal, la cual fue elaborada por él (Pablo Gómez) y por Horacio Duarte, titular de la Agencia Nacional de Aduanas de México (ANAM). Para Gómez Álvarez, dicha reforma busca poner fin a una crisis de representación política eliminando el sistema de sobrerrepresentación y rechaza que se pretenda desaparecer al INE, sino modificarlo. El INE tiene que rendir cuentas y tiene más de 400 personas que ganan más que el Presidente de la República, asegura. "Si el INE es la gran cosa que se dice ser, que nunca lo fue y cada vez está peor, pero son lo que dicen ellos que son, pues hay que dejarlo para siempre. Pero llegamos al colmo del gigantismo, de la arrogancia y de la prepotencia; hay 400 personas que ganan más que el Presidente de la República, violando la Constitución. Si el sistema INE y su financiamiento tan alto, brutalmente costoso... si en realidad ese sistema no es eficiente y no es costoso, sino es uno de los mejores del mundo, como dicen ahí en el INE, entonces no hay que hacerle ningún cambio", dijo. Gómez Álvarez insiste en que el INE es costoso e ineficiente. "Y si se puede construir algo que no sea tan caro, entonces vamos a discutir cómo lo construimos, cómo reformarlo. El caso es no dejarlo como está, es cambiar la situación; primero, la representación; segundo, la organización del aparato electoral". Refiere que el INE debe estar integrado por personas imparciales, "que desde luego deben de tener sus convicciones políticas, y eso no se discute, pero que actúen con la legalidad y con total imparcialidad, es lo que queremos. "El INE tiene que rendir cuentas. ¿Para qué quieren tantos consejeros?, es un exceso. Hay 400 servidores públicos que ganan más que el Presidente de la República y, ¿quién los detiene? Hacen maniobras para tener subejercicios", recalca. Sobre si esta propuesta llevaría a desaparecer al INE, Pablo Gómez enfatizó: "Nadie dijo que hay que desaparecer al INE, claro que no, lo que queremos es reformarlo. Algunos consejeros ya se van, no van a estar en las elecciones presidenciales. Pero que vengan otros, que actúen en total legalidad, cumpliendo los requisitos de ley. "Queremos que la iniciativa del presidente [Andrés Manuel López Obrador] se apruebe, que haya un debate abierto sin falacias, entre personas bien informadas que sepan qué es lo que se está proponiendo. Porque hasta ahora lo que se ha escuchado son ataques, no réplicas. Hay que ir a los debates claros y abiertos". Sobre la propuesta de reducir el número de legisladores en el Congreso de la Unión, el titular de la UIF señala: "Se plantea un nuevo sistema de representación política. Hay 300 curules en donde votan por el que quede y no alcanza a representar en la Cámara, sólo se representan los que votan por el que gana. Así es el sistema, ahí se engancha a los independientes, pero tienen que ganar la elección. "El análisis que queremos hacer —añade— es que la cantidad de votantes que sufragan a favor de los candidatos que tienen mayoría en el total de los 300 distritos son menos de la mitad de los votantes, lo que quiere decir que la mayor parte de los votantes totales de este sistema se quedan sin representación, y la mayoría no se representa.


« El Universal »