Nacional Mas Nacional


Declaran desierta licitación para compra de fusiles

Declaran desierta licitación para compra de fusiles


Publicación:26-04-2022
++--

En la que participaban dos de las empresas armadoras de Estados Unidos que fueron demandadas por el gobierno mexicano

CIUDAD DE MÉXICO/EL UNI.- La Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) declaró desierta la licitación para la compra de docenas de fusiles de alto poder, en la que participaban dos de las empresas armadoras de Estados Unidos que fueron demandadas por el gobierno mexicano, a las que acusa de prácticas "negligentes", que facilitan el contrabando de sus armas a México. En el fallo de la licitación LA007000999-E192-2022, se indica que ninguna de las cuatro empresas que buscaban adjudicarse el contrato cumplieron técnicamente con lo requerido en la convocatoria. "No cumplen técnicamente por no haber obtenido por lo menos 37.5 de los 50 puntos posibles y por lo tanto se consideran insolventes técnicamente", se lee en el documento. El pasado 14 de abril se reveló que Barrett Firearms Manufacturing, Inc, y Colt's Manufacturing Company, dos de las 11 empresas fabricantes de armas en Estados Unidos, demandadas por el gobierno mexicano y a las que acusa de prácticas "negligentes" que facilitan su contrabando a México, buscaban nuevamente venderle a la Sedena 63 fusiles, ametralladoras, escopetas aéreas y terrestres de alto poder. El Ejército mexicano buscaba adquirir, en seis partidas diferentes, 63 armas de alto poder: 33 fusiles automáticos calibre 5.56 mm, 9 escopetas semiautomáticas calibre 12 GA, 9 fusiles de precisión calibre 0.50, seis fusiles de precisión calibre 0.308. Además, se buscaba comprar tres ametralladoras calibre 0.50 de apoyo terrestre y otras tres ametralladoras del mismo calibre para apoyo aéreo. El 9 de agosto de 2021, El Gran Diario de México informó que estas dos mismas empresas buscaban vender al Ejército mexicano 66 ametralladoras y fusiles. Sin embargo, dos semanas después, tras el fallo, se dio a conocer que la Sedena había dejado fuera a las dos armadoras estadounidenses y había decidido entregarle el contrato por 721 mil 515 dólares (15 millones de pesos) a la empresa Dillon Aero Inc.


« El Universal »