Nacional Estados


A sus 9 años, se une a las buscadoras

A sus  9 años, se une a las buscadoras


Publicación:20-11-2022
++--

El pasado fin de semana, las Madres Buscadoras de Sonora organizó trabajo de campo en Agua Prieta

 Shantal tiene nueve años y, debido a la desaparición de su hermano, su realidad es muy diferente a la de la mayoría de los niños y niñas de su edad: se unió al colectivo de las Madres Buscadoras de Sonora.

La familia de la menor ha sobrellevado la pena de la desaparición de Rangel Ramsés Rodríguez Martínez y de su primo David Antonio Andana Rodríguez, quienes salieron juntos desde Agua Prieta hacia Chihuahua el 15 de diciembre de 2018 y hasta la fecha no hay noticias de su paradero, por eso son buscados por todos lados.

El pasado fin de semana, el colectivo de las Madres Buscadoras de Sonora organizó trabajo de campo en Agua Prieta.

Acompañada de su mamá, Adela Adriana Martínez Corella, la niña participó en la oración colectiva: tomada de las manos de otras personas que buscan a sus seres queridos, pidió a Dios que les iluminara el camino para encontrarlos. Después, con gran determinación, pidió una pala y se internó en el monte, a un lado de su madre.

"Shantal lo que más quiere es encontrar a su hermano Rangel. Hasta me sorprendió que en ningún momento se quejó para decir que andaba cansada de lo que caminaba, hasta con las herramientas", asegura Adela.

"Sí que me sorprendiste, mi niña. Dios nos concederá un día devolverte a tu hermanito Rangel. Mi niña, ya verás que muy pronto encontraremos a tu hermano y volverá esa paz y tranquilidad que tanto necesitamos, la fe mueve montañas", le dice a la niña mientras la abraza y ambas se dan fuerza.

Conmueve a activistas

Ceci Patricia Flores Armenta, líder del colectivo Madres Buscadoras de Sonora, comenta que este fenómeno en el que se involucran niños en las búsquedas ya le pasó hace meses en Jalisco.

"Ahora en Sonora. Se me partió el corazón cuando vi a esta niña (...) pidiendo una pala para ayudar a buscar a su hermano desaparecido. Es la imagen de la inocencia haciendo frente a uno de los terrores más grandes de nuestro país: la desaparición forzada. Hemos aprendido a ver y a ser unas madres buscadoras, padres buscadores, jóvenes buscadores, pero ¿niños buscadores?, no podemos entender aún la magnitud del gran problema que estamos viviendo", lamenta.



« El Universal »