Monitor Gadgets


ZTE Blade V 2020: una buena evolución

ZTE Blade V 2020: una buena evolución
ZTE Blade V 2020

Publicación:03-07-2020
++--

El Blade V 2020 fue lanzado apenas hace unos días en México y ya tuvimos la oportunidad de probarlo, por lo que te queremos contar cuál fue nuestra experiencia.

ZTE lleva varios modelos pisando fuerte dentro de la gama media del mercado. El año pasado conocimos al ZTE Blade V Smart, un teléfono sumamente atractivo por sus prestaciones y precio, pero, con el Blade V 2020, ¿realmente dieron un paso hacia adelante? Veamos.

El Blade V 2020 fue lanzado apenas hace unos días en México y ya tuvimos la oportunidad de probarlo, por lo que te queremos contar cuál fue nuestra experiencia con este teléfono.

Guapo (Diseño)

El diseño es uno de los puntos que más me gustó de este teléfono; por la parte trasera tenemos un color blanco con destellos en azul y morado, que desde que lo sacas de la caja tellama la atención y una vez que lo empiezas a usar, te va gustando más y más. Esto beneficia a que el teléfono sea muy "limpio", ya que a simple vista no se notan las huellas dactilares aunque las tenga, lo que me agrado bastante.

El tamaño es cómodo a la mano, no te cansas tan fácilmente, por lo que puedes usarlo por un buen rato, pero considera que vas a tener que usar las dos manos, ya que con una no es suficiente para alcanzar toda la pantalla.

Los bordes superiores e inferiores están ligeramente curveados, y aunque no le encontré mucha utilidad, es un detalle que me llamó la atención. En la parte de arriba tenemos la ranura para la bandeja de la nanoSIM y microSD, mientras que en la parte de abajo tenemos la bocina, el puerto USB-C y la entrada para audífonos de 3.5mm.

Finalmente, la decisión de incorporar un pequeño orifico en la pantalla para poder almacenar la cámara frontal me pareció adecuada, es una tendencia que cada vez más fabricantes ofrecen y creo que es la mejor manera de aprovechar las 6.53 pulgadas de pantalla.

¡Bien! (Pantalla)

La pantalla de este teléfono es uno de sus puntos fuertes. Es una pantalla de 6.53 pulgadas con resolución FHD+ y que aprovecha el 91.5% del frontal, por lo que la experiencia al momento de visualizar contenido multimedia está asegurada.

Como dije anteriormente, la perforación para almacenar la cámara es sumamente discreta, por lo que no interfiere para nada en la experiencia del día a día. Por otra parte, puedo decirte que tiene buenos ángulos de visión, sobretodo cuanto estás en interiores, ya que tanto el brillo como los colores se ven de manera destacable.

En exteriores y con una luz muy intensa, notarás que la pantalla flaquea un poco, pero fuera de eso, la experiencia es buena; tal vez le haga falta un poco más de brillo para las situaciones más complejas.

Conservador, pero efectivo (Seguridad)

Tiene los típicos métodos de desbloqueo de Android: sensor de huellas dactilares y reconocimiento facial, mismos que funcionan de manera correcta. El sensor de huellas dactilares se encuentra en la parte trasera, es rápido y muy rara vez no reconoce tu dedo.

Me hubiera gustado que dicho sensor se hubiera incorporado en la pantalla (hay teléfonos más económicos que ya lo ofrecen), pero debo decir que la experiencia que ofrece este sensor comparado con los teléfonos de la misma gama que tienen los sensores en pantalla, es mejor.

Finalmente, el reconocimiento facial me dejó satisfecho, funciona muy bien, muy rápido, incluso cuando no hay nada de luz, aunque llegó a fallar en alguno de los intentos (nada grave).

Acertado (Hardware)

El hardware de este teléfono es el siguiente: procesador MediaTek Helio P70, 4GB de memoria RAM y 128GB de almacenamiento interno.

En el papel, me parece que es un hardware que te va a dar buenos resultados. Más adelante hablaré del desempeño en general, pero tanto el procesador, como la RAM y el almacenamiento son ideales para que puedas ejecutar la mayor parte de tareas del día a día, así como tareas de productividad y entretenimiento.

¿Qué pasó aquí? (Software)

Si bien es cierto que tenemos Android 10, hay algo que no me encantó, y fue la capa de personalización MiFavor UI.

Creo que es una capa que aún no esta al nivel de otras capas que conocemos, me di cuenta que al teléfono le costaba ser fluido y las transiciones en pantalla no eran las más ligeras. 

Desde mi punto, y para este tipo de dispositivos, la mejor decisión seria ofrecer Android One, ya que brindaría una mucho mejor experiencia, se aprovecharía de mejor manera tanto la memoria RAM como el procesador y la cuestión de la personalización la podrías dejar en las manos de cada usuario.

Ya casi estamos (Rendimiento)

Por otra parte, el rendimiento general del teléfono me pareció bueno, ya que no tuve problemas para ejecutar apps como Telegram, Instagram, las aplicaciones de Google, entre otras, de hecho, pude realizar las tareas elementales de oficina, como contestar mensajes, redactar correos y checar las noticias.

Pero noté que cuando usaba aplicaciones mas demandantes, como juegos, o editores de video/foto como Lightroom, una vez que terminabas de usarlos y regresaba a la pantalla de inicio, el teléfono se ralentizaba durante algunos segundos, supongo en lo que cerraba procesos. 

Cumplidor (Cámaras)

Finalmente llegamos al apartado fotográfico. La cámara principal es de 48MP f/1.79 de 6 elementos e Inteligencia Artificial + 8MP ángulo ultra amplio de 120° f/2.2 + cámara de profundidad de 2MP f/2.4 + cámara macro de 2MP f/2.4. La cámara frontal es de 16MP f/2.0 con IA.

Las cámaras de este teléfono me parecieron bastante buenas. La realidad es que tienen una muy buena interpretación de colores, buen rango dinámico, noté de inmediato cómo la IA hace da las suyas cuando usas el lente principal (desde mi punto de vista, con el lente principal tienes de sobra), pero es bueno tener más posibilidades, como el sensor de profundidad y la cámara macro.

Cuando usas las fotos con modo Bokeh, los resultados son agridulces, ya que necesitas estar buscando una buena iluminación, enfocar el objetivo, y cuidar que no haya elementos cerca del mismo para que el recorte no se vea afectado; creo que la cámara principal hace mucho mejor el efecto de desenfoque, aunque no sea tan dramático.

Por otra parte, el modo Macro y Monocromático me parecen agregados interesantes para cuando quieras hacer fotos más "artísticas". Aunque eso sí, la cámara macro necesita buena iluminación para ofrecer resultados óptimos, de lo contrario, notarás que la foto parece una pintura.

La cámara para selfies me gustó, pero te recomiendo que no uses el modo retrato, ya que el recorte podría mejorar, sin embargo, cuando usas el modo selfie, los resultados sí que me agradaron.

Conclusión

En resumen te puedo decir que este teléfono es una buena compra para aquellos usuarios que quieren dar el salto a la gama media, para usuarios cuyas tareas en el día a día sean sencillas, para usuarios que gusten de ver contenido multimedia en el teléfono y para usuarios que quieran una buena cámara a un precio competitivo.

Si eres un usuario muy demandante, siento que este teléfono se puede quedar corto y no ofrecerte la mejor experiencia. Mismo caso para usuarios que se dediquen a la creación de contenido o para gamers que quieran ejecutar los juegos con mejores gráficos.

En líneas generales y entendiendo la gama a la que pertenece, el ZTE Blade V 2020 me brindó una experiencia satisfactoria.



« Especial »