Monitor Más Monitor


TSMC fabrica los primeros CPUs Baikal BE-M1000: ARM y 28 nm

TSMC fabrica los primeros CPUs Baikal BE-M1000: ARM y 28 nm
Baikal Electronics también tiene previsto comercializar sus procesadores Baikal BE-M1000 a nivel de consumo general

Publicación:19-10-2021
++--

El gigante taiwanés ha producido la primera ronda de CPUs Baikal BE-M1000, una línea de procesadores basados en la arquitectura ARM.

Que TSMC ha cocinado utilizando su proceso de 28 nm, un nodo que, como sabrán muchos de nuestros lectores, es relativamente antiguo, y por ello no está sujeto a los mismos problemas de disponibilidad que otros nodos más avanzados, como los de 10 nm e inferiores.

Los procesadores Baikal BE-M1000 que ha fabricado TSMC han sido objeto de una alta demanda, de hecho se espera que la compañía responsable de este diseño, Baikal Electronics, acabe realizando una media de 15.000 envíos mensualmente. Sus principales clientes serán compañías estatales, y se utilizarán con software que ha sido aprobado por el propio gobierno. Entre el software autorizado se encuentran los sistemas operativos Linux Astra, Red OS y las herramientas My Office y VPNet SafeBoot.

Por otro lado, Baikal Electronics también tiene previsto comercializar sus procesadores Baikal BE-M1000 a nivel de consumo general, aunque de momento solo llegarán a ciertos integradores de sistemas, como iRU. Esta compañía venderá sistemas todo en uno y portátiles basados en dichos procesadores, según la fuente de la noticia.

Volviendo a los procesadores Baikal BE-M1000, estos chips son interesantes desde el plano técnico. Como anticipamos, están fabricados en proceso de 28 nm, cuentan con ocho núcleos ARM Cortex-57 funcionando a 1,5 GHz (TDP de 30 a 35 vatios), suman 4 MB de caché L2 y 8 MB de caché L3, y vienen con un GPU integrada Mali-T628 funcionando a 700-750 MHz.

A nivel de rendimiento están, más o menos, al nivel de un procesador Intel Core i3-7300T, un chip de bajo consumo equipado con dos núcleos y cuatro hilos basado en la arquitectura Kaby Lake. Con esto en mente, es seguro pensar que su desempeño será más que suficiente para mover aplicaciones no muy exigentes, para navegación web, multimedia y también para tareas de ofimática.

Este tipo de procesadores no hacen más que confirmar el potencial, y la importancia, que tiene la arquitectura ARM, y el interés de algunos gobiernos en utilizar soluciones personalizadas, tanto a nivel de software como de hardware, que hayan sido creadas a nivel local para minimizar su dependencia tecnológica de terceros países. Son diseños modestos en términos de potencia, pero totalmente funcionales y útiles si se les da el uso adecuado.



« Especial »