Monitor Software


Tinder pasó de moda

Tinder pasó de moda
El currículum amoroso llevado a Google Docs

Publicación:10-09-2022
++--

Ahora se usa Google Docs para ligar: así es esta nueva y curiosa tendencia.

Hasta el rincón más inhóspito de la tierra puede servir para encontrar el amor de nuestra vida. Aplicado al mundo digital, lo más habitual es recurrir a apps de citas o incluso redes sociales como Instagram. Sin embargo, tampoco hay límites aquí y algunos están dejando atrás esas herramientas para recurrir a otra que ya conocemos, pero que nunca hubiésemos imaginado que serviría para ligar.

Se trata de Google Docs, la herramienta de edición de textos en la nube de la compañía de Mountain View que solemos usar en contextos laborales o escolares y que ahora está sirviendo también para ligar. Y es que, cuando creíamos que con el Tinder cristiano lo habíamos visto todo, llega un reportaje de Wired que desbarata todo.

El currículum amoroso llevado a Google Docs

En las aplicaciones de citas más populares, nos encontramos siempre con varios elementos en común en lo que a datos de la persona en cuestión se refiere: fotografía, edad y descripción. Elementos que perfectamente se pueden llevar a un documento de texto y que en algún momento empezó a ser una tendencia de la que no habíamos sido conscientes.

En el citado reportaje de Wired, se revela como cada vez es más frecuente que, al menos en Estados Unidos, se usen los documentos de libre acceso de Google para que sirva a modo de currículum amoroso. Se detallan además varios perfiles de personas que comparten enlaces a sus respectivos documentos con el fin de presentarse antes de conseguir una cita.

Uno de los casos expuestos es el del ingeniero Chris Olah. Con 29 años y residente en San Francisco, no se anda por las ramas y ya desde el título de su Google Doc expone su descripción directa y objetivos: "Hombre, heterosexual, 5,7" [1,73 m], monógamo, quiere tener hijos. Dentro, la extensión de su biografía es tan amplia que incluso se divide en cuatro capítulos con 15 subcategorías en las que expone desde sus preferencias alimenticias hasta sus ideas sobre la política.

Fijan el enlace en sus redes sociales y algunos hasta añaden formularios para concertar citas.

Otro caso que llama la atención es el de Jacob Falkovich, el cual enlaza a formularios de Google para unirte a la cola de personas interesadas en charlar con él, tener una cita o "tener una cita" (ya entiendes a qué nos referimos con esto, ¿no?).

Respecto a cómo expanden estos documentos, a los cuales se les conocen como "Date Me", no hay una norma clara. Algunos lo fijan en sus perfiles de Twitter. Lo que es común en todos, al menos según explican en Wired, es que no aceptan tampoco cualquier cita, ya que afirman ser muy selectivos y tomarse muy en serio la búsqueda de su media naranja.

Como explica Catherine Olsson, amiga de Chris Olah, no todas las solicitudes que se reciben van orientadas al terreno del amor y probablemente tampoco al ámbito sexual. Reconoce Olsson que muchas veces recibe más mensajes de empresarios que, en lugar de interesarse en su perfil más personal, parecen llegar más por su perfil profesional.

Y es que a fin de cuentas, pese a esta extraña tendencia a que los Google Docs sean el nuevo Tinder, hay todavía mucha gente que no acaba de comprender este tipo de documentos. Asociarlos a un ámbito tan particular como el amoroso no es fácil, pero ahí están los cimientos. Quién sabe, tal vez Google tome conciencia e incluso añada plantillas enfocadas en este ámbito.

Vía | Jeux Video



« Especial »