Monitor Más Monitor


SpaceX quiere lanzar Starship cargado con 400 satélites

SpaceX quiere lanzar Starship cargado con 400 satélites
A vida o muerte

Publicación:12-01-2022
++--

Eso significa que Elon Musk parece más o menos seguro de que cumplirá su calendario Starlink para 2022 y quizás pueda evitar la temida bancarrota.

SpaceX acaba de comunicar a la Comisión Federal de Comunicaciones de los Estados Unidos (FCC) que tiene la intención de lanzar su primera constelación de satélites de comunicaciones Starlink 2.0 en el mes de Marzo. 

Elon Musk anunció el pasado noviembre que si SpaceX — una compañía totalmente privada que no cotiza en bolsa — no conseguía engarzar varios lanzamientos del Starship durante este año, la compañía estaría en serio peligro de bancarrota. Para conseguirlo, Musk dijo que necesitaban resolver los problemas de producción de los nuevos cohetes Raptor para el Starship, incrementando el volumen de producción que permita realizar lanzamientos casi contínuos de su nueva nave. No se sabe si han alcanzado el ritmo necesario para conseguir este objetivo pero las noticias de este posible lanzamiento son positivas.

A vida o muerte

Musk ha apostado el futuro de SpaceX a este nuevo servicio de internet por satélite Starlink. Según él, necesitan poner en órbita sus nuevos satélites con más banda ancha para conseguir el capital que permitirá a la compañía seguir operando: “Si no podemos conseguir que se fabriquen suficientes Raptors fiables no podremos volar el Starship, lo que significa que entonces no podremos lanzar el Satélite Starlink V2. El satélite V1, por sí mismo, es financieramente débil, mientras que el V2 es fuerte”.

Ahora mismo SpaceX sólo puede poner 60 satélites Starlink de primera generación en órbita, utilizando su lanzador Falcon 9. Este cohete, afirma Musk, no tiene ni el volumen ni la masa en órbita necesarios para lanzar los Starlink 2.0. El Falcon Heavy no es una opción, según Musk. La única solución es usar el Starship, que es capaz de colocar 400 satélites Starlink 2.0 de una tacada. 

El cambio fundamental que trae este anuncio es que parece que se la van a jugar. En el correo donde anunciaba el riesgo de bancarrota, Musk declaraba también que querían realizar 12 lanzamientos en 2022: “intentaremos completar el programa de pruebas de vuelo el año que viene, lo que significa que estaremos listos para llevar cargas reales en 2023. O sea que muy pronto”. Ahora, la primera carga real podría estar en órbita este mismo mes de marzo. 

Pero para que eso ocurra, primero SpaceX deberá conseguir el permiso de la FCC en tiempo record, así como el permiso de la Administración Federal de Aviación para realizar los lanzamientos. Musk ha declarado en varias ocasiones que su intención es lanzar el Starship a órbita en enero o febrero de 2022 pero, aparte de esta notificación a la FCC, no hay ningún anuncio oficial de la compañía sobre cuál será el primer lanzamiento orbital.

Aumenta la presión

Lo más lógico sería que hubiera uno o dos lanzamientos de prueba antes de meter 400 satélites Starlink 2.0 dentro de un Starship y lanzarlos a órbita. Es decir, que debería haber un lanzamiento en enero y otro en febrero antes de esa fecha si SpaceX realmente quiere cumplir con este nuevo y ambicioso calendario para su red Starlink. 

Va a ser un año cargado de eventos y de emoción para la compañía de Musk y, por extensión, la industria espacial. Esto no es lanzar turistas en vuelos parabólicos usando cohetes en forma de pene como hace Jeff Bezos. Esto es lanzar constelaciones de satélites para montar la mayor red de servicio de internet del planeta, mientras preparas misiones a la Luna y Marte a marchas forzadas. Musk declaró recientemente que podrán “dar una vuelta alrededor de la Luna quizás en 2023 y aterrizar en la superficie lunar en tres años. Me sorprendería si no aterrizamos en Marte dentro de cinco años".

Son objetivos extremadamente ambicioso para una compañía que, según él, no era capaz de producir los suficientes motores hace apenas dos meses. Y, aunque hace poco consiguió nuevas inversiones, el nivel de gasto en su nueva base espacial en el Golfo de México da vértigo y no hará más que aumentar en los próximos meses.



« Especial »