Monitor Más Monitor


PS5, una consola víctima de la obsolescencia programada

PS5, una consola víctima de la obsolescencia programada
PS5

Publicación:21-04-2021
++--

PS5 también se ve seriamente afectada por ese mismo problema que, a grandes rasgos, encaja sin problemas dentro del concepto de la obsolescencia programada.

El pasado mes de marzo vimos que PS4 tenía un problema importante que podía dejarla totalmente inutilizada, y hoy se ha descubierto que PS5 también se ve seriamente afectada por ese mismo problema que, a grandes rasgos, encaja sin problemas dentro del concepto de la obsolescencia programada.

PS5 utiliza, como cabía esperar, una pila CMOS que es la encargada de seguir suministrando una pequeña cantidad de energía al sistema cuando la consola está apagada. Dicha energía permite mantener aspectos tan importantes como la configuración base a nivel de BIOS, y también la fecha y la hora. Si la pila se gasta, o si esta deja de funcionar correctamente, todos esos elementos se pierden.

Al tratarse de una pila que suministra energía de forma constante cuando la consola no está encendida, está claro que su vida útil tiene fecha de caducidad, y que cuando se agote habrá que proceder a cambiarla si queremos que la consola vuelva a funcionar con total normalidad, ¿pero cómo afecta exactamente a PS5 una pila CMOS gastada? «Does it Play?» ha probado una consola PS5 en esas condiciones, y sus conclusiones no son nada buenas. Vamos a verlas.

PS5 y la pila CMOS: Sony, tenemos un problema

Y bastante grave. Al probar la versión digital (sin unidad óptica) de PS5, comprobaron que ninguno de los juegos instalados funcionaba. Esto quiere decir que cuando la pila CMOS deja de funcionar, la PS5 en versión digital queda totalmente inservible, ya que no puede reproducir los juegos instalados, y tampoco puede acceder a juegos en formato físico de ninguna manera.

En el caso de la PS5 con unidad óptica, los juegos de PS4 parecen funcionar, pero muestran constantemente mensajes de error con el texto «algo salió mal». Los juegos de PS5 en formato físico no terminan de funcionar. Por ejemplo, Mortal Kombat 11 no llega a instalarse, y Call of Duty Black Ops Cold War resulta injugable por su alta dependencia de funciones en línea. El único que función bien fue Spider-Man: Miles Morales.

La conclusión que podemos sacar de todo esto es muy simple, y manda un mensaje claro tanto a Sony como a los usuarios de PS5. El modelo sin lector de unidades ópticas sale muy mal parado, y queda expuesto a una situación de bloqueo total debido a que los juegos en formato digital dejan de funcionar por completo. Es cierto que la PS5 con unidad óptica no termina tan mal, pero la gravedad del asunto es tal que Sony debería tomar conciencia y lanzar de una vez una actualización de firmware que resuelva este problema.

No es de recibo que un usuario que compre una consola de nueva generación tenga que estar preocupado, desde el primer minuto, por el enorme impacto que algo tan simple como la pila CMOS puede tener en su vida útil. La duración de una pila CMOS es bastante larga, pero hay que tener en cuenta que esta puede fallar de forma prematura, y que su sustitución requiere de un proceso de desmontaje de la consola que no está al alcance del usuario medio.

El proceso de despiece de PS5 confirmó que el acceso a la pila CMOS es extremadamente complicado, tanto que tenemos que desmontar casi por completo la consola, y retirar la placa que contiene todos los elementos clave de la consola porque la pila va en la cara opuesta.  En la imagen adjunta os muestro exactamente dónde se instala dicha pila.



« Especial »