Monitor Más Monitor


Google quiere a sus empleados de vuelta en sus oficinas

Google quiere a sus empleados de vuelta en sus oficinas
En varios sectores ya se han dado bastantes casos de empleados que han decidido dejar su puesto para no abandonar el teletrabajo.

Publicación:20-07-2021
++--

A pesar de que los ingenieros de Google manifestaron que se sentían tan productivos trabajando desde casa como antes de la pandemia desde la oficina.

A la compañía parece que no le ha importado mucho, y quiere a sus trabajadores de vuelta en sus instalaciones. Todo, según Bloomberg, a pesar de lo que opina una parte importante de sus trabajadores.

Según Brian Welle, Vicepresidente de Recursos Humanos de la compañía, hay investigaciones internas en Alphabet que demuestran que sus empleados quieren más «colaboración y conexiones sociales«, y aunque no ha dado cifras concretas, ha asegurado que «más del 75% de los empleados encuestados» se manifestaron en este sentido. La mayoría de la plantilla, según él, desea proximidad física, en concreto, cuando trabaja en proyectos nuevos. Y según Welle, «hay algo sobre el trabajo innovador, cuando necesitas esa chispa. Nuestros empleados sienten que esos momentos se dan más cuando están juntos«.

Por eso es en parte por lo que, a pesar del aumento de la productividad, Google sigue adelante con sus planes de devolver a la mayoría de sus empleados de vuelta a la oficina este otoño, aunque los ha relajado con respecto a sus intenciones iniciales. Y mientras Google decide qué empleados concretos podrán seguir teletrabajando a tiempo completo y quiénes tendrán que volver a la oficina, algunos empleados están cada vez más frustrados por la falta de una directriz clara y un refuerzo de la política relacionada con ello irregular.

Al parecer, los paneles de mensajes internos entraron en ebullición y se llenaron de protestas este mes cuando un directivo de alto nivel de Google anunció que iba a trabajar desde Nueva Zelanda. Mientras tanto, la mayoría de empleados de rango más bajo están todavía esperando a saber si pueden mudarse a otro sitio o tienen que volver a la oficina.

La transición de Google para la vuelta a la oficina se va a examinar con lupa. No en vano es la compañía que «inventó», el concepto de campus en Silicon Valley, con comida gratis, puntos para echar la siesta y todo tipo de ventajas para empleados. Pero se ahorra unos 1.000 millones al año gracias al teletrabajo, aunque ha invertido hace poco en más oficinas en SanJosé (California) o Nueva York. Y va a tener que enfrentarse a personal que no quiere dejar atrás las ventajas personales, familiares y económicas, del teletrabajo.

En varios sectores ya se han dado bastantes casos de empleados que han decidido dejar su puesto para no abandonar el teletrabajo. En el sector tecnológico muchas empresas abrazaron completamente el trabajo en remoto durante la pandemia. Otras no lo han hecho por completo, como Apple, cuyos empleados que trabajan desde casa también están resistiéndose a volver. De hecho, aunque la empresa ha decidido adoptar un modelo híbrido, con el que su plantilla tendrá que trabajar desde la oficina tres días por semana desde principios de septiembre, muchos están descontentos. Y algunos amenazan con dimitir si Apple no cambia de opinión.

Apple ha intentado siempre que sus trabajadores trabajen en remoto, pero desde la aprobación de este nuevo modelo, según The Verge, sus empleados manifiestan que es más complicado que nunca conseguir que se aprueben las solicitudes de teletrabajo. Ahora, aseguran en un canal de Slack de empleados, que se están denegando hasta las excepciones. Solo en este canal, con más de 6.000 miembros, una decena de personas han dicho que van a dimitir por la política de trabajo híbrido, o aseguran tener conocimiento de otros compañeros que se habían visto obligados a dimitir.

Lo que está sucediendo en ambas empresas no es una excepción. No son pocos los trabajadores de diversos sectores que han decidido dejar sus trabajos para no dejar de teletrabajar. Se resisten a volver a la oficina, y en muchos casos se han mudado a localidades más pequeñas desde las grandes ciudades en las que vivían antes. Esto ha creado toda una industria inmobiliaria y de servicios para teletrabajadores en multitud de países, como centros de coworking en localidades rurales y ciudades pequeñas. Pero los de Google que se hayan mudado lejos de la oficina no van a tener otra opción que regresar a su antiguo lugar de residencia, porque Google quiere a la mayoría de sus plantillas en la oficina tres días a la semana.

Así, el 60% de los empleados tendrán que adoptar este modelo, y se calcula que la quinta parte de la plantilla podrían solicitar un traslado a otras oficinas, mientras que otra quinta parte podrían teletrabajar a tiempo completo. Google ha manifestado que notificará a la plantilla la decisión que toma con respecto a quienes teletrabajarán y quiénes tendrán que volver a la oficina el próximo mes de agosto, además de poner en marcha una herramienta interna para que los empleados puedan hacer y hacer un seguimiento de sus peticiones de teletrabajo.



« Especial »