Monitor Más Monitor


Diseñadores de chips de China ralentizan procesadores

Diseñadores de chips de China ralentizan procesadores
Tanto Alibaba como Biren habían hecho pruebas de sus últimos chips en TSMC cuando se anunciaros las sanciones.

Publicación:08-11-2022
++--

Buscan esquivar sanciones de Estados Unidos.

Varias compañías chinas que se dedican entre otras cosas al diseño de chips están modificando los diseños de sus procesadores más avanzados para rebajar su velocidad y evitar las sanciones que pretenden eliminar el poder de computación de China. Alibaba y Biren, entre otras, llevan años invirtiendo miles de millones en la creación de diseños de procesadores avanzados para dar un impulso a una nueva generación de superordenadores, algoritmos de Inteligencia Artificial y centros de datos. Pero según Ars Technica, los fabrican fuera de sus fronteras, en las instalaciones taiwanesas de TSMC.

Las sanciones anunciadas por el gobierno de Estados Unidos el mes pasado, que capan la potencia de proceso de cualquier procesador que se envía a China si quien lo fabrica no cuenta con una licencia especial han puesto un lastre a sus ambiciones. Tanto Alibaba como Biren habían hecho pruebas de sus últimos chips en TSMC cuando se anunciaros las sanciones. Por eso, las empresas han parado la producción de los chips actuales y han hecho varios cambios en sus diseños.

Para Alibaba es un golpe serio. Sus acciones han perdido un 80% de su valor desde que el gobierno chino canceló la salida a bolsa de su filial Ant Group hace dos años, y el chip gráfico que preparaba iba a ser el primer chip gráfico propio. Además, su lanzamiento estaba cerca. Los controles de exportación de Estados Unidos desde países terceros a China han acabado con sus expectativas. Además, el gobierno estadounidense ya había restringido las exportaciones a China de Nvidia y AMD. Además, las plantas de producción de chips de China están varios años por detrás en cuanto a producción de chips de última generación, como los diseñados por Alibaba y Biren.

Es más que probable que estas sanciones, que en parte son las que afectan a los procesadores de gama alta, ralenticen el desarrollo del sector tecnológico de China. El sector de diseño de semiconductores del país está poniéndose al nivel del estadounidense con rapidez, con la ayuda de financiación del gobierno y de inversores.

Biren está entre los grupos de diseñadores más avanzados de este tipo. Pero, al parecer, según apuntan desde compañías rivales, ha presumido mucho de sus diseños y las especificaciones de sus productos son públicas. Estas apuntan que es mejor mantener un perfil bajo, porque ahora a TSMC le va a resultar complicado ayudar a Biren.

Varios ingenieros de grupos de diseño que trabajan con TSMC han señalado que a la compañía le resulta complicado juzgar y determinar la potencia de un procesador. Por eso, TSMC ha empezado a pedir a sus clientes chinos que informen ellos mismos de la potencia del procesador y que firmen documentos de descarga de responsabilidad.

Una fuente cercana a TSMC ha señalado que las presentaciones de Biren mostrando sus procesadores ha forzado al fabricante a detener suministros enviados a la compañía, porque es probable que el rendimiento de los chips igualaba las especificaciones prohibidas por las restricciones de Estados Unidos. Los controles de exportación capa los chips a un máximo de velocidad de 600 gigabytes por segundo.

Biren ya ha bajado al parecer la velocidad de al menos uno de sus chips más avanzados, pero sin cambiar su diseño. Por eso hay dudas de que el gobierno de Estados Unidos lo acepte, dado que existe la posibilidad de que más adelante, cuando ya no haya problemas, lo modifiquen para que vuelva a tener la velocidad prevista inicialmente.

En Alibaba, mientras tanto, están estudiando cómo modificar su nuevo procesador de 5 nanómetros diseñado para Inteligencia Artificial. Los cambios que barajan requerírían otra prueba de producción en TSMC, lo que implicaría un retraso de meses. Además, podría costarles un mínimo de 10 millones.



« Especial »