Monitor Más Monitor


Apple compra publicidad de apps para iOS

Apple compra publicidad de apps para iOS
La compra de anuncios que hace se lleva a cabo sin el consentimiento de los desarrolladores de las apps promocionadas

Publicación:20-11-2021
++--

Para compensar el fallo judicial de Epic.

Apple está comprando, sin hacer apenas ruido, publicidad en Google de las apps que tienen más valor, sobre todo en suscripciones, para dirigir a quienes hacen click en ellos a su App Store e incrementar así el dinero que consigue por sus suscripciones. De esta manera, la compañía busca compensar el varapalo que se llevó con la sentencia del juicio contra Epic. En ella, el juez encargado del caso dictaminó que Apple no puede evitar que los desarrolladores animen a sus usuarios a comprar productos y suscripciones de plataformas que no sean la tienda de Apple. Eso hará que Apple reduzca sus ingresos por las comisiones de las ventas a través de su tienda, que pueden llegar al 30%. Y ahora busca compensarlo sin avisar a los desarrolladores de lo que hace.

Por tanto, la compra de anuncios que hace se lleva a cabo sin el consentimiento de los desarrolladores de las apps promocionadas. Además, Google no elimina los anuncios, según señalan los desarrolladores. Entre las apps que se están viendo afectadas, según Forbes, están Tinder, HBO o el servicio de aprendizaje de idiomas Babbel. Los anuncios no revelan que son de Apple, y parecen publicidad de las propias desarrolladoras de las aplicaciones.

La única pista que hay sobre estas aplicaciones es que cuentan con enlaces de rastreo similares, con parámetros prácticamente idénticos. Esto indica que es probable que los esté publicando una única agencia. Todos llevan a quienes hacen click en él a la página de la aplicación en cuestión en la App Store oficial de la compañía. Una vez allí, es posible que las compras que haga el internauta que ha llegado hasta la App Store a través del anuncio se lleven a cabo a través de la tienda oficial de Apple, con lo que la empresa se quedaría hasta con un 30% de la cantidad abonada.

Esta medida busca evitar que cuando las empresas que tienen apps de pago o servicios de suscripción de pago ofrezcan suscripciones o vendan sus apps en sus webs o servicios alternativos, los usuarios se vayan a ellas cuando hagan una búsqueda. Y a pesar de lo que pueda parecer, que Apple anuncie apps no es lo mejor para sus desarrolladores, aunque les lleve más clientes y ciertos ingresos. Porque lo que busca es quedarse con una parte del pastel que, según establece la sentencia del juicio de Epic contra Apple, pueden quedarse completo las desarrolladoras.

Según una de estas compañías, esta práctica «está dañando el negocio de los desarrolladores. Basas tu crecimiento en lo que crees que vale un cliente, y si un cliente vale un 30% menos, te quedas sin márgenes«. Algunas suscripciones valen cientos de euros y dólares al año, en especial las de servicios de entrenamiento, educación o citas. Apple se puede gastar entre 5 y 10 dólares en publicidad por cada suscripción que consiga mediante este sistema, y con esto puede obtener unos ingresos de 50 dólares, e incluso más, por suscripción. Y el cliente no lo sabe.

Además, esta práctica tiene otros costes adicionales al económico. Cuando los internautas compran acceso a un servicio a través de una app de iOS, se convierten básicamente en clientes de Apple. Por motivos de privacidad, Apple no les ofrece muchos datos sobre estos clientes a las apps y empresas que lanzan estas aplicaciones. Esto lleva a que resulte más difícil prestarles un servicio de atención al cliente o solucionar los problemas que puedan tener, lo que lleva a una experiencia de cliente mucho peor. Y, como es lógico, que dos partes se lleven ingresos de una suscripción desemboca en una subida de precios.



« Especial »