Monitor Consolas y Videojuegos


10 sagas de Xbox que queremos ver en Xbox Series X

10 sagas de Xbox que queremos ver en Xbox Series X
Desde su primera entrega en 2001 hasta Project Gotham Racing 4 (2007), ya en Xbox 360, el estudio británico fue garantía de calidad para la marca,

Publicación:28-04-2020
++--

Echamos la vista atrás para recordar algunas de las franquicias vistas en pasadas generaciones de consolas de Microsoft para recuperarse en Xbox Series X.

El final de esta generación está a unos pocos meses vista, y con él, el principio de una nueva, y nuevas ilusiones... o no tanto, y es que hoy toca hablar del pasado. Una marca, sea esta Sony, Nintendo o Microsoft, y una consola, están marcadas por su catálogo, y más concretamente, por sus exclusivos, de los cuales hoy hablaremos respecto a la compañía norteamericana. Es de todos sabido que Microsoft basará su estrategia de cara a Xbox Series X en sus grandes franquicias (a saber: Halo, Gears, Forza) y en su cada vez mejor Xbox Game Pass, uno de los servicios de suscripción estelares de la actualidad, pero no debería conformarse y no descartar rescatar alguna franquicia que se haya ido quedando por el camino. Porque hay más de las que parece.

Sea por el motivo que sea, las IP que mencionamos en este artículo han quedado olvidadas, aunque no por sus miles, millones de fans. Hablamos de licencias en poder de Microsoft o bien de sus estudios en propiedad, de los cuales hay muchos, como sabemos, de reciente adquisición, tales como Ninja Theory, Obisidan Entertainment o Double Fine, pero también queremos acordarnos de aquellos de los que se espera lo mejor, y nos referimos, por supuesto, a Rare. A continuación mencionamos esas diez franquicias con un gran potencial que se han saltado esta generación, la de Xbox One, y que nos gustaría ver de vuelta en la nueva consola, Xbox Series X.

Fable

Es una lástima ver que una de las sagas que ayudó a aupar a la marca Xbox a la élite esté casi totalmente fuera de combate. Fue solo dos años después de que apareciera la Xbox original, en 2004, cuando Lionhead nos invitó a visitar Albión en Fable, una inolvidable aventura de mundo abierto en la que había misiones principales y secundarias, como en cualquier otra que se precie, pero donde las decisiones importaban, y de qué manera. Así, para cumplir algunas de ellas se nos pedía que actuáramos de una u otra manera, y en ocasiones la línea que separaba la decisión moralmente correcta de la incorrecta era muy fina, teniendo sus pertinentes consecuencias. Se puede decir que, generalmente, lo que eran decisiones que beneficiaban al protagonista normalmente traían malas consecuencias para los habitantes de Albión, y viceversa. Esta fórmula se repetiría en sus dos entregas posteriores, de igual calidad aunque en ocasiones ahogadas por el hype que acostumbraba a crear a su alrededor su creador, Peter Molyneux.

¿En qué punto se encuentra ahora? A partir de la trilogía original, las diversas entregas de Fable se cuentan por tropiezos, algunos de ellos fatales que incluso llevaron al cierre de Lionhead, pero hay que aclarar que todos ellos son básicamente spin offs: Fable: The Journey para Kinect, Fable Legends, un juego cooperativo posteriormente cancelado y que desembocaría en el cierre del estudio, Fable Fortune, un juego de cartas de escasísimo recorrido y éxito que de hecho ya ha cerrado sus servidores… Pero los fans de Xbox, obviamente, no se olvidan de Fable, y desde un tiempo a esta parte los rumores sobre un retorno de la mano de Playground Games, creadores de los últimos y excelentes Forza Horizon, son insistentes. Qué duda cabe que con el progreso en los juegos de mundo abierto visto en los últimos años, Fable sería una franquicia más que beneficada por ellos.

Project Gotham Racing

Después de lanzar Metropolis Street Racer para Dreamcast, en Microsoft alguien pensó que Bizarre Creations tenía el suficiente talento para crear una nueva IP que supusiera un referente en el género de la conducción arcade en Xbox. Ese alguien, en efecto, acertó. Desde su primera entrega en 2001 hasta Project Gotham Racing 4 (2007), ya en Xbox 360, el estudio británico fue garantía de calidad para la marca, ofreciendo no solo velocidad, sino un estándar gráfico alto en cualquiera de las dos generaciones, haciendo también de una exigencia casi impropia de los arcades su seña de identidad. Pero si hablamos de personalidad, tenemos que hacerlo del sistema Kudos, base precísamente de esa exigencia, y que no era sino un medidor de estilo que dejaba patente que Project Gotham Racing no solo premiaba la victoria, sino cómo se conseguía. Este sistema, al fin y al cabo, no deja de ser predecesor de otros similares que han seguido algunos grandes arcades más recientes como han podido ser DriveClub y, por supuesto, Forza Horizon.

Lamentablemente, las posibilidades de ver de nuevo una quinta entrega, un reboot, o algo parecido de Project Gotham Racing, son mínimas. El primer motivo es que Bizarre Creations fue adquirido por Activision en 2007, lanzando en 2010 el que se consideraba sucesor espiritual de PGR, Blur. La gran editora no tardaría en cerrar el estudio, concretamente fue en enero de 2011, y con ella llegó el final de la IP, que cabe recordar, pertenece hoy por hoy a Microsoft. Eso sí, los americanos no van mal provistos de arcades de velocidad de calidad, ya que con Forza Horizon 3 y Forza Horizon 4 tenemos a la élite absoluta de esta presente generación, a los que hay que sumar otros como Grid, Wreckfest, The Crew 2… El mayor obstáculo para el regreso de Project Gotham Racing es que, cuando en Microsoft se plantean esa posibilidad, tal vez concluyan que no es muy necesaria.

Perfect Dark

Después de deslumbrar a medio mundo con Goldeneye 007 en Nintendo 64, Rare repitió lo propio en la misma plataforma 3 años después con Perfect Dark, tan puntero técnicamente que hacía necesario el añadido del Expansion Pack de la consola de Nintendo. El juego de Rare nos ponía en la piel de Joanna Dark, una agente de la Institución Carrington,y que deberá desentrañar los misterios de lo que parece ser una conspiración con alienígenas de por medio. Lo hacía en uno de esos juegos con forma de shooter en primera persona pero con mucho más que ofrecer en el fondo ya que primeramente, las habilidades de Joanna otorgaban múltiples posibilidades, y es que hoy nos parece algo habitual, pero no lo era que en un FPS el protagonista fuera capaz de esquivar a ambos lados, agacharse, arrastrarse, etc. aunque curiosamente no pudiera saltar. No por ello hay que pensar que no había acción, y Joanna podía hacer uso de un arsenal extraordinariamente extenso, que iba desde rifles de asalto o de francotirador a escopetas o lanzacohetes.

Habría que esperar nada menos que cinco años para ver una segunda iteración, y en 2005 veía la luz Perfect Dark Zero, también tres años después de que Microsoft adquiriera a su desarrolladora, Rare. Este, aún sin llegar a la categoria de clásico del género como su predecesor, también cosechó muy buenas críticas, aunque por desgracia no fue suficiente para que la franquicia tuviera cierta continuidad en el tiempo. De hecho, aquel sería el último juego. Desde entonces, Microsoft mantuvo a Rare en un hiato que hizo sospechar a muchos jugadores, aunque el estudio fuera capaz de crear finalmente un proyecto ambicioso y que consiguió un éxito moderado como es Sea of Thieves. La exigencia en cuanto a trabajo que conlleva un juego como este, que requiere de mantenimiento y actualizaciones frecuentes no lleva a ser optimista respecto a que Rare pueda volver a Perfect Dark, pero ahora la licencia es de Microsoft, y con más estudios en propiedad como The Initiative, Compulsion Games o Undead Labs, el margen de maniobra es mayor.

Banjo Kazooie

La segunda mitad de los 90 fue excepcionalmente prolífica en titulos de plataformas en 3 dimensiones, consagrando un género al que dio el pistoletazo de salida el gran Super Mario 64. De nuevo Rare, que ya había demostrado su valía en las 2D con la trilogía Donkey Kong Country, quería demostrar que el salto no les venía grande, y en efecto, lo consiguieron. En 1998 y de nuevo en Nintendo 64, Banjo Kazooie hizo las delicias de los fans de los saltos, de paso presentando dos nuevas mascotas que unirse a una pléyade de personajes simpáticos y carismáticos que fueron símbolo de la década, aunque como la mayoría, la suerte les sería esquiva en tiempos venideros. Banjo Tooie mantuvo los estándares de calidad de su predecesor, aunque luego hubiera que esperar 8 años para verles de nuevo, y también con un juego más que notable: Banjo Kazooie: Baches y Cachivaches. Pero tras él, como sabemos tanto ellos como los juegos protagonizados por mascotas cayeron irremediablemente varios escalones en popularidad.

Pero Microsoft, de una manera u otra, no se olvida de esta entrañable pareja formada por un oso y un pájaro. El recopilatorio Rare Replay, con nada menos que 30 juegos del estudio, entre los que se incluyen tanto la entrega original como Baches y Cachivaches, además de haber llegado en forma de personajes jugables a Super Smash Bros Ultimate, en una colaboración entre Microsoft y Nintendo muy demandada por la comunidad del juego. Sin embargo, su situación actual es muy similar a la de Perfect Dark, y es que como ya hemos visto, Rare está en otros menesteres, lo que no es óbice para que sea otro estudio el encargado de llevarlo a cabo. Probablemente el ideal para ello sería Playtonic, creadores de Yooka-Laylee y que alberga a varios ex de Rare, pero por el momento, es un estudio independiente, aunque como hemos visto en los últimos meses, eso no es obstáculo para Microsoft.

Jade Empire

Justo en este 2020 se cumplen 15 años del lanzamiento de Jade Empire, no ya uno de los mejores RPG de la Xbox original, sino también de todos los creados por Bioware, que son muchos y muy buenos. Es especial además por una gran personalidad, ya que no son muchos precísamente los juegos de rol ambientados en China y con gran peso en las artes marciales, sin duda su gran atractivo y mayor virtud para hacerlo reconocible, habiendo varios estilos de combate: de armas, de apoyo, de transformación, de magia… pudiendo combinarlos a lo largo y ancho de las muchas horas que dura el título, algo que además es recomendable ya que facilita mucho los combates más exigentes. Para acentuar este toque estratégico, disponemos también de acompañantes con diferentes habilidades, aunque solo es posible luchar junto a uno de ellos al mismo tiempo. Y como es habitual en los títulos de Bioware, hay que tener muy en cuenta que a pesar de su carácter de ARPG no está exento de gran cantidad de texto e información, teniendo también un lore realmente rico y extenso. Es posible disfrutarlo en la actualidad, ya que es retrocompatible en Xbox One, mejorado además para Xbox One X.

Respecto a las posibilidades de verlo de vuelta, se antojan harto complicadas, sobre todo de convertirlo en exclusivo de la marca Xbox, estando ya Bioware en manos de Electronic Arts desde hace ya 13 años. No obstante, el gigante canadiense renovó hace aproximadamente un año la marca Jade Empire, aunque no es un movimiento que nos sirva para albergar grandes esperanzas, ya que el fin de una licencia es algo habitual y no siempre conlleva que se lleve a la realidad en forma tangible de videojuego. Incluso Mike Laidlaw, ya ex del estudio, reconoció hace algunos años que Jade Empire 2 fue un proyecto en desarrollo, o al menos, una idea, pero terminó descartándose en favor de otro gran juego de Bioware como es Dragon Age.

Lost Odyssey

Microsoft está mejorando ostensiblemente en cuanto a dotar a los fans del rol nipón de más cantidad y variedad a la que echar el guante, pero en Xbox 360 no tenía nada que envidiar a ninguna otra plataforma. Podríamos haber elegido a Blue Dragon, pero nos decantamos por Lost Odyssey ya que es considerado por muchos el mejor JRPG de la pasada generación, ante una trilogía Nova Crystallis de Final Fantasy que no convenció al 100%. Ambos títulos llegaron de la mano de Mistwalker, un estudio formado por nada menos que Hironobu Sakaguchi, una leyenda del género que ha participado en una larga ristra de juegos clásicos como Final Fantasy VII, Kingdom Hearts, Chrono Trigger o Vagrant Story, y que recientemente se ha aventurado en el mercado de los móviles con Terra Battle y su secuela, finalmente cancelada. Además, Lost Odyssey contó con la música de un compositor no menos célebre como Nobuo Uematsu, máximo responsable de la banda sonora de muchas entregas de Final Fantasy. Una historia melancólica y un original sistema de combate con turnos y quick time events hicieron el resto para uno de los juegos más recordados de Xbox 360.

La licencia de Lost Odyssey pertenece a Microsoft, de hecho, renovó la marca hace apenas dos años, así como otros aspectos relacionados con el mismo, tales como la tipografía o la música asociadas al juego. Como ya dijimos anteriormente, este tipo de acciones son muy frecuentes y no significan absolutamente nada, o al menos no lo garantizan, pero sí sirve para conocer que al menos la propia compañía norteamericana no se ha olvidado de esta IP. Lo que es seguro, o casi, es que si regresa en alguna ocasión no será con el mismo equipo, ya que el estudio de Mistwalker está enfrascado en la versión para consolas de Terra Battle, además de en un título completamente nuevo y aún por anunciar.

Brütal Legend

Con la adquisición de Double Fine, Microsoft se ha hecho también con un buen puñado de IP, tales como Psychonauts, Broken Age o la que nos ocupa, Brütal Legend, probablemente uno de los mejores juegos desarrollados por el estudio de Tim Schaffer. Lanzado en 2009, en el papel de Eddie Riggs vivíamos una gran aventura de fantasía repleta de buen humor y personajes interpretados por leyendas del rock como Ozzy Osbourne o el fallecido Lemmy Kilmister, solista y líder de Motorhead, a los que se unía el actor Jack Black en el rol protagonista -Santiago Segura fue el encargado de doblarlo al castellano. Pero sus virtudes no terminan ahí, y es que Brütal Legend fue capaz también de combinar géneros tan dispares como la acción y la estrategia, y hacerlo de una manera más que eficaz, dando lugar a un juego en global, divertidísimo. Todos estos aspectos jugables no eran realmente excelentes pero como conjunto funcionaban más que bien, y el resultado es uno de los juegos más originales de la pasada generación.

No deberíamos descartar en absoluto que las aventuras de Eddie Riggs regresen de alguna manera. El año pasado, sin ir más lejos, Microsoft registró las marcas Brütal Legend y Broken Age, lo que evidencia que son las IP más interesantes para la compañía de entre las que posee Double Fine. El propio Matt Booty, jefe de Xbox Game Studios, ya aseguró durante 2019 que podrían traer de vuelta algunas de esas sagas, mencionando ambas concretamente, aunque siempre tras el lanzamiento de Psychonauts 2, previsto para este año 2020, y probablemente en forma de remasterización y no de nueva entrega. No obstante, en cualquier caso, sería una gran alegría para los fans de las aventuras de calidad.

Conker

De nuevo Rare, y es que Banko Kazooie no fue el único juego con el que deleitaron en el género de las plataformas en 3D. Tras dos entregas para Game Boy Advance y Nintendo 64 -Pocket Tales y Bad Fur Day, respectivamente-, Live & Reloaded fue su debut en una consola de Microsoft, lanzándolo en Xbox en 2005. Cabe diferenciarla de la otra IP plataformera de Rare, ya que las aventuras de esta ardilla contaban con un humor absurdo y gamberro totalmente inéditos en un videojuego de mascotas y eso justamente es lo que lo hizo especial, y probablemente lo que tanto añora el público. Este lanzamiento para Xbox no fue sino un remake del juego de Nintendo 64, con mejoras en el control y la cámara, auténticas asignaturas pendientes del original, y obviamente con su sentido del humor intacto, pero además con una sorpresa adicional: un divertidísimo modo multijugador que probablemente hoy en día aún tendría cabida con ciertos retoques. Está incluido también en la colección Rare Replay.

Si es complicado ver de vuelta a Banjo y Kazooie, no digamos ya a Conker… Es más, si nos atenemos a declaraciones de Tom Seavor, miembro de Rare en la época en la que se desarrollaron ambos juegos y creador original de Conker, es más fácil ver ambas IP de vuelta en Nintendo y que los de Kyoto hagan algo con ellas antes que Microsoft se decida a ello. Seavor se basa en la recepción de Banjo Kazooie en Super Smash Bros Ultimate, realmente entusiasta por parte de los fans de Nintendo para opinar de esta manera, y llega a decir que de hecho “es inevitable”. Además, Rare ya está trabajando en otro juego aparte de Sea of Thieves, Everwild, en el que están enfrascados varios miembros del desarrollo de… Conker.

Kameo: Elements of Power

¿Otra vez Rare? Sí, así de prolífico fue este estudio para Xbox, y ahora toca hablar de este título que fue juego de lanzamiento en Xbox 360, del cual han llegado a hablar en alguna ocasión dentro del estudio como un error, en la medida en la cual era un juego protagonizado por un hada para un público al que le apasionaban los shooters. Sea como fuere, el caso es que Kameo: Elements of Power gustó, y mucho, debido a la peculiaridad de su protagonista, que daba nombre al videojuego: la capacidad de convertirse en tres criaturas con diferentes habilidades, todas ellas realmente peculiares: una planta carnívora boxeadora, un armadillo y un yeti, a los que se unirán otros siete a medida que transcurre esta curiosa aventura de acción, plataformas, puzles… y mejora de criaturas.

Curiosamente, y según pudimos saber gracias a los documentales incluidos en el recopilatorio Rare Replay -donde también se encuentra el videojuego-, llegó a estar en desarrollo un Kameo 2, con un tono mucho más oscuro y un cambio de imagen radical tanto para su protagonista como para los enemigos. Finalmente, y por desgracia, este proyecto fue cancelado, y tal vez con él cualquier esperanza de ver alguna vez una nueva entrega de uno de los juegos más diferentes desarrollados alguna vez por Rare. Con esto, es posible que en el futuro y ya mencionado Everwild veamos algo de lo que hizo grande al estudio hace ya más de una década, pero hemos hablado de tres IP que, por desgracia, es harto complicado que veamos de nuevo en alguna ocasión.

Enslaved: Odyssey to the West

El currículum de Ninja Theory, ahora en propiedad de Microsoft, cuenta principalmente con dos títulos de esos considerados de culto, es decir: jugados por poca gente, pero muy queridos. Hablamos de Heavenly Sword y de Enslaved: Odyssey to the West, siendo el primero de ellos imposible de ver en una consola Xbox al ser una IP propiedad de Sony, ya que fue además juego de lanzamiento de PlayStation 3. Enslaved por su parte fue un juego con una muy buena recepción para quienes lo disfrutaron, viviendo la aventura de Trip y Monkey -interpretado por Andy Serkis (Gollum)-, a quien controlaba el jugador y el cual era capaz de llevar a cabo multitud de acciones entre las cuales está también la lucha, y las cuales podían ser mejoradas gracias a algunas esferas repartidas por el escenario. Sin embargo fue su apartado artístico y su historia lo que terminó de seducir al público.

La recepción de crítica y público de Bleeding Edge, el multijugador recientemente desarrollado por Ninja Theory y presente en el catálogo de Xbox Game Pass, ha dejado claro que lo que realmente se le da bien al estudio británico es contar historias, los juegos para un jugador. Ha quedado patente con los juegos ya mencionados y con Hellblade: Senua´s Sacrifice cuya secuela será exclusiva de Microsoft, y en la cual ya están trabajando para lanzar en Xbox Series X. ¿Por qué no pennsar en un regreso a Enslaved? El potencial de esta licencia junto con un hardware sin las limitaciones de Xbox 360 da para pensar en un gran resultado y en una aventura de las que esas que hay que mencionar cuando se habla de los mejores exclusivos de una plataforma.



« Especial »