Banner de aplicaciones

Local Monterrey


Retira Monterrey cableado

Retira Monterrey cableado
Cables.

Publicación:15-09-2022
++--

Un total de 300 kilómetros de cable en desuso ha sido retirado en lo que va de la actual administración el municipio de Monterrey.

Un total de 300 kilómetros de cable en desuso ha sido retirado en lo que va de la actual administración el municipio de Monterrey.

José Santos Valdés, secretario de Servicios Públicos Municipal Regio detalló que en los operativos “Ahora Vamos Juntos” se convoca a las empresas cableras, y desde agosto todos los jueves se visita una colonia para retirar los cables que no se utilizan.  

“En el municipio de Monterrey tenemos varias acciones o programas para ir quitando el cable aéreo que no está en uso. Tenemos intervenciones de colonias, citamos a empresas cableras a que nos ayuden a retirar el cable, y a concentrar en una solo línea todos los cables sueltos”, explicó el funcionario.

Detalló que las acciones del municipio para disminuir el cableado aéreo se están realizando en tres etapas.

“Primero los operativos de limpieza, que realizamos todos los jueves; el segundo es, por cada permiso que le damos a una cablera de tendido aéreo les estamos solicitando que nos retiren el doble de la distancia, es decir, si ellos van a instalar un kilómetro de cable les pedimos que ese lo quiten ellos y un kilómetro adicional”.

“El tercer punto es comenzar en algunas zonas con el soterramiento de cableado”, expuso el funcionario estatal

Además, resaltó que estás acciones se realizan mientras el Cabildo regiomontano trabaja en el nuevo “Reglamento para el Mejoramiento del Entorno Urbano en el Uso, Construcción, Instalación, Ampliación, Retiro y Modificación de Infraestructura de Telecomunicaciones, y/o Radiodifusión y/o Suministro de Electricidad”.

Entre las colonias beneficiadas con estos operativos se encuentran Vista Hermosa, Real de Cumbres, Mitras Centro y Obispado, sumado a las 51 colonias intervenidas durante el operativo “Ahora Vamos Juntos

(JMD)




« El Porvenir/Jorge Maldonado Díaz »