Local Estado


Refrenda Samuel su compromiso con Luis Donaldo Colosio

Refrenda Samuel su compromiso con Luis Donaldo Colosio
NL.

Publicación:26-11-2021
++--

Samuel García Sepúlveda refrendó su compromiso con Monterrey y el resto de los municipios, quienes recibirán hasta un 20 por ciento más de presupuesto.

Al afirmar que ya no existen colores, el gobernador Samuel García Sepúlveda refrendó su compromiso con Monterrey y el resto de los municipios, quienes recibirán hasta un 20 por ciento más de presupuesto.

Durante su mensaje en la entrega de escrituras, en Palacio Municipal, el mandatario estatal ofreció su apoyo al alcalde Luis Donaldo Colosio para potencializar al municipio.

"Aquí hago un compromiso frente a Luis: todo lo que Luis ocupe para darle una chaineada a Monterrey: compadre, estoy a tus órdenes... que sea la mejor ciudad de México, sin escatimar. Así de claro", subrayó.

"Viene un gran presupuesto, tan solo aquí a mi compadre Luis le va a llegar un bien presupuesto...a los alcaldes de Nuevo León estimamos que les va a llegar entre un 17 y 20 por ciento más dinero, que se debe ver en sus banquetas, en sus calles y su policía".

"Que se vea en La Alianza, ahí en el Pozo, que se vea que renace, que hay oportunidades, que la gente puede salir adelante, que los jóvenes estudian, que hay chamba", puntualizó.

Sentido en el que también aseguró a los diputados que el Palacio de Gobierno está abierto y a sus órdenes para todo lo que necesiten.

En su administración, dijo, ya no habrá pelitos entre el gobernador y alcaldes.

"Tenían 20 años peleados (Gobernador y Alcalde) porque eran de distintos partidos".

"Ahí tienen el caso de Maderito y Nati, y de Margarita con Rodrigo Medina, ¿No sé si se acuerden que iban y les hacían huelga al Gobernador porque no les daba la lana que les tocaba?".

"Y fue el mismo caso del alcalde de Monterrey y El Bronco, estaban peleados porque El Bronco decía que vomitaba al PRI, y puras zonceras...Si a Monterrey le va bien, le va bien a Nuevo León, hay que jalar juntos"




« El Porvenir / Consuelo López »