Local Estado


Liquida NL su deuda a corto plazo

Liquida NL su deuda a corto plazo


Publicación:08-07-2021
++--

Carlos Garza Ibarra, Secretario de Finanzas y Tesorero General del Estado, se deja libre de pagos pendientes por este concepto al próximo gobierno.

Previo al cierre de administración, Nuevo León liquidó su deuda a corto plazo con instituciones bancarias, ascendente a 4 mil 267 millones de pesos.

Con ello, resaltó Carlos Garza Ibarra, Secretario de Finanzas y Tesorero General del Estado, se deja libre de pagos pendientes por este concepto al próximo gobierno.

La sostenibilidad de las finanzas, destacó,  permitió cumplir sin contratiempos con esta obligación legal.

"La cobertura de estos saldos fue posible gracias a la disciplina aplicada en el manejo presupuestal del Gobierno Estatal y a la comprensión de las diversas entidades y organismos, que han debido ajustarse a las condiciones financieras del estado y del país".

"Obviamente los gastos se incrementaron por la reconversión hospitalaria, el equipamiento de nuevos hospitales y la compra de pruebas, entre muchos otros gastos, al tiempo que se redujeron drásticamente los ingresos por recaudación.

"Muchos sectores, como la industria del entretenimiento, dejaron de operar, y otros redujeron su actividad, como el turismo; se otorgó la exención del Impuesto sobre Nóminas a pequeñas y medianas empresas, y se entregaron apoyos a otras, con el fin de mantener los empleos de mucha gente", comentó Garza Ibarra.

Contrario a esto, recordó,  la presente administración recibió adeudos de corto plazo por más de 2 mil millones de pesos y a esta cantidad, se sumaron financiamientos por 2 mil 034 millones de pesos que el Gobierno Estatal debió contratar para atender las necesidades de la población con motivo de contingencia ocasionada por la pandemia de COVID-19.

El pasado mes de junio, se pagó la parte final de los financiamientos a corto plazo contratados con los bancos Scotiabank, Multiva, Banorte, BBVA, HSBC y BansI, por 754 millones de pesos.(CLG)




« El Porvenir / Consuelo López »