Local Estado


Alertan sobre sustancia Bisfenol A presente en los tickets de compra


Publicación:16-01-2020
++--

Alertan sobre sustancia Bisfenol A presente en los tickets de compra

Monterrey, N.L.-A fin de poder hacer conciencia sobre un mal medico silencioso, autoridades médicas locales alertan sobre el uso y presencia de Bisfenol A, cual es un peligro latente en los tickets de compra y varios productos.
Y es que durante su vida la población se expone a todo tipo de riesgos, inclusive algunos pueden estar presentes entre las más insignificantes cosas, un ejemplo de ello son los tickets de compra.
Ya que aunque no parezca que solo es un papel con tinta impresa que no puede causar ningún daño, podría ser todo lo contrario pues estos contienen un material llamado bisfenol A que puede dañar la salud.
Dicho ello un estudio reciente de la Universidad de Granada (UGR) titulado "Determination of bisphenol A and bisphenol S concentrations and assessment of estrogen- and anti-androgen-like activities in thermal paper receipts from Brazil, France, and Spain" se señala que el bisfenol A es un químico de alto volumen de producción con propiedades disruptivas endocrinas comúnmente utilizadas como revelador de color en papel térmico.
A lo que esta sustancia es causante de enfermedades, malformaciones genitourinarias, infertilidad y hasta cáncer en órganos relacionados con funciones hormonales, por lo que la población, está expuesta a un riesgo con el uso de los tickets de compra.
En este tema el médico internista y neumólogo, Jesús Horacio González, señaló que desde hace mucho se tiene el estudio en varios países, y se habla sobre que el bisfenol A se ve asociado muchas veces a problemas de tipo hormonal, sobre todo hormonas androgénicas, las hormonas en el hombre, o con la poca cantidad que tenga de hormonas androgénicas una mujer.
"Son productos, químicos que funcionan térmicamente, en las impresiones de los tickets, el bisfenol A es uno de los que reaccionan térmicamente y hace la impresión del ticket", apuntó el médico internista.
Además de ello el galeno expresó que si hubiera un daño pudiera darse en quienes están expuestos constantemente a este tipo de papel, sin embargo dijo aún falta un estudio que demuestre el verdadero daño.
"Nosotros vamos y compramos algo, y muchos ni revisan el ticket pero hay gente que revisa todo su contenido, entonces el tema es que la relación que han encontrado en el bisfenol es que si puede producir algunos cambios hormonales prácticamente, pero no hay quien lo tenga demostrado.
"A lo mejor hay gente que está en empresas donde revisan tickets todos los días, la cosa es que ahorita no se le puede echar la culpa con una evidencia clara porque el tema es los grados de evidencia, lo importante es la evidencia de estudios que se hayan hecho para demostrar que el bisfenol produce cambios hormonales y de qué grado y en qué tipo de gente, pero todo está relacionado con la dosis de exposición", señaló el médico internista.
Pues dijo que si bien las personas pueden tener contacto con los tickets al momento de la compra pero solo es por un momento, sin embargo puede haber gente que en su trabajo y actividad ocupacional esté expuesta a ellos todo el tiempo.
"Si la inquietud es porque en tal empresa se manipula este papel que contiene bisfenol A y que tiene tantos años de estarse usando hay que ver qué tipo de ticket está empleando cada empresa y la seriedad que le estén dando a atender este problema", comentó.
OTROS MALES
Es de subrayar que la prohibición de la sustancia tóxica bisfenol en la fabricación de envases de alimentos en México.
Y es que el bisfenol A, usualmente abreviado como BPA, es un producto químico utilizado muy comúnmente para hacer el plástico llamado policarbonato, de ahí que lo encontremos en diversos productos de uso cotidiano como envases de alimentos reciclables, recipientes y botellas de plástico, biberones, vajillas de plástico, en el recubrimiento de las latas de conserva de alimentos, entre otros usos. Diversos estudios han demostrado su efecto como un disruptor endócrino.
“En los últimos años, los disruptores endócrinos están siendo objeto de una atención creciente para determinar sus implicaciones en distintas enfermedades, especialmente relacionadas con problemas de diabetes, obesidad, infertilidad, cáncer de mama o de próstata, problemas cardiovasculares, alteraciones en el desarrollo neurológico y trastornos del comportamiento”.
Además de que varias organizaciones como la ONU, OMS y la UNEP ( Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente, por sus siglas en inglés) así como diversas universidades y centros de investigación en México y en otros países han demostrado la toxicidad del bisfenol. Razón por la cual, desde hace algunos años varios países han prohibido su uso en la industria alimentaria, algo que no ha ocurrido en México. En el 2010 Canadá y Costa Rica prohibieron la venta de biberones con bisfenol, desde el 2012 Argentina, Colombia y Francia prohiben la fabricación de recipientes con bisfenol que tengan contacto con alimentos.
“En aras de proteger la salud de los mexicanos convoco a las autoridades correspondientes a que prohiban la fabricación de envases de alimentos con bisfenol”.
“Es posible que ya hayas oído hablar del bisfenol A o BPA. Es el nuevo compuesto químico de uso cotidiano en duda y que, como le pasó a los bifenilos policlorados (más conocido como PCB), tiene a los expertos en salud pública estudiando sus propiedades en detalle. Los Gobiernos de distintos puntos del planeta han analizado sus efectos desde hace décadas, y desde que en 2004 el Centro de Control de Enfermedades de Estados Unidos encontrarse restos del producto en la orina humana se han limitado lo máximo posible sus cantidades, retirado diversos productos y llamado al principio de precaución”.
Es decir: que se sepa, los niveles de BPA a los que estamos expuestos no suponen un motivo de alarma para la seguridad de salud pública. Todo dependerá de si en el futuro el bisfenol A, que sabemos que está muy presente en los productos de nuestro día a día y que acaba desprendiéndose de sus recipientes y entrando a nuestro cuerpo, va a tener un umbral de seguridad más bajo que el que se maneja actualmente.
Eso sí, mientras el compuesto sigue en entredicho y en un baile de prohibiciones, los consumidores estamos en constante exposición a productos con BPA. Sólo en 2015 se calcula que se fabricaron cuatro millones de toneladas de este plástico de policarbonato, lo que lo convierte en uno de los productos químicos más extendidos en el mundo. Por si te interesa controlar su presencia, aquí va una pequeña lista de todos esos objetos cotidianos en los que podrías

 

 


 

 







 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 




 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 






 

 

 

 






 








 

 

 




 

 

 



« Redacción »