Legal General


Combina su labor en derecho con los bienes raíces

Combina su labor en derecho con los bienes raíces


Publicación:16-02-2020
++--

Su pasión por el derecho le nació, y se puede decir en gran medida a las relaciones públicas que siempre lo han caracterizado

Inquieto y proactivo, son dos aspectos característicos de nuestro entrevistado David Jaime Villarreal Barajas, un jurista que a lo largo de su vida a combinado la  abogacía con las bienes y raíces,  además de ofrecer asesorías legales a sus clientes y hasta ser funcionario público.

Villarreal Barajas es  uno de los hijos del matrimonio de José Nicolás Villarreal González, y Guillermina Barajas Aranda, siendo su padre de El Cármen Nuevo León y su madre de León, Guanajuato, adoptó de ellos  grandes aspectos, como  la responsabilidad, la ética y el movimiento, jamás estar quieto, y gozar así de “hambre de éxito”.

Su pasión  por el derecho le nació, y se puede decir en gran medida a las relaciones públicas que siempre lo han caracterizado, pues deportista ejemplar, becado inclusive por jugar fútbol americano, muchas puertas se le iban abriendo.

Él cuenta con estudios de Derecho por la Universidad Regiomontana,  pero se graduó de la UANL, precisamente por esta inquietud natural, de ir de un punto a otro, adquiriendo cada vez más experiencias.

Como profesional del derecho lo ha llevado a tener un desenvolviendo profesional en muchos giros, ya fuese en el derecho notarial, en litigio con crateras vencidas, y hasta “brincar “ a la función pública, laborando así en Ciudades como Guadalupe, Monterrey, Apodaca, donde en diversos cargos ha dejado su sello impreso.

A lo largo de su vida y por cuestiones del destino llegó a concretar también una pasión muy fuerte para él, e incursionó en el mundo de los bienes y raíces.

Esta parte de su vida arrancó con la oportunidad y la necesidad combinada, pues se conjugó  el tener dinero y poder adquirir un terreno y pie de casa, de ahí lo remodeló,  lo mejoró y lo vendió.

Posterior a ello, así se fue haciendo de casitas y bienes inmuebles, algo deteriorados, donde le daba su “manita de gato”, le inyectaba recursos, tiempo, dinero y amor y  a venderlas, logrado así  hacerse de clientes, esto sin jamás dejar el derecho.

David Jaime Villarreal Barajas cuenta además con una pequeña compañía de ventas de materiales para la construcción en Guanajuato,  una responsabilidad adicional a las ya adquiridas a lo largo de sus carrera, por lo que este hombre que naciera un  21 de mayo de 1969, llegó a este mundo von estrella laboral.

“Yo soy egresado de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la UANL…..mitad de la carrera la estudié en la Universidad Regiomontana, posteriormente me cambié a la UANL y desde siempre he trabajado, estando estudiando trabajé en un banco en el área jurídico en el área de contratos, en aquel entones trabajé en Banca Serfin, estábamos en el jurídico, estaba en Padre Mier y Juárez, ahí en las torres gemelas en el sexto piso. Me contrataron y estaba en el área de contratos. Había el área de fiduciario y el área de contencioso y contratos, entonces tenía mucha relación con lo que eran las dependencias de gobierno como el registro público, el catastro y notarios”.

“Nosotros revisábamos los contratos de crédito que la institución le hacía a los acreditados a las personas que iban y pedían un prestamos, un crédito y que tenía que elevarse a escritura pública, entonces eso conllevaba el contratar un notario y que se inscribieran debidamente en el registro público para su validez”.

“Ahí nos quedamos, serían, unos  dos o tres años, posterior en virtud en mi relación con muchos notarios después de ahí trabajé primero en la Notaria 72 del Licenciado Ávila y luego me fui a la notaria 105, en cada una duraba un año aproximadamente y después me fui por ultimo a la Notaria 48 del Licenciado Rodolfo Villareal”.

“De hecho todavía trabajando en la notaria recibo una invitación para incorporarme a una empresa a una cementera de la localidad (CEMEX)  y me hicieron entrevista y lleve todo lo solicitado y me contratan. Me mandan a la ciudad de León y me encargo de una zona estratégica del Bajío y Occidente, ciertos estados estábamos coordinados por el jefe de aquel entonces que estaba en Guadalajara, y nosotros le rendíamos a él y nosotros traíamos los temas jurídicos principalmente de cobranza, en ese inter trataba yo mucho con los  que le debían a las cementeras y concretara para la que trabajaba y principalmente eran constructores ingenieros arquitectos y todos aquellos que pedían producto y no lo pagaban, entonces teníamos que hacer maravillas porque la gente de ventas con tal de hacer una venta pues no soportaban bien esos actos de comercio y a veces con un contra recibo andaba uno tratando de cobrar. En fin, fue una bonita experiencia”.

Esta etapa de su vida fue de mucho viaje y aprender el negocio,  pues veía los aspectos legales del  Estado de Guanajuato, Aguascalientes, una parte de Querétaro, una parte de Zacatecas, Michoacán y una parte de Jalisco.

Dicho ello era demasiado trabajo y a veces tenia que apoyarse con abogados externos, pero prácticamente el trabajo era de cobranza.

De ahí parte a la función pública en Nuevo León por un gran amigo, quien sin decirle algo al respecto lo nombrara miembro del equipo de trabajo de Alcalde electo albiazul de Guadalupe Rogelio Benavides, lo cual aun estando en CEMEX, temía generar un conflicto, pues ni sabía, menos habría notificado a la empresa.

En aquel entonces su jefe directo, Waldo Fernández, le mandó llamar y le asustó, diciéndole que lo demandaban en la empresa para tratar un tema algo álgido.

“Fui funcionario en varias administraciones municipales nada más, nunca he trabajado en la Federación ni en el Estado, en una ocasión en un verano vine aquí a la ciudad de Monterrey cuando trabajaba en ese entonces en Guadalajara y vine un fin de semana con mis papas a visitarlos y me encuentro un amigo y en ese entonces acababan de ser las elecciones en Guadalupe y el papa de este amigo de nombre Rogelio Benavides que en paz descanse pues ganó las elecciones constitucionales en el municipio de Guadalupe, me invita a trabajar y le digo que yo estaba bien en la empresa en la que trabajaba de cementos mexicanos y bueno pues yo les dije que no me interesaba y que estaba a gusto trabajando en la empresa y al paso de los días recibo una llamada de mi jefe en la ciudad de Monterrey y me dice que me presente el día de mañana. Me presento y pensaba que había un problema, me siento en su escritorio y me avienta el periódico del día anterior y por cuestiones de suerte o no sé porque, yo siempre leía el periódico del norte porque llegaba a la empresa y me enteraba de todo lo que sucedía por acá y el del día anterior no lo había leído yo y al día siguiente me mandan citar y al día siguiente en mi sorpresa me sienta quien era el director quien inclusive todavía esta como director el Licenciado Arturo, y muy molesto me dice “¿qué significa esto?”  En la primera plana decía que da a conocer Rogelio Benavides nuevo equipo de trabajo, y pues ahí venia yo, ahí venia mi nombre: “David Jaime Villarreal Barajas” como Director Del ayuntamiento y me pregunta “qué significaba eso”. Muy serio el con su mirada pues yo le explico hasta que suelta la carcajada y solo me pide que le explique, y me dice “adelante, varias veces me habías pedido tu cambio para estar cerca de tus papas, pero no había la oportunidad y pues te doy la oportunidad si es tu decisión” y no lo pensé dos veces”.

Así  el jurista se integra en la función, en ese entonces tenía 28 años y estaba muy joven para la responsabilidad que tenía.

Ahí terminé la administración y yo le rendía  al Secretario de Ayuntamiento Heriberto García.

Esta fue una bonita experiencia de aprendizajes pues era  algo nuevo y en base a sus conocimientos y experiencia que trae uno de la vida y la escuela pues me ayudo a sacar adelante todas las problemáticas.

“En ese entonces estaba el PAN, estaba Chema. Vino y ese mismo día que entrego Guadalupe vino y tomo Monterrey. De ahí estaba como alcalde y me invitan a trabajar en la policía de Monterrey y estaba como alcalde Felipe Jesús Cantú.

“Luego en mi carrera me otorgan la dirección de prevención y reclusorios. Inicio la secretaria el ingeniero José Martin Doria Mata y posteriormente él se fue al estado estando Canales, lo invitan a trabajar en seguridad pública, era el director de seguridad pública del estado y haciende Amador medina como secretario y yo estaba como director de prevención y reclusorios y había otro director operativo y otro administrativo”.

“Y ahí termina también la administración y le entrego yo al licenciado francisco Cienfuegos la dirección de prevención de reclusorios”.

Dicho ello luego las elecciones constitucionales las había ganado el licenciado Ricardo Canavati y entra como secretario de servicios públicos a Rafael Zarazúa y  le  invita a trabajar como director administrativo, lo que implicó  cambiar de un partido al otro y de una posición muy diferente de una dirección en la policía a una dirección administrativa.

“Me cayó bien el trabajo y ahí estuvimos los 3 años y posteriormente al terminar esa administración, ese encargo, me dedico ya por mi cuenta a incursionar en el mundo de la construcción sin saber absolutamente nada pero bueno la escuela de la vida y las experiencias y enseñanzas que adquirí en la universidad y luego en los diferentes trabajos que tuve me dieron la facilidad de conocer mucha gente de la que me apoye e inicie construyendo una casita y otra y ahí me fui y luego me hice mediano o pequeño empresario en el mundo de la construcción y compraba y vendía propiedades en mal estado y les daba una reparadita. También compre terrenos que traían algún problemita legal, los arreglaba y los vendía y a eso me dedique fácil unos seis años”.

“Posteriormente, en la tercera administración de Don Raymundo Flores Elizondo me invitan a trabajar ahí el licenciado Andrés Cantú que me invita a trabajar en la dirección jurídica de desarrollo urbano y ahí estuve los tres años y ya posteriormente termino mi cargo y me invita a trabajar el licenciado Waldo Fernández, compañero mío, y a actualmente trabajo en un despacho de él”.

Para Villarreal Barajas el derecho le abrió muchas puertas, pues le dio facilidad de palabra, contactos y conocimientos en lo general.

“Yo creo que ha sido de mucha utilidad, si no hubiera tenido esa carrera me hubieran sido más difícil las cosas ya que la carrera de la abogacía te abre el panorama de como pensar y cómo actuar por los conocimientos que uno adquiere y eso de hace ser más aventado en los negocios porque sabe uno los alcances que uno tiene”.

“No en todas he ganado, también me ha tocado perder, pero básicamente ese ha sido mi trabajo. Pues me considero un empresario pero que me dedico prácticamente a todo y si me dicen te vendo estos fierros les echó un vistazo y los acomodo, así como con la construcción”.

Es así como hasta hace aproximadamente tres años puse un negocio de materiales el cual todavía tiene en la ciudad de León, Guanajuato,  y eso le  hace estar activo en el medio del comercio y la construcción, por lo que  constantemente  viaja para supervisar, aunque tiene ahí  gente de confianza.

 

Nombre.- David Jaime Villarreal Barajas

Fecha de Nacimiento.- 21 de mayo de 1969

Padres.-  José Nicolás Villarreal González, y Guillermina Barajas Aranda

Hermanos.- José Eduardo, (+) Arturo, Juan Carlos  y Guillermina.

-Es egresado de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la UANL y estudió mitad de la carrera en la Universidad Regiomontana.



« »