Justicia Accidentes Viales


Pierde la vida en estrellamiento

Pierde la vida en estrellamiento
Lugar de los hechos.

Publicación:26-06-2022
++--

Hasta el momento el ahora occiso no ha sido identificado, debido a que no portaba alguna documentación entre sus pertenencias.

Un hombre perdió la vida y un acompañante terminó con lesiones de consideración, al estrellar su automóvil contra un muro de contención en la carretera Periférico Castillo -Montemorelos.

Las autoridades mencionaron que, todo parece indicar que el tripulante del automóvil se quedó dormido sobre el volante y esto provocó el percance vial.

El percance se presentó la madrugada de ayer domingo en el Periférico, en el tramo El Castillo- Montemorelos en el kilómetro 93, a la altura del Rancho el Texano.

Hasta el momento el ahora occiso no ha sido identificado, debido a que no portaba alguna documentación entre sus pertenencias.

Tampoco fue posible obtener el nombre del herido, ya que fue llevado inconsciente a una clínica para ser atendido.

Al momento del accidente vial, los dos hombres viajaban en un automóvil Volkswagen Bora, unidad que terminó destrozada.

Presuntamente el hombre que conducía el vehículo sedán, perdió el control y terminó por impactarse contra un muro de contención.

Debido al fuerte impacto, los dos ocupantes del Volkswagen terminaron prensados en el interior del vehículo.

Los hechos ocasionaron la rápida movilización de los puestos de socorro, quienes llegaron al lugar del accidente.

Explicaron que desafortunadamente al revisar al conductor se percataron que ya estaba sin vida.

Mientras que su acompañante estaba desmayado, pero aún respiraba.

Después de brindarle los primeros auxilios al afectado, procedieron a rescataron de entre los hierros retorcidos.

Y de inmediato fue trasladado hacia un hospital de Cadereyta, en donde intentan salvarle la vida.

Al lugar acudieron elementos de Tránsito Municipal, así como Servicios Periciales para empezar con las indagatorias correspondientes y deslindar responsabilidades.




« El Porvenir »