Banner de aplicaciones

Justicia Muertes


Muere guardia arrollado en Monterrey

Muere guardia arrollado en Monterrey


Publicación:21-04-2021
++--

El ahora occiso fue identificado como Carlos Méndez Hernández, de 54 años de edad, con domicilio en Monterrey.

Monterrey N.L.- Un guardia de seguridad de las oficinas de la CFE ubicadas en la colonia la Escondida, perdió l vida al ser arrollado cuando salía de laborar en este sector de Monterrey.

El automovilista responsable, aseguro que el uniformados salió corriendo e intento cruzar la calle sin precaución, por lo cual, no pudo esquivarlo.

Protección Civil de Monterrey, informó que los hechos se registraron a las 6:00 horas de este miércoles, en la Avenida Pablo González Garza entre Felipe de Jesús Benavides y Oscar Wilde afuera de unas oficinas de la CFE.

El ahora occiso fue identificado como Carlos Méndez Hernández, de 54 años de edad, con domicilio en Monterrey.

Mientras que el conductor responsable se identificó como Mentor Juan Tijerina Salinas, de 35 años de edad.

Al momento de los hechos, este se desplazaba a bordo de un automóvil Ford Focus, color gris con placas de Nuevo León.

Mencionaron que al momento del accidente, el guardia acaba de despedirse de sus compañeros al terminar su turno.

Indicaron que llevaba mucha prisa, pues tenía que llegar a su casa temprano, pues iba a realizar diversos pagos.

Desafortunadamente, al intentar cruzar la avenida Fleteros, no se percató que venía un vehículo sedan a toda velocidad, cuyo conductor no alcanzó a frenar.

El cuerpo salió proyectado a unos 10 metros y quedó tendido en el pavimento.

Los hechos ocasionaron la movilización de los puestos de socorro, pero cuando llegaron al lugar, esta persona, estaba ya sin vida.

Los brigadistas mencionaron que el hombre que resultó con lesiones en el tórax, que le provocaron la muerte en forma instantánea.

El conductor dijo ante las autoridades, que en ese momento acudía a trabajar cuando ocurrió el accidente, quedando a disposición de las autoridades viales.



« El Porvenir / Sergio Castillo »