Justicia Agresiones


Detienen a hondureño por causar daños en casa

Detienen a hondureño por causar daños en casa


Publicación:21-02-2021
++--

El arrestado se molestó porque le decían que se fuera del lugar.

Un hondureño fue detenido por oficiales de la Secretaría de Seguridad Pública y Vialidad de Monterrey, luego de que quebrara el cristal del acceso de un domicilio, molesto porque le pidieron se retirara del lugar, en la colonia Chepevera.

La detención de Cristian Ernesto L., de 23 años de edad, se registró aproximadamente a las 21:30 horas de ayer, en el cruce de la calle Daniel Zambrano y la Avenida Simón Bolívar.

Los efectivos de la policía de Monterrey realizaban labores de prevención y vigilancia por el sector, momento en que observaron que un hombre le daba varias patadas la ventana que se encuentra en el acceso de un domicilio, por lo que se procedió a su detención.

El presunto, que se encontraba en aparente estado de ebriedad, dañó la ventana presuntamente porque tiene problemas con los moradores de esa casa, ya que lo retiraban del lugar constantemente.

Ante la denuncia de los propietarios se procedió con la detención del agresor por los daños ocasionados en la vivienda.

 El detenido fue trasladado en una patrulla a las instalaciones de la Secretaría de Seguridad Pública y Vialidad de Monterrey, en donde quedó a disposición del Ministerio Público en turno, quien resolverá su situación jurídica en las próximas horas.

Más a tarde el afectado acudió con las autoridades correspondientes para ratificar la denuncia contra el ahora detenido.

El motivo de las diferencias entre el presunto y el denunciante no se estableció en el lugar, el detenido únicamente señaló que constantemente le dicen que se vaya.

Molesto por ser retirado de nueva cuenta, es que el presunto decide ocasionar los daños en la vivienda, ente lo cual es denunciado a las autoridades.

Las autoridades además verificarán si el ahora detenido tiene estancia legal en el país, o se daría aviso al Instituto Nacional de Migración.



« El Porvenir / Gilberto López Betancourt »