Justicia Muertes


Dejan cadáver en Cadereyta

Dejan cadáver en Cadereyta
Lugar de los hechos.

Publicación:22-10-2021
++--

El cadáver de una persona envuelta una cobija, fue encontrado la tarde de ayer en una brecha a unos metros del kilómetro.

El cadáver de una persona envuelta en una cobija fue encontrado la tarde de ayer en una brecha a unos metros del kilómetro 10 de la Carretera a San Mateo, municipio de Cadereyta Jiménez.

Aunque se presume que es una mujer la occisa, las autoridades no han descartado que pueda ser un hombre el fallecido.

Alrededor de las 12:30 horas se hizo el reporte de los hechos, y arribaron elementos de la policía municipal, que confirmaron la persona sin vida en la brecha, muy cerca de la carretera a San Mateo.

El cuerpo, se estableció, estaba envuelto en una cobija, y se presume que lo dejaron en horas de la madrugada de ayer viernes.

La policía, tras infirmar los hechos, procedieron a cerrar la carretera, más tarde arribaron elementos de Fuerza Civil, así como de la Agencia Estatal de Investigaciones, además de los municipales.

El personal del Instituto de Criminalística y Servicios Periciales de la Fiscalía General de Justicia de Nuevo León, revisó el cadáver, sin que pudiera confirmarse en ese momento si presentaba alguna herida de arma de fuego o blanca.

Más tarde y tras darse fe del occiso por parte del Agente del Ministerio Público en turno, trasladaron el cuerpo en la Unidad del Servicio Médico Forense al Anfiteatro del Hospital Universitario para la autopsia correspondiente, con la que se determinarán las causas del fallecimiento.

Algunos automovilistas que pasaron por la zona de los hechos, son los que se percataron de la persona sin vida y dieron aviso a las autoridades.

Las autoridades esperan que, por medio de las características del cadáver, puedan identificarlo en las próximas horas.

El personal de Servicios Periciales revisó además la zona de los hechos, en busca de algún indicio que hayan dejado los presuntos tras haber dejado el cuerpo en la brecha.




« El Porvenir »