Justicia Agresiones


Catean casa donde fue agredido bebé

Catean casa donde fue agredido bebé
Lugar de los hechos.

Publicación:18-05-2021
++--

Los peritos encontraron en el interior residuos de mariguana y rastros de que el infante fue golpeado contra una de las paredes de la propiedad.

La casa, habilitada como tienda de abarrotes donde fue golpeado un bebé de 10 meses, cuyas graves heridas lo mantienen internado en el Hospital Materno Infantil, fue cateada ayer por la Policía Ministerial, en Zuazua.

Los peritos encontraron en el interior residuos de mariguana y rastros de que el infante fue golpeado contra una de las paredes de la propiedad.

Los médicos que atienden al infante temen por su vida, pues sufrió fractura de cráneo y se encuentra en estado de coma.

La Fiscalía General de Justicia del Estado, informó que en las próximas horas se resolverá la situación jurídica de sus padres.

Para lo que un Juez de Control ordenó que se adjunten evidencias de la presunta agresión, y fue necesario allanar la vivienda donde se cometió la agresión.

Los presuntos responsables fueron identificados como, Manuel, de 22 años de edad, y Lizbeth, de 19 años, quienes se encuentran detenidos.

Mientras que la víctima es el pequeño de apenas diez meses de nacido, el cual no se encuentra registrado.

La agresión se registró en pasado lunes, en una casa que funciona como tienda con la razón social de Abarrotes San Roberto, ubicada en calles de la Colonia Valles de Santa Elena, en Zuazua, Nuevo León.

La central de radio de la policía preventiva de dicha localidad, reportó la denuncia de violencia física a un infante de 10 meses de edad, el cual presenta huellas de maltrato.

Mencionaron que fue el personal médico del Hospital Materno Infantil quien pidió la intervención de las autoridades.

Los agentes de la AEI ubicaron a los padres y se procedió a interrogarlos.

Al ser cuestionados por las lesiones de sus hijos, los padres del bebé dijeron a las autoridades que se había caído de una cama.

Pero al caer en contradicciones, estos terminaron por confesar que lo habían golpeado porque no quería dejar de llorar.

Los acusados podrían ser internados en el Penal de Apodaca y el Centro Femenil de Escobedo.




« El Porvenir »