Justicia Más Justicia


Abandonan aeronave siniestrada

Abandonan aeronave siniestrada
Siguen sobre la carretera

Publicación:02-05-2021
++--

Sin línea de acordonamiento y solo cubierto con una lona azul, es como los restos del Koala 109, permanecen en la vía pública

Apodaca, NL.-Aunque, la Dirección General de Aeronáutica Civil, aseguro que estaba investigando el desplome de un helicóptero en el municipio de Apodaca, parte de la aeronave siniestrada, se encuentran abandonados en un tramo de la carretera a Laredo

Sin línea de acordonamiento y solo cubierto con una lona azul, es como los restos del Koala 109, permanecen en la vía pública.

Hasta el momento permanece abierta una carpeta de investigación, para esclarecer el accidente, donde perdió la vida al capitán Francisco Elvira.

El accidente se registró el pasado 23 de abril del año en curso.

Protección Civil del Estado, informó que el accidente se registró a las 13:45 horas de este viernes, en el kilómetro 19 en la Carretera Monterrey-Laredo, en el municipio antes mencionado.

Hasta el momento se desconoce si fue una falla mecánica, lo que provocó el incidente, que ocasionó la caída del helicóptero.

Aunque, no se descarta que haya sido la falta de pericia de la persona que conducía el helicóptero siniestrado.

Indicaron que el estrellamiento se registró en los carriles de norte a sur, por la mencionada vía.

Entre las víctimas se encuentra el capitán Francisco Javier Elvira Domínguez, piloto de la aeronave, quien sería el responsable del accidente.

Al momento del percance aéreo, el ahora occiso maniobraba un helicóptero es un modelo Augusta Koala 109 matrícula N119AA.

Por causas desconocidas, la aeronave se atoro en los cables de alta tensión y termino desplomándose.

A más de una semana del trágico accidente del helicóptero en el que murió un piloto, los restos de la aeronave aún permanecen en el lugar de los hechos.

La cola del helicóptero "Augusta Koala 109" se mantiene sobre la banqueta a la altura del kilómetro 19 de la Carretera a Laredo en dirección al sur, en Apodaca.

Desde el 23 de abril la zona fue acordonada y los restos de la aeronave fueron cubiertos con una lona azul.

En el lugar, siguen las siete veladoras que fueron colocadas en memoria del piloto Francisco Elvira, quien murió en el sitio.

A decir de Protección Civil del Estado, las autoridades de aeronáutica abrieron una investigación para determinar las causas del accidente, sin embargo, las evidencias, incluyendo el motor, aún se mantienen en la zona.

Se desconoce, porque no fueron trasladados al Hangar del Aeropuerto del Norte, para ser analizado por los peritos especializados en desastres aéreos.



« El Porvenir »