Joven TEC


¡Programando el éxito! Estudiante es aceptado en Washington

¡Programando el éxito! Estudiante es aceptado en Washington


Publicación:01-04-2021
++--

Rodrigo Ibarra Liévano es reconocido por su gran trayectoria y es aceptado en una de las mejores universidades en ciencias computacionales.

"Se me dio esta oportunidad, necesito aprovecharla al cien, echarle muchas ganas y espero que esta gran preparación me lleve a una vida profesional exitosa", manifiesta Rodrigo.

Rodrigo Ibarra Liévano, estudiante de sexto semestre del programa multicultural en campus Morelia, fue aceptado en la universidad de Washington para estudiar la carrera de programación.

La universidad de Washington en Seattle es una de las mejores universidades en ciencias computacionales, estando en la sexta posición entre las mejores universidades de Estados Unidos por encima de Harvard y Yale en la misma área y sólo tiene el 2.6% de aceptación para estudiantes internacionales.

"Sinceramente, Washington siempre fue mi primera opción, principalmente porque es una universidad muy buena en ciencias de la computación, además de que Seattle es la sede de Microsoft y algún día me gustaría trabajar ahí", menciona Rodrigo.

Rodrigo comenzó su proceso de aplicación a universidades terminando su cuarto semestre de PrepaTec, realizando de manera autónoma investigaciones de cómo hacer un buen ensayo, qué debe traer una carta de recomendación, entre otras cosas.

De igual manera, Rodrigo comenta que cuando entró a quinto semestre se sentía muy nervioso. Por la pandemia, el SAT Reasoning Test ya no era obligatorio, por lo que la demanda de estudiantes extranjeros subió mucho y el porcentaje de aceptación era muy bajo.

El estudiante multicultural también resalta que sus padres fueron un gran apoyo para él, al igual que sus profesores y tutores que siempre estuvieron dispuestos a ayudarle en su trayectoria.

"Siempre me he considerado una persona "entrona" y que le gusta tomar riesgos. Estaba seguro de que iba a aplicar aunque las oportunidades estuvieran en mi contra, sabía que iba a ser difícil pero no me dio miedo intentarlo", relata Rodrigo.

Rodrigo también había aplicado a otras universidades en el extranjero y después de meses de espera, el pasado 17 de marzo, recibió su primera respuesta por parte de la universidad de Washington, teniendo una reacción positiva.

"Me sentí muy feliz, no me la creía. Llegué a mi casa en la noche y vi el correo con mis resultados, no quería hacerme muchas ilusiones pero me sorprendió y me emocioné mucho cuando vi que había sido aceptado", menciona Rodrigo Ibarra.

Por otro lado, sus profesores y compañeros de generación se alegraron mucho con la noticia y se sintieron muy orgullosos del largo y exitoso desempeño que Rodrigo ha encaminado en PrepaTec.

"El Tec para mi fue la base de todo. En el aspecto académico las matemáticas y escritura me ayudaron mucho al presentar mi examen de admisión. Con el debate pude fortalecer mi perfil académico. Y hablando del programa multicultural, este me dio un aspecto ético en el que pude tener un conocimiento más internacional y diverso", destaca Rodrigo.

Fernando Pantoja, Lizbeth Hernández, José Manuel Álvarez, Agustín Zavala y Juan Salvador Lucas fueron algunos de los maestros que le escribieron cartas de recomendación y Rodrigo resalta su agradecimiento hacia ellos por apoyarlo en su larga trayectoria.

"Me da mucha alegría saber que cada uno de sus profesores puso un "pequeño tabique" en Rodrigo y en cada estudiante que llega a PrepaTec para que ellos solos vayan construyendo su propia casa y que puedan cumplir sus metas", comenta Fernando Pantoja, tutor de generación.

El SAT Reasoning Test es un examen de admisión que utilizan la mayoría de las universidades de Estados Unidos cuyo objetivo es medir la preparación que tiene un alumno de bachillerato respecto a la universidad.

Hoy se cumple un logro más para Rodrigo y su historia apenas comienza a escribirse. Él continúa preparándose para esta nueva etapa que está apunto de empezar teniendo en cuenta el siempre conservar tu esencia y no tener miedo a soñar en grande.



« Especial »