Joven TEC


Plataforma del Tec ayuda a construir mejores ciudades

Plataforma del Tec ayuda a construir mejores ciudades
Lograr el desarrollo pleno en las ciudades saludables

Publicación:16-06-2021
++--

El Observatorio de Ciudades es una iniciativa del Tec que tiene como meta generar y transferir conocimiento para el desarrollo de urbes.

Con la intención de incidir en la planeación y la toma de decisiones que contribuyan a mejorar la calidad de vida urbana de las personas, el Tecnológico de Monterrey -a través de la Escuela de Arquitectura, Arte y Diseño (EAAD)- creó el Observatorio de Ciudades.

"Definimos que el Observatorio debería de ser un espacio para ofrecer información actual y útil para el análisis, medición y evaluación de las ciudades mexicanas", dijo Alfredo Hidalgo, decano de Investigación y Extensión de la EAAD. 

"Nos hemos propuesto como objetivos principales generar y transferir conocimiento e incidir en la toma de decisiones; generaremos evidencia que se reportará periódicamente para la formación de opinión pública con datos y buscaremos incidir en la agenda pública", añadió.

Esta plataforma analiza y compara distintas ciudades, integrando bases de datos existentes y generando información propia, para entender las condiciones en el territorio que determinan la calidad de vida urbana.

El observatorio definió tres enfoques estratégicos para esta labor: ciudades de proximidad (ciudades de 15 minutos); ciudades saludables; y cadenas de abasto.

Así ayuda la proximidad a construir las mejores ciudades para vivir

El primer estudio del Observatorio de Ciudades se enfoca en la idea de proximidad y el concepto de ciudades en 15 minutos.

"Ciudad de proximidad quiere decir que todas tus actividades estén en un rango de 15 minutos de donde vives, que puedas ir -caminando, en bicicleta o transporte público- al trabajo, al súper o llevar a tus hijos a la escuela", explicó Rossana Valdivia, coordinadora ejecutiva del observatorio.

"Un espacio como el observatorio te puede decir qué zonas de la ciudad tienen a más de 15 minutos su satisfactores básicos; entonces, a un gobierno le puedes decir en dónde invertir para mejorar en ese sentido", agregó.

"Ciudad de proximidad quiere decir que todas tus actividades estén en un rango de 15 minutos de donde vives".

Este fue el primero de los enfoques estratégicos que abordó el Observatorio de Ciudades del Tec a través de un estudio que se realizó en 13 urbes mexicanas en el contexto de pandemia, como la Ciudad de México (CDMX), Guadalajara, Querétaro y Monterrey, señaló el decano.

"A través de un algoritmo que reconoce la estructura urbana identificamos la distancia promedio que una persona desde su casa para acceder a servicios básicos; un índice de proximidad permite evaluar la diversidad de usos de una ciudad.

"(En el estudio) hicimos hexágonos en toda la ciudad con distintos colores, así se identifican las zonas que no tienen esa cobertura de 15 minutos. En esos espacios es donde los gobiernos podrían hacer inversiones de equipamiento", explicó Hidalgo.

Valdivia añadió que el desarrollo de ciudades de proximidad puede mejorar la calidad de vida de las personas, pues pasan más tiempo con sus familias o en actividades satisfactorias, además, al concentrarse en un espacio afectan menos al medio ambiente.

Lograr el desarrollo pleno en las ciudades saludables

La coordinadora ejecutiva del Observatorio de Ciudades señala que una ciudad saludable es donde las personas pueden pasar todo su ciclo de vida en el entorno que habitan, pues son urbes más amigables y permiten el desarrollo pleno de sus habitantes.

"Estas ciudades están adecuadas para que las personas puedan tener todas sus actividades del día a día, como escuela, trabajo, una lavandería o un banco, sino también un desarrollo pleno", señaló Valdivia.

"Las ciudades saludables permiten caminar, tienen banquetas seguras y adecuadas, una buena distribución de parques, escuelas, trabajos y espacios de salud, y promueven movilidad no motorizada para que la calidad del aire sea mejor", añadió.

"Hay que buscar que los usos sean mixtos, que haya una mezcla, con lugares para satisfacer tus necesidades y espacios para el empleo".

Según la coordinadora, estas ciudades cuentan con toda la infraestructura que permite a las personas satisfacer todas sus necesidades y encontrar bienestar, como parques, banquetas, mercados, ciclovías, espacios deportivos y culturales, etc.

"Esto tiene que ver mucho con la planeación, porque, por ejemplo, cuándo haces que una zona todo sea residencial, es muy difícil que ahí vaya a haber un mercado, una unidad deportiva o incluso un teatro.

"Desde que se planea (una ciudad) hay que buscar que los usos sean mixtos, que haya una mezcla, con lugares para satisfacer tus necesidades y espacios para el empleo, para que también ahí puedas trabajar", explicó Rossana.

A través de este enfoque, el observatorio puede brindar información a los gobiernos y a quienes toman decisiones para crear ciudades donde las personas puedan tener acceso a esos espacios.

Cumpliendo las necesidades a través de cadenas de abasto

El Observatorio de Ciudades también se ha enfocado en estudiar las cadenas de abasto que ayudan a satisfacer las necesidades de las personas en las ciudades.

La coordinadora señaló que durante la pandemia, algunas de estas cadenas se vieron afectadas por los cierres fronterizos, principalmente las que traen insumos del extranjero, entonces, las ciudades tuvieron que buscar recursos locales.

Señala que una opción es mapear las entradas y salidas de estas cadenas en las ciudades, que representan el abastecimiento de alimentos, ropa, productos y servicios.

"Por ejemplo, lo más básico es la comida. Tú no puedes desvincular dónde se producen los alimentos y cómo llegan a las personas, entonces, lo que se busca cada vez más es cómo regresamos a que las cadenas se hagan más cortas y depender de lo local.

"Así tenemos mucha más conciencia de dónde vienen nuestros alimentos. Así te va a importar más, por ejemplo, si el agua que se usa para su riego no está contaminada. Es entender de dónde viene todo lo que necesitamos para poder llevar una ciudad día a día", señala.

Agrega que estudiar las cadenas de abasto permite reconocer las áreas que hay alrededor de una ciudad, como las zonas agrícolas o industriales.

"(Es ubicar) Las entradas y salidas. Las principales arterias de los centros de distribución, también las universidades que son potenciadoras en el tema de innovación y tecnología. Es potenciar lo local, hay muchas cosas que se pueden hacer", consideró Valdivia.

"Definimos que el observatorio debería de ser un espacio para ofrecer información actual y útil para el análisis, medición y evaluación de las ciudades mexicanas".

El Observatorio de Ciudades cuenta con apoyo de la Fundación FEMSA. Realiza su labor por medio de la colaboración de profesores e investigadores de la EAAD y el C-LAB, plataforma para la mejora de ciudades, así como urbanistas aliados en gobiernos y organizaciones civiles.

"Creemos que las investigaciones y el trabajo de nuestros académicos junto con las organizaciones amigas, socias, los sectores públicos y privados podemos poner a la mano información para tomar mejores decisiones", señaló Roberto Iñiguez, decano nacional de la EAAD.

Dentro de su visión al 2030, el Tecnológico de Monterrey busca ser un catalizador para la transformación de ciudades, impactando de manera positiva en las comunidades y mejorando la vida de los habitantes.

Para conocer el Observatorio de las Ciudades, da click aquí.



« Especial »