Joven TEC


De actor en Disney World a ejecutivo de finanzas

De actor en Disney World a ejecutivo de finanzas
Mi abuelo tocaba puertas y muchas veces se le negaban, pero me decía: Pierdes 10 veces y ganas una", recuerda Carlos

Publicación:28-04-2021
++--

Carlos Monnaco, mexicano que es vicepresidente de finanzas de una de las disqueras cristianas más importantes del mundo, cuenta parte de las claves de su éxito.

Era un trabajo de verano sencillo en Disney World. Carlos había entrado usando sus habilidades adquiridas en las obras del Tec y había ganado un lugar en el casting con un personaje.

Sin embargo, para Carlos más que un trabajo de verano, era una puerta de entrada. Cuando se quitaba su disfraz, iba a hacer networking a las oficinas de Disney en Orlando.

"Me empezaron a dar nombres: el de finanzas, el de recursos humanos, y comencé a mandarles mails e ir a las oficinas a presentarme. Nada más me daban sus tarjetas de presentación".

Un día, ese esfuerzo daría fruto y lo llevaría a obtener un puesto relevante en el grupo para después seguir avanzando por diferentes posiciones en varias empresas hasta hoy.

Ahora, Carlos Monnaco vive en Nashville, ciudad emblemática de la música, y es vicepresidente de finanzas de una de las disqueras más importantes de música cristiana en el mundo: Capitol CMG, perteneciente a Universal Music Group.

Los consejos del abuelo

"Mi abuelo tocaba puertas y muchas veces se le negaban, pero me decía: 'Pierdes 10 veces y ganas una'", recuerda Carlos con CONECTA.

Y añade otra frase que siempre le decía: "hay que tener piel gruesa para cuando te digan que no".

Carlos estudió Administración de Empresas en el Tec de Monterrey y aprovechando las opciones de internacionalización, buscó un intercambio en el extranjero y le pidió consejo a su director de carrera, el Dr. Armando Sánchez.

"Me dijo: hay muchas opciones y muy buenas, pero te recomiendo la Universidad de Wisconsin. Ahí hizo el doctorado nuestro rector (Rafael Rangel Sostmann)", recuerda.

Viajó entonces de intercambio con el Tec a Estados Unidos, oportunidad que eventualmente le cambiaría la vida.

Goofy de día; aspirante a ejecutivo de noche

En Wisconsin, personal de los parques de Disney llegó buscando estudiantes para un trabajo de verano en Orlando.

"Había participado en el Tec en Difusión Cultural, en obras de teatro y en los conciertos Ensamble. Y pensé ¿por qué no? Audicioné y me quedé con el papel de Goofy", recuerda.

Sin embargo, luego de trabajar se movía a las oficinas del Yacht and Beach Resort para presentarse y buscar hacer contactos: "Llegaba a las oficinas y les preguntaba: '¿Qué tienes que hacer para trabajar aquí?'... empezaron a darme nombres y mails".

Después de un año de intercambio y un verano trabajando en Disney, Carlos regresó a México para graduarse en el Tec, pero le quedaron las ganas de volver a Estados Unidos a trabajar.

"Llegaba a las oficinas y les preguntaba: '¿Qué tienes que hacer para trabajar aquí?'".

Toca y se te abrirá la puerta

Recién graduado, Carlos empezó a laborar en una consultoría de contabilidad en Monterrey, pero no dejó su sueño y siguió "tocando puertas" a los contactos que hizo en Estados Unidos.

"(Hasta que un día) me respondieron de Disney: había una oportunidad, pero en recursos humanos", recuerda contento.

"No era lo que me apasionaba. Pero mi abuelito también me dijo: 'Entra por donde puedas'.

Mi papá igual: 'Mete el pie primero, ya después entras de lleno', me decía. Así que apliqué y me aceptaron como asistente de recursos humanos".

Ya establecido en Estados Unidos y trabajando en Disney, Carlos repitió su "fórmula": hacer llamadas, enviar mails y conocer gente para llegar al área que le apasiona: las Finanzas.

"Así, cómo cuando iba con mi abuelito, toqué puertas hasta que alguien me dijo: ven a entrevista. Y así obtuve el puesto de asistente de contabilidad de la línea de cruceros de Disney". 

"Pierdes 10 veces y ganas. Hay que tener piel gruesa para cuando te digan que no".

De los cruceros a la industria musical

Luego de cuatro años de trabajar para Disney, Carlos recibió una oferta que lo llevaría al mundo de los medios y el entretenimiento.

Se convirtió entonces en el gerente de finanzas en NBC Universal.

Con el tiempo, Carlos se mudó a Nashville, ciudad emblemática de la música, y fue allí donde entró de lleno a la industria musical.

Esto le llegó como regalo, ya que cuenta que además de ser melómano, sus pasiones son tocar el piano y la batería. 

Tomó la subdirección en EMI Music, empresa que luego se convertiría en parte de Universal Music Group, una de las tres discográficas más importantes del mundo.

Ahora, tras 14 años allí, Carlos vicepresidente de Finanzas de Capitol CMG la división de música cristiana de la disquera.

La música cristiana

Capitol Christian Music Group, antes conocida como EMI Christian Music Group, es la división de música cristiana de Universal Musica Group.

La firma cuenta con músicos y cantantes cristianos más influyentes precursores del boom de este género en los 80 y 90, como Michael W. Smith, Amy Grant y Toby Mac.

Y, además, tiene también a varios de los cantantes más exitosos de la actualidad en este género, como Hillsong United, Chris Tomlin, Jesus Culture, Lecrae, Crowder, y Kari Jobe.

Con algunos de ellos, Carlos ha podido convivir y conectar fuera del ambiente laboral.

"Literalmente van a la iglesia, tienen una familia como tú y yo. Carrie Underwood (cantante de country cristiano), por ejemplo, ella y yo asistimos a la misma iglesia, y son gente como tú y yo.

"Hay gente que ve a los ´famosos´ como intocables, y simplemente a eso se dedican, es su pasión. Yo me dediqué a las finanzas y ellos se dedicaron a la música".

"La firma cuenta con algunos de los músicos cristianos más influyentes como Michael W. Smith, Amy Grant, Hillsong United, Chris Tomlin y Kari Jobe".

Sus familiares: sus influencers personales

Desde muy joven, el también egresado de PrepaTec Eugenio Garza Sada, estuvo en contacto con el mundo de los negocios gracias a su familia.

Su abuelo materno tenía una comercializadora; Carlos aprendió de él la forma tradicional de cerrar los tratos.

"Me encantaba su forma de tratar a la gente. Se sentaba a tomarse un café con la persona. Primero era: 'Cómo está tu familia?', luego su palabra y el apretón de manos", recuerda.

De su padre, quien trabajaba en un grupo industrial y también egresado de Administración del Tec, aprendió que si no firmas y no tienes los números, no funciona. 

"Cuando papá me llevaba a su oficina me gustaba el ambiente corporativo. De ahí nació mi objetivo de trabajar en una empresa global", platica Monnaco. 

De su madre recuerda que, gracias a su ayuda, a los 12 años emprendió su primer negocio: vender fuegos artificiales a sus amigos y conocidos; así confirmó su pasión.

"Mi mamá me dio el préstamo. Antes iba al mercado a comprar los 'cuetes' y los preparaba para los clientes. Eso me hizo darme cuenta que quería estar en los negocios a como diera lugar", recuerda. 

"Siempre tienes que buscar"

De su etapa como estudiante en el Tec, Carlos destaca el rigor académico, y las oportunidades para desarrollar talentos como difusión cultural o deportes, pero recuerda principalmente a los profesores.

"Muchos profesores realmente están interesados en darte algo de lo que aprendieron, son profesores que dejan huella, como en mi caso, Rodolfo Bello y el doctor Armando Sánchez", asegura.

Sobre su futuro, Carlos asegura que es seguir siempre en la búsqueda para cumplir sus metas y sueños.

"Mi consejo es que tienes que buscar. Siempre va a haber algo o alguien muy valioso en tu vida profesional y personal, cómo le fue mi abuelo o mi papá, o los mentores que tuve.

"Trabajar aquí representa mucho. Me gusta la música y me estoy desempeñando en finanzas; significa una meta alcanzada, pero que, al mismo tiempo, hay que ver cuál sigue", finaliza.



« Especial »