Joven UANL


¡Alto! Es tiempo de atender tu adicción al deporte

¡Alto! Es tiempo de atender tu adicción al deporte
No se localizan sus verdaderas motivaciones

Publicación:03-09-2021
TEMA: #UANL  
version androidversion iphone
++--

La psicóloga del deporte por la UANL Dahiana Salazar afirma que la adicción al deporte puede llevar a un comportamiento descontrolado si no se reconoce como tal

Si eres de las personas que realizan ejercicio constantemente, pero ha llegado el momento en el que descuidas otras áreas de tu vida como la familia, el trabajo o las amistades, ponle pausa a tu intensidad ya que podrías tener una adicción al ejercicio.

De acuerdo con la egresada de la Maestría en Psicología del Deporte de la UANL Dahiana Salazar, una adicción es una dependencia a una sustancia, una actividad o una relación, las cuales son nocivas para la salud o el equilibro psíquico.

Entre los comportamientos más comunes que se presentan en este estado está el hecho de que el ejercicio se vuelve la parte más importante en la vida de la persona, en donde hay cambios en la alimentación y el sueño, así como el dejar de asistir a eventos sociales como fiestas o reuniones con amigos.

Algo relevante en estos casos es la abstinencia, puesto que las personas comienzan a pensar o expresar comentarios como: "es que no puedo dejar de hacer ejercicio", "si no hago ejercicio, me enfermo" o "mi cuerpo se siente mal porque no hice ejercicio".

Otras señales de alerta se dan cuando se presenta una lesión, pero la persona quiere continuar con su rutina, o bien cuando una conversación siempre gira en torno al ejercicio, en donde aparecen reiteradamente frases o pensamientos como: "si consumo más alimentos, tengo que correr más tiempo" o "cuándo nos vamos a inscribir a la próxima carrera".

"Recordemos que la adicción al ejercicio tiene síntomas muy similares a lo que es el alcoholismo o la dependencia al tabaco o a las drogas, pero la principal diferencia es que la adicción al ejercicio está ´bien aceptada´ en la sociedad, ya que si tú sales a correr, el mundo te lo aplaude y esto se llama reforzamiento, en donde hay una gratificación o recompensa, y la persona lo sigue haciendo".

Dahiana Salazar González-  Psicóloga del deporte por la Universidad Autónoma Nuevo León

La maestra en psicología del deporte reitera que una persona puede volverse adicta a cualquier hábito de conducta, aunque aparentemente no sea nocivo para la salud, siempre y cuando le brinde una gratificación o recompensa, ya sea inmediata o a largo plazo.

"El tener un fuerte deseo a hacer ejercicio lleva a un comportamiento descontrolado expresado a través de la abstinencia, la ansiedad o la depresión", alerta Salazar González.

Los porqués de la adicción

La también psicóloga de selecciones menores en la Federación Mexicana de Futbol (FMF) argumenta que existen diversas hipótesis basadas en información científica que plantean que las personas realizan ejercicio para sobrellevar el estrés, es decir, entre más estrés tenga un individuo en su vida, buscará hacer ejercicio ocasionando que el cuerpo libere ciertas sustancias y se sienta mejor, pero, sobre todo, olvide la situación o problema que vive en ese momento.

Esto ocasiona que después de una rutina, la persona se dé cuenta que le funciona, sin embargo, cuando hay aún más estrés, va a sentir esa necesidad de incrementar el ejercicio y exponerse a grandes retos, por ejemplo, el aumentar la cantidad de kilómetros si hay un gusto por correr.

Otra hipótesis tiene relación con la regulación del afecto, que produce un cambio en el humor de la persona, y por ello sale a realizar ejercicio constantemente. Esto también va de la mano de la pérdida de las habilidades de afrontamiento, en donde, ante un problema o una situación en la vida, no hay un manejo preciso del estrés y se usa el ejercicio para olvidarlo.

"Hay que saber que el hacer ejercicio tiene un impacto sobre el estado de ánimo y es que hay un efecto positivo, es decir, empiezo a sentirme mejor cuando hago ejercicio y la mente y el cuerpo están cambiando de ambiente y, por ende, disminuye el afecto negativo, en donde aparecen estados temporales como la culpa, la irritabilidad, el enojo, la ansiedad y el nerviosismo, que están asociados a algo en particular que afecta a la persona".

Dahiana Salazar González-  El sentido de pertenencia

Hoy en día, existen diversos grupos como los runners o entre los que practican el crossfit o asisten a los gimnasios cuyos integrantes crean un sentido de pertenencia, debido a que existen en ellos personas que comparten la misma afición por el ejercicio o la actividad, y esto no quiere decir que esté mal, sino que solo hay que poner límites para que la salud no se vea afectada.

Como el ejercicio es una actividad socialmente aceptada por los beneficios que brinda tanto física como emocionalmente, empieza a haber un apoyo de la familia y de los amigos con frases como: "te ves muy bien y "tú sigue así".

En estos casos aparecen comportamientos como el pasar demasiado tiempo en estos lugares, hacer una rutina bajo la lluvia o el frío, de manera que los integrantes de estos grupos se sienten cobijados, puestos que ellos mismos validan estos actos.

Además, la persona que realiza ejercicio comienza a ver cambios físicos en su cuerpo como el bajar de peso, siendo todo ello una motivación adicional para seguir por la misma línea.

"Todos estos factores se adhieren a la adicción al ejercicio debido a que le hace bien al individuo que lo realiza, la gente se lo aplaude y le ayuda a equilibrar el estrés y afecto, y aparte encuentra a un grupo de personas que realizan lo mismo y lo motivan a seguir haciéndolo", explica la especialista de la UANL.

El ejercicio debe ser saludable

Para la psicóloga del deporte de la Universidad Autónoma de Nuevo León Dahiana Salazar González, el ejercicio debe ser visto como saludable y con equilibrio, es decir, hacerlo parte de tu vida y no que sea tu vida entera.

Por ejemplo, si una persona quiere correr medio maratón porque solo busca terminarlo y no pretende ganar, es válido, por lo que hay un disfrute del momento.

Respecto a cómo ayudaría la psicología a individuos que son adictos al ejercicio, Salazar González sostiene que primero es necesario detectar si hay una adicción; segundo, qué la está provocando; y tercero, a qué área de la vida le está afectando, para después brindarle herramientas de afrontamiento para el estrés o el problema por el que esté pasando la persona.

"Hacer ejercicio tiene muchos beneficios, pero es importante que lo hagamos lo más sano posible, y si empezamos a detectar que hay un desbalance en nuestra vida, hay que pedir ayuda, ya que el ejercicio está muy bien visto por la sociedad y a veces no nos damos cuenta que estamos inmersos en una adicción, ya sea por cuestiones sociales, por temas personales o porque mi cuerpo lo necesita. El ejercicio es para que nosotros estemos sanos y podamos disfrutar diferentes aspectos de nuestras vidas".

Dahiana Salazar González



« Especial »