Banner de aplicaciones

Internacional Latinoamérica


Ya buscan apoyos rumbo a segunda vuelta electoral

Ya buscan apoyos rumbo a segunda vuelta electoral


Publicación:03-10-2022
++--

El resultado, con el 97% de los colegios escrutados, fuerza a una segunda vuelta el 30 de octubre.

Ciudad de México / El Universal El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, obtuvo este domingo un sorpresivo 43% de los votos en la primera vuelta electoral, pisando los talones al exmandatario de izquierda Luiz Inácio Lula da Silva, que recibió un 47%, informado la autoridad electoral. El resultado, con el 97% de los colegios escrutados, fuerza a una segunda vuelta el 30 de octubre. Los sondeos atribuían a Lula una amplia ventaja sobre Bolsonaro en vísperas de la disputa, la más polarizada en décadas en el mayor país de América Latina. Luiz Inácio Lula da Silva y Jair Bolsonaro se medirán este domingo en la primera vuelta de las elecciones presidenciales en Brasil, en las que el izquierdista es favorito, según los sondeos que el mandatario ultraderechista se empeña en desacreditar. El ex mandatario Lula puede antes de la elección una ventaja de 14 puntos sobre el presidente y podría haber vencido vencer en primera vuelta, según la última encuesta del Instituto Datafolha. Lula, un ex obrero metalúrgico de 76 años que cofundó el Partido de los Trabajadores y lideró el país entre 2003 y 2010, tiene el 48% de las intenciones de voto frente al 34% de Bolsonaro. El ex mandatario parece encaminado a llegar al poder por tercera vez, inclusive en la primera vuelta si el domingo supera el 50% de los votos válidos (sin blancos ni nulos). Por eso, ha salido en la recta final a la caza del voto útil de seguidores del centroizquierdista Ciro Gomes (6%) y la centrista Simone Tebet (5%), que quieren evitar una segunda vuelta el 30 de octubre. En esta campaña, Lula se ha granjeado el apoyo de celebridades como los músicos Caetano Veloso y Anitta, y se ha rodeado de figuras inesperadas, como el ex juez del Supremo Tribunal Federal Joaquim Barbosa, que lideró el juicio del escándalo de compra de votos en el Congreso que marcó el primer Gobierno de Lula. Bolsonaro, en cambio, obtuvo el jueves el apoyo explícito de la estrella de la selección brasileña de futbol, Neymar.

EL VIRAJE A LA IZQUIERDA

Ayer pudo ser un día histórico para América Latina. La jornada electoral dominical en Brasil es determinante, porque si Luis Ignacio Lula da Silva ganó la presidencia, por primera vez en la historia las seis economías más fuertes de Latinoamérica estarían gobernadas por gobiernos de izquierda. Todas las encuestas en Brasil señalan que Lula -quien busca su tercer mandato en el gigante sudamericano- tiene ventaja de un promedio de 15 puntos sobre el presidente Jair Bolsonaro, quien busca la reelección, y se debilita en el nuevo presidente a partir del 1 de Enero del 2023.

En la actualidad los movimientos políticos izquierdistas -todos fundamentados en el populismo y diferentes en sus planteamientos y procesos- y que se pueden considerar economías fortalecidas están posesionados en México (Andrés Manuel López Obrador), Colombia (Gustavo Petro), Argentina (Alberto Fernández) , Chile (Gabriel Boric) y Perú (Pedro Castillo) y en menor escala de valores económicos nos encontramos con Venezuela, Nicaragua, Bolivia y Honduras.

La nueva cerraría al poder de Lula el círculo de poder económico y casi 560 millones de habitantes de América Latina estarían gobernados bajo el conjunto de doctrinas, ideologías, corriente y movimientos políticos basados en la idea de la igualdad social, donde la propuesta es que hay que proteger a los más desfavorecidos con miras a lograr un sano equilibrio comunitario. Sin embargo, la actualidad por la que atraviesa el mundo ha truncado muchos proyectos por las condiciones económicas adversas que se tienen, por lo que la consolidación de izquierdas en las potencias comerciales de América Latina, no garantizan que se logre un provecho sustancial con ese movimiento en el poder como pudiera suponer la teoria.



« El Universal »