Banner de aplicaciones

Internacional Latinoamérica


Violencia atiza tensión electoral en Brasil

Violencia atiza tensión electoral en Brasil


Publicación:30-09-2022
++--

en un entorno desnudado por la encuesta de dos organizaciones no estatales —el Foro

SAN JOSÉ.- Una mezcla de violencia política y crispación electoral copó los múltiples rincones de la política brasileña rumbo a la primera ronda de los comicios generales del próximo domingo, con reiteradas muestras de intolerancia, rencor y venganza.
Un hecho describió el volátil escenario: los dos principales candidatos —el presidente de Brasil , Jair Bolsonaro, y el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva— se enfundaron en chalecos antibalas para acudir a sus diferentes actos públicos de campaña electoral y en un contexto sacudido por asesinatos y ataques por razones políticas.
Bolsonaro y Lula reforzaron su seguridad en un entorno desnudado por la encuesta de dos organizaciones no estatales —el Foro Brasileño de Seguridad Pública (FBSP) y la Red de Acción Política por la Sustentabilidad (RAPS)— que se difundió públicamente este mes: 67.5% de los brasileños admitió que teme ser agredido por su preferencia política y 3.2% reveló que recibió amenazas por motivos políticos entre agosto y septiembre, precisó el estudio.
Un estudio de Reporteros sin Fronteras (RSF), agrupación mundial de protección de periodistas, y de la (estatal) Universidad Federal de Espírito Santo identificó más de 2.8 millones de publicaciones en redes cargadas con ofensas hacia los medios a partir que, en agosto, empezó la campaña electoral. "Aquí demasiada tensión. Está electrizante", advirtió el abogado Paulo Abrao, exsecretario ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y director ejecutivo de Washington Brazil Office (WBO), institución no estatal con sede en la capital de Estados Unidos que defiende los derechos humanos en el país sudamericano.
"Las organizaciones de derechos humanos recibieron numerosos reportes de amenazas y violencia en el contexto electoral que, sumado a la flexibilidad sin precedentes en el otorgamiento de registros de armas, configuran un contexto altamente preocupante [para] la seguridad de candidatos, activistas, votantes y trabajadores electorales", dijo Abrao a EL UNIVERSAL. "La prohibición del transporte de armas y municiones pasó a ser algo cada vez más urgente y necesario en la grave situación de violencia política que vive Brasil, para defender la democracia y el consecuente respeto a la ciudadanía y al voto popular en paz y seguridad", añadió.
"En cuanto más armas, más muertes", explicó el español César Muñoz, investigador sénior de Human Ri- ghts Watch (HRW), organización no estatal en Washington de defensa de los derechos humanos, para Brasil y otros países del área. "Bolsonaro emitió varios decretos que flexibilizaron el acceso a las armas. El número de armas en Brasil ha crecido enormemente en los últimos años (…) Hay relación directa entre violencia y número de armas en circulación", dijo Muñoz a este diario. Al reconocer que la violencia política "no es algo nuevo" porque estalló en elecciones previas, subrayó que "esta campaña es diferente por el clima extremadamente tenso que existe. Ha habido asesinatos, incidentes, amenazas, ataques, especialmente a candidatas negras y trans [a puestos de elección popular]. Vemos un clima de mucha tensión".
En un informe que envió a este diario, HRW refirió que el Observatorio de Violencia Política y Electoral de la (estatal) Universidad Federal de Río de Janeiro recopiló 214 casos "de amenazas y violencia" a políticos o a sus familiares de enero a junio de 2022. "Hemos llegado a este punto en gran medida por responsabilidad de los líderes políticos, con un discurso intimidatorio con la prensa, ataques al opositor político, más allá de que se pueda estar en desacuerdo. Intentos de descalificación, amenazas, incitación a la violencia: ese discurso cala en la sociedad, tiene impacto social (...) los partidarios de ese líder se sienten con vía libre para repetir ese discurso agresivo, de odio y en (...) casos llegar a la violencia física", lamentó Muñoz.
Unos 156.4 millones de los de 215.4 millones de brasileños podrán acudir el próximo domingo a las urnas a elegir presidente, vicepresidente, 513 miembros de la Cámara de Diputados, 27 de los 81 integrantes del Senado y a gobernadores, vicegobernadores, y legisladores de los 26 estados y del Distrito Federal.
El Tribunal Superior Electoral, árbitro de los comicios, prohibió ayer el transporte de armas y municiones durante sábado, domingo y lunes próximos.
"El apoyo de Bolsonaro para armar a la población también tiene un efecto negativo: muchas mujeres sufren violencia doméstica", adujo la politóloga Denilde Holzhacker, profesora en la (no estatal) Escuela Superior de Propaganda y Mercadeo de Sao Paulo, la ciudad más poblada de Brasil. "Incluso Bolsonaro busca decir que las mujeres se benefician de esta política, al tener la posibilidad de defenderse obteniendo la posesión de armas. La realidad es que muchas mujeres sufren con maridos y compañeros violentos, teniendo muchas de ellas la facilidad de comprar un arma", aseguró Holzhacker a este periódico.
"El discurso de odio y el acoso en línea y fuera de línea y la violencia política grave han hecho que muchos brasileños tengan miedo de expresar opiniones políticas y ejercer sus derechos políticos", adujo la abogada colombiana Juanita Goebertus, directora para las Américas de HRW, en una declaración que remitió a este diario.
Al instar a las autoridades electorales, judiciales y policiales de Brasil a "proteger la libertad de expresión y reunión", Goebertus clamó por garantizar que los brasileños "puedan votar de manera segura".


« El Universal »