Internacional Norteamérica


"Vacunas para niños están allí, hay que aprovecharlas"

Vacunas para niños están allí, hay que aprovecharlas


Publicación:13-01-2022
++--

Los niños han demostrado tener una impresionante capacidad de respuesta frente a las distintas variantes del virus.

MADRID, España.- El incremento de las hospitalizaciones de menores por Covid-19 en países como Estados Unidos es un dato que hay que relativizar, ya que los niños han demostrado tener una impresionante capacidad de respuesta frente a las distintas variantes del virus. Por lo general, no corren mayores riesgos.
Sin embargo, es importante vacunar a los menores, para evitar esa posibilidad.
"Los niños, sobre todo los más pequeños, tienen una respuesta inmunológica innata, muy robusta. Sus mucosas nasal y bronquial se adaptan muy bien a infecciones virales respiratorias, como lo hacen con otras epidemias como la gripe [influenza], con las que estamos conviviendo desde hace años.
"Los niños son capaces de contener esos virus incluso antes de que se puedan replicar en la mucosa, por lo que hay una diferencia sustancial a su favor con respecto a la población adulta", señala a EL UNIVERSAL Antoni Soriano Arandes, pediatra y epidemiólogo del hospital Vall d'Hebron, en Cataluña.
"Aparte de modular su respuesta inmune, es bueno que en la mayoría de los casos el niño se ponga en contacto con diferentes virus respiratorios para madurar inmunológicamente y poder defenderse de otras situaciones de riesgo en el futuro", agrega el médico de la Unidad de Enfermedades Infecciosas e Inmunodeficiencias del renombrado hospital español.
"Frente al Covid, los menores tienen una respuesta mucho más sólida que frente a otros virus, por lo que tenemos la impresión de que esa reacción innata tiene un gran impacto para frenar su replicación", indica el experto.
A pesar de su robustez inmunológica, en la población infantil existen también segmentos vulnerables. Los menores con obesidad o diabetes tienen más riesgos de presentar un cuadro grave si son infectados, así como los que padecen neuropatías crónicas, parálisis cerebrales o problemas pulmonares.
"Obviamente el riesgo cero no existe, porque también hay población vulnerable infantil, como los casos que mencionaba antes. Las vacunas están ahí, son una herramienta a nuestra disposición y, por tanto, debemos aprovecharlas para vacunar también a los menores y evitar si es posible esos casos graves que, insisto, son excepcionales".
Los entornos escolares han demostrado a lo largo de la pandemia ser espacios seguros en cuanto a la transmisión del virus, aunque el epidemiólogo matiza que esto se debe sobre todo a la gran resistencia de los niños.
"Lo que sucede realmente es que los menores han respondido al virus mejor que los adultos. Lógicamente se han aplicado medidas de mitigación en los entornos escolares, pero es que los propios niños y niñas son mucho más robustos en cuanto a su respuesta a la infección", concluye el médico.


« El Universal »