Internacional Norteamérica


Traductores apuñalados, daño colateral de "fatwa"

Traductores apuñalados, daño colateral de fatwa


Publicación:13-08-2022
++--

Este es el ataque del que viene huyendo Salman Rushdie desde hace 33 años, cuando se le condenó a muerte con una "fatwa"

CIUDAD DE MÉXICO.- El escritor indio-británico Salman Rushdie , de 75 años, fue apuñalado poco antes de iniciar una conferencia en el Instituto Chautauqua, en Nueva York, dejándolo en estado delicado.
Este es el ataque del que viene huyendo Salman Rushdie desde hace 33 años, cuando se le condenó a muerte con una "fatwa", decreto religioso dictado por el ayatolá Ruhollah Jomeiní, líder religioso de Irán, por blasfemias sobre Mahoma, escritas en su libro "Los versos satánicos" (1998). Este decreto fue leído en la radio pública de Teherán el 14 de febrero de 1989. Incluso se una organización religiosa semioficial de Irán ofreció una recompensa de 3.3 millones de dólares por su cabeza.
La condena de muerte no sólo ha afectado la vida del escritor, sino también la de otras personas que se han involucrado con su obra y la polémica, algunas con resultado mortal.
Poco después de la publicación del libro, en Pakistán, miles de personas atacaron el centro cultural de Estados Unidos al grito de "¡Perros americanos!" y "¡Hay que colgar a Rushdie!". Cinco personas murieron por disparos de la policía.
En febrero de 1989, más de mil personas musulmanas protestaron en Bombay, ciudad natal de Rushdie, contra el escritor. La demostración había sido prohibida por la policía, sin embargo, siguió su curso. El enfrentamiento con las autoridades dejó un total de 12 muertos y 40 personas heridas.
En julio de 1991, Histoshi Iragashi, el traductor japonés de Rushdie, murió apuñalado. Sus heridas fueron en su rostro, brazo y cuello. El asesinato ocurrió afuera de su oficina como asistente de profesor en la Universidad Tsukuba, en Tokyo.
La policía japonesa dijo que no había pruebas de que el asesinato de Iragashi estuviera vinculado con la condena de muerte Rushdie. Sin embargo, el editor que publicó "Los versos satánicos" en japonés ya había recibido amenazas de muerte.
Antes, el gobierno de Japón había prohibido la publicación del libro por ser "antiislámica".
Un mes antes del asesinato de Iragashi, Ettore Capriolo, traductor al italiano de "Los versos satánicos" fue atacado en su departamento en Milán: fue apuñalado en los brazos y el tórax, recibió varios golpes en la cabeza, pero sobrevivió, pues sus heridas fueron "superficiales". Su traductor al noruego también fue agredido.Dos años más tarde, en Turquía fallecieron 37 personas al ser incendiado el hotel donde se encontraba su traductor turco, que sobrevivió.

---Otras consecuencias de la "fatwa" contra Salman Rushdie

En enero de 1989, en Londres cerca de 8 mil personas musulmanas se reunieron para protestar en contra de "Los versos satánicos" y organizaron una quema de ejemplares del libro de Rushdie de Hyde Park. También exigieron que el libro se retirara de las estanterías de las librerías.
Londres y Teherán rompieron relaciones diplomáticas durante casi dos años.
En el momento en que el ayatolá Ruhollah Jomeiní dictó la "fatwa", Rushdie estaba casado con la escritora estadounidense Marianne Wiggins. Ella se había escondido con el escritor, sin embargo, en 1989 hizo su primera aparición pública para presentar su libro E "John Dollar", en Nueva York. En aquella ocasión, dijo al periódico "The New York Times" que su matrimonio estaba bien, pero que recuperaría su vida porque vivir aislados y escondiéndose no "enriquecería" la relación.
En 1990, en una de las primeras entrevistas que ofreció Rushdie después de ser amenazado de muerte, el escritor negó los dichos de Wiggins, pues "nuestro matrimonio terminó", dijo a "The New York Times Magazine".

 

---Estado de salud de Salman Rushdie


Pese a los esfuerzos, y aunque la policía sólo había reportado "al menos" una puñalada en su cuello y abdomen, Andrew Wylie, su agente literario, informó que "no había buenas noticias", pues el escritor está conectado a un respirador y no puede hablar. "Salman podría perder un ojo; los nervios de su brazo están muy dañados, y su hígado fue apuñalado y dañado", declaró Wylie, reportó el periódico "The New York Times".



« El Universal »