Internacional Norteamérica


Se dispara demanda en pro del aborto en Florida

Se dispara demanda  en pro del aborto en Florida
Ha habido necesidad de ampliar horarios laborales y contratar más médicos.

Publicación:17-08-2022
++--

Se espera que la medida de Indiana sea replicada por otros estados.

Miami, Florida.- Luego que Indiana se convirtiera de manera oficial en el primer estado de la Unión Americana en prohibir el aborto, clínicas de Florida no se dan abasto para atender a pacientes que desean interrumpir su embarazo.

Si bien la controversial ley entra en vigor hasta el 12 de septiembre, las reacciones a la aprobación de esta legislación ya son una realidad y de acuerdo a algunos dependientes de estas clínicas en Florida, el trabajo se ha duplicado.

"Antes veía a unas 25 pacientes en un día típico de trabajo, ahora atiendo a unas 45. Hay mucha demanda", lamenta una médica.

Pese a que redujo en julio de 24 a 15 semanas el plazo para abortar, Florida es ahora uno de los lugares más permisivos para interrumpir el embarazo en el sureste de Estados Unidos.

"Estamos en una situación desesperada. Yo lo llamaría una emergencia de salud pública", dice Laura Goodhue, directora ejecutiva de Planned Parenthood.

Esta organización se ha visto obligada a abrir sus puertas los fines de semana y a extender sus horarios de trabajo, con jornadas de 12 horas en algunas de sus clínicas, además de contratar más médicos.

Por lo que se refiere a las pacientes que buscan abortar y que vienen de otros estados, se encuentran con que tienen que tomarse varios días libres en el trabajo, ya que la nueva ley de Florida exige que una mujer tenga dos citas con al menos 24 horas de diferencia antes de someterse a un aborto, explica.

Deben encontrar además la forma de viajar y alojarse en el estado, y en ocasiones buscar a alguien que cuide de sus hijos.

LA LEY

Indiana se convirtió en el primer estado de Estados Unidos en aprobar una ley para restringir el acceso al aborto. Este es el primer estado de los 50 del país que impone una prohibición para la interrupción del embarazo, luego de que el derecho constitucional fuera abolido por la Corte Suprema el pasado 24 de junio, mediante la anulación del caso Roe vs. Wade de 1973.

El Senado de Indiana, controlado por los republicanos, aprobó un proyecto de ley que prohíbe el aborto, con ciertas excepciones como anomalías fetales, prevenir riesgos de salud para la madre, víctimas de violación o incesto, menores de edad, siempre y cuando se realice dentro de las 10 semanas de gestación. La legislación actual del estado permite la interrupción del embarazo hasta la semana 22.

A las víctimas de violación e incesto no se les exigirá que firmen una declaración jurada ante un notario que acredite el ataque, como había sido propuesto previamente. La denominada ley SB-1 entrará en vigor el próximo 15 de septiembre.

A partir de esa fecha, solo dos hospitales podrán realizar los procedimientos, lo que quiere decir que todas las clínicas que lo practican en la actualidad perderán su licencia.

Se espera que la medida de Indiana sea replicada por otros estados, como Virginia Occidental, que está a días de aprobar una prohibición total del aborto. Otros 10 estados liderados por republicanos ya han implementado prohibiciones a la interrupción del embarazo. 

La administración de Joe Biden rechazó inmediatamente la decisión, calificándola como un nuevo intento de los republicanos por ir en contra de los derechos de las mujeres.

 “La legislatura de Indiana dio un paso devastador como consecuencia de la decisión extrema de la Corte Suprema de anular el fallo Roe vs. Wade y eliminar el derecho protegido constitucionalmente de las mujeres al aborto”, dijo en una declaración la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre. “Es otro paso radical de los legisladores republicanos para arrebatarle a las mujeres los derechos reproductivos y su libertad, al poner las decisiones personales de salud en las manos de políticos en lugar de las manos de las mujeres y sus médicos”.



« El Porvenir »