Reactiva Alemania centrales de carbón

Reactiva Alemania centrales de carbón
Se busca resolver la crisis por falta de energéticos provenientes de Rusia.

Publicación:30-08-2022
++--

El gran problema ahora es la mano de obra ya que estas centrales dejaron de operar y sus ex empleados ya encontraron empleo en otros lugares o se jubilaron

Berlín, Alemania.- Luego de que se acordara no recibir combustibles desde Rusia, Alemania ha canalizado estrategias para la reaparición de sus centrales eléctricas de carbón.

En medio de esta crisis energética, y para ahorrar gas en el suministro eléctrico, se ha sacado otra pila de la reserva, se trata de la central eléctrica de Heyden, en Petershagen.

Con una capacidad de 875 megavatios, la central de Heyden 4 es una de las centrales de carbón más potentes de Alemania, según Uniper. Llevaba en funcionamiento desde 1987 y era la última en la reserva de la red. Esto significa que sólo produjo electricidad temporalmente para la estabilidad de la red.

El gobierno de Olaf Scholz autorizó a 27 centrales a carbón reanudar operaciones hasta marzo de 2024. Desde el anuncio de esas posibles reanudaciones, a fines de junio, solo una central reabrió a plena capacidad: la de Mehrum (norte), a inicios de agosto, con una capacidad de 690 MW. El sector, al igual que toda la industria alemana, enfrenta una grave carencia de mano de obra.

La decisión del gobierno de Alemania de optar por un mayor uso del carbón antes del invierno debido a la crisis del gas de Rusia, enfrenta obstáculos que frenan el reinicio de las centrales. Desde hace más de un año no salía humo de la imponente chimenea situada sobre los cubos de hormigón de la planta de Moorburg, un barrio periférico de la ciudad de Hamburgo, en el norte de Alemania.

Esta central térmica, una de las más modernas del país, fue cerrada en 2021, solo seis años después de su entrada en operación, a cambio de subvenciones públicas destinadas a reducir el carbón en la matriz energética alemana.

Cuando el gobierno decidió, ante el riesgo de una gran crisis energética en el próximo invierno, relanzar algunas centrales para compensar la drástica caída del suministro de gas ruso, todas las miradas se volvieron a las turbinas de Moorburg.

Pero la empresa Vattenfall, su propietaria sueca, disipó rápidamente las esperanzas: "no es concebible que la planta vuelva a abrir", declaró esta semana. "No se vuelve a activar una planta así como así", sostuvo Gudrun Bode, portavoz de Vattenfall, señalando la "oxidación" de las instalaciones tras un año paradas.

Tal es el caso de Moorburg, que debe transformarse en una planta de hidrógeno, una prioridad del plan para el futuro energético de Alemania.



« El Porvenir »