Internacional Norteamérica


Qué dice versión editada de orden allanamiento a Mar-a-Lago

Qué dice versión editada de orden allanamiento a Mar-a-Lago


Publicación:26-08-2022
++--

La llamada "declaración jurada" se hizo pública con gran parte del texto oculto


CIUDAD DE MÉXICO.- La "declaración jurada", que es una versión editada del documento en el que se exponen las razones que justificaron el registro a comienzos de este mes en la casa del expresidente Donald Trump en Florida por agentes del FBI, muestra que se encontraron 184 documentos clasificados entre los devueltos a los Archivos Nacionales en mayo.
La llamada "declaración jurada" se hizo pública con gran parte del texto oculto y con muchos tramos cubiertos luego de que el juez federal Bruce E. Reinhart, con tribunal en Florida, autorizará el jueves la difusión de una versión reducida.
La conclusión argumenta que "existe una causa probable para creer que en las instalaciones se encontrarían pruebas, contrabando, frutos del delito u otros artículos poseídos ilegalmente" en violación de tres estatutos federales.
El FBI abrió una investigación criminal después de que los Archivos Nacionales enviaran una referencia el 9 de febrero, según la declaración jurada.
Puede haber evidencia de obstrucción
"Existe una causa probable para creer que documentos adicionales que contienen (Información de Defensa Nacional) clasificada o que son registros presidenciales sujetos a requisitos de retención de registros actualmente permanecen en (Mar-a-Lago)", dice la declaración jurada del FBI.
"También hay causa probable para creer que se encontrará evidencia de obstrucción en (Mar-a-Lago)".
El Departamento de Justicia (DOJ, en inglés) presentó al juez esta versión reducida del llamado "Affidavit" (en inglés) tras advertir en una audiencia del pasado 18 de agosto los riesgos a la "seguridad nacional" de la divulgación completa del texto. Entre esos riesgos, la Fiscalía alude este viernes a la necesidad de no difundir las identidades de los testigos, dado que "podrían sufrir daños, como represalias, intimidación o acoso, e incluso amenazas a su seguridad física".
Catorce cajas tenían marcas de clasificación
Catorce de las 15 cajas recuperadas de la propiedad del expresidente en Florida a principios de este año contenían documentos con marcas de clasificación, según la "declaración jurada" del FBI.
Los investigadores federales escribieron que había "184 documentos únicos con marcas de clasificación, incluidos 67 documentos marcados como CONFIDENCIAL, 92 documentos marcados como SECRETO y 25 documentos marcados como MÁXIMO SECRETO".
"La investigación del FBI ha establecido que los documentos con marcas de clasificación, que parecen contener información de la Defensa Nacional (NDI), se encontraban entre los materiales contenidos en las QUINCE CAJAS y se almacenaron en las LOCALES en un lugar no autorizado", dice la declaración.
Los investigadores escribieron que ninguno de los espacios en la residencia de Trump había sido autorizado para el almacenamiento de información clasificada.
"Según mi capacitación y experiencia, sé que los documentos clasificados en estos niveles suelen contener" información de defensa nacional, según se lee en la declaración jurada. "Varios de los documentos también contenían lo que parecen ser notas manuscritas (del expresidente)", dice el documento.
Podría dañar la reputación de otros
El Departamento de Justicia dijo que la declaración jurada contiene "información adicional sobre otros que podría dañar la privacidad y los intereses de reputación de estas personas si se divulga".
En un informe legal del Departamento de Justicia se menciona que "la divulgación de cierta información relacionada con los aspectos físicos de las instalaciones podría afectar negativamente la capacidad del Servicio Secreto para llevar a cabo sus funciones de protección".

En lo difundido también se muestra que los investigadores federales abordaron la cuestión de la autoridad del presidente para desclasificar documentos, aunque gran parte de esa sección está redactada, indicó CNN.
Agentes del FBI allanaron la propiedad Mar-a-Lago de Trump en Palm Beach, Florida, el 8 de agosto, incautando cajas que contenían una gran cantidad de documentos altamente clasificados que Trump no había devuelto al gobierno a pesar de múltiples solicitudes y una orden para hacerlo.
El FBI utilizó personal encargado de hacer cumplir la ley que no formaba parte de la investigación para registrar la oficina del expresidente Donald Trump en Mar-a-Lago, a fin de protegerse contra posibles problemas de privilegio abogado-cliente, según la declaración jurada, reportó CNN.
El Departamento de Justicia federal presentó al juez esta versión tras advertir en una audiencia del pasado 18 de agosto los riesgos a la "seguridad nacional" de la divulgación completa del texto.
La orden judicial para la redada citó tres estatutos penales, incluido uno que se rige por la Ley de Espionaje, que tipifica como delito obtener o retener ilegalmente información de seguridad nacional, y otro sobre la obstrucción de una investigación federal.
Trump: "Nuestro país es un desastre"
"El juez Bruce Reinhart NUNCA debería haber permitido el allanamiento de morada en mi casa. Se desvinculó hace dos meses de uno de mis casos por su animosidad y odio hacia vuestro presidente favorito, yo. ¿Qué cambió? ¿Por qué no lo ha hecho en este caso? ¡Obama debe estar muy orgulloso de él ahora mismo!", añadió Trump.
El expresidente republicano, de 76 años, reiteró en esa misma plataforma que su casa de Mar-a-Lago fue "allanada" pese a que los agentes podrían haber hablado con ellos "y cogido lo que hubieran necesitado".
"Tomaron cosas que nunca debieron haberse llevado. Es una desgracia para nuestro país que no acaba nunca. La misma gente, las mismas filtraciones. Lo filtran a los mismos lugares y la misma gente. Nuestro país es un desastre", recalcó.
El expresidente presentó una demanda el lunes instando a un tribunal a nombrar a una parte independiente para revisar los archivos incautados en la redada del FBI en busca de materiales protegidos por privilegio personal.
Ello podría potencialmente bloquear el acceso de los investigadores a los documentos.
El expresidente no presentó su demanda ante el tribunal federal de Fort Lauderdale, Florida, que fue el que emitió la orden original, sino en el más distante Fort Pierce, cuyo único juez fue designado por él.


« El Universal »