Internacional Norteamérica


Negociar o morir, el dilema en EU tras las elecciones

Negociar o morir, el dilema en EU tras las elecciones


Publicación:03-12-2022
++--

Migrantes, presupuesto y Ucrania, temas por debatir.

Ganaron, pero perdieron. Esta frase resume una evaluación rápida y concisa del papel republicano en las pasadas elecciones de medio mandato. “Esa anunció marea roja que iba a ahogar a los demócratas nunca llegó”, comenta a EL UNIVERSAL el analista Hernán Molina. “Recuperaron la [Cámara] legislativa, pero perdieron muchos espacios y gubernaturas que podrán haber ganado”.

Para varios analistas, el apretado triunfo republicano responde a que el gobierno lo preside un demócrata y casi podría decirse que es natural. "La clave, creo yo, fue en los candidatos trumpistas". De los aproximadamente 330 candidatos que Donald Trump respaldó, al menos 120 perdieron en distintos niveles de gobierno, según cifras del propio Partido Republicano.

La Cámara Baja, con apretada la mayoría republicana, va a detener oa cuestionar lo que los demócratas estaban impulsando y va a llevar a cabo su propia agenda legislativa, más enfocada en investigar al hijo menor de Joe Biden, Hunter Biden, para averiguar si ha habido tráfico de influencias a través de su padre o alguno de sus allegados en el gobierno federal y si sus asuntos comerciales con países máximos enemigos, como China, han puesto en riesgo la seguridad nacional estadounidense.

También están focalizados en facilitar lo que sea necesario para que EU produzca más combustibles fósiles, como petróleo y gas, así como procurar reducir los altos precios de estos combustibles. No se sabe aún hasta dónde el presidente Biden podría revertir la cancelada ley pro aborto Roe vs. Wade, a través de una orden ejecutiva y hasta dónde los republicanos podrían bloquearla. Los republicanos han dicho que seguirán una propuesta para incrementar fondos que permitirían contratar varias decenas —seguramente cientos, si no es que millas— de policías y agentes de la Patrulla Fronteriza porque, aseguran, la criminalidad se ha desatado en los últimos años y que la inmigración está completamente fuera de control.

En el año fiscal 2021-2022, el Departamento de Seguridad Nacional reportó la detención de más de 2 millones 760 mil migrantes sin documentos, una cifra jamás registrada.

A través de lo que han llamado Carta de Derechos de los Padres, los republicanos anunciaron que van a permitir que los padres de familia se involucren en las decisiones de las escuelas y lo que enseñan, en clara alusión al impulso demócrata que ha permitido que menores de edad elegir en sus escuelas pueden sobre el género, masculino, femenino o neutro, con el que quieren ser tratados e identificados; además de darle un espacio que antes no existía, a los conceptos que se manejan en las comunidades LGBTTTIQ+.

Las prioridades y los temas de mayor trascendencia que predominan en el Congreso de Estados Unidos van a cambiar a partir de 2023. Los demócratas están muy enfocados en las investigaciones contra Donald Trump, así como en la Ley de Reducción de la Inflación, que incluye una inyección de más de 80 mil millones de dólares para Hacienda (IRS, por sus siglas en inglés) y que los republicanos ya avisaron que van a desmantelar. El apoyo armamentista a Ucrania es actualmente otra prioridad demócrata que los republicanos dicen que van a detener parcialmente para que el presidente Biden revise algunos gastos de otros rubros con los que no están de acuerdo.

Además, lo que tiene que ver con los aviones médicos obligatorios para todos los residentes de la Unión Americana y la reducción de las emisiones contaminantes en el planeta ya están anotados en la agenda legislativa republicana para modificarlos.

“Sin embargo, los republicanos tienen presente que a pesar de su escasa mayoría y de lograr tumbar los esfuerzos [legislativos] demócratas y de votar nuevas leyes, el presidente Joe Biden podría no firmarlas”, dice Molina. "Pero como todo es negociación en política, yo supondría que los republicanos consigan más triunfos que derrotas y que los demócratas, a pesar de convertirse en minoría [legislativa], consigan también algunos triunfos". El Senado seguirá en manos de los demócratas, también con muy escaso margen.

Sin duda, el factor Trump va a estar pesando para los republicanos en lo que resta de tiempo, hasta que lleguen las elecciones presidenciales de 2024. “No se ha enterado [Donald Trump] que ya perdió, pero no va a querer retirarse de la contienda [presidencial] porque además cree que puede ganar", comenta el especialista. "Los republicanos van a tener que hacer algo drástico para abrirse camino con otros candidatos [presidenciales]".

El exvicepresidente Mike Pence se mostró anti-Trump en declaraciones recientes, al asegurar que pueden presentarse "mejores opciones en 2024", refiriéndose al anuncio hecho por el exmandatario de que volverá a contendiente en las primarias republicanas rumbo a la presidencia. "Estoy seguro de que los votantes de las primarias republicanas elegirán sabiamente", dijo Pence apuntando a la idea de que llegará otro candidato.

"Él ha perdido esa imagen de ser invencible, pero al mismo tiempo no se le puede subestimar porque sigue siendo un líder en la base republicana", comenta el analista Alfonso Aguilar.

Desde la década de los 70 y hasta la fecha, ha sido tradicional que las elecciones de medio término acaben a favor de la oposición, ya sea en ambas Cámaras o en una de ellas; generalmente la legislativa. Por eso no es de extrañar que la historia se repita. Sin embargo, la diferencia en esta ocasión es que si vuelve a suceder lo de 2020 y vuelven a enfrentarse a Donald Trump y Joe Biden, para muchos observados, la primera potencia mundial seguirá a la baja.

"Existen altas posibilidades de que no suceda así", comenta Aguilar. "Joe Biden podría decidir ya no postularse, tendría 82 años para ese momento. Y [Donald] Trump tiene enfrente a un Ron DeSantis, un Mike Pompeo y también a un Mike Pence [más los que se sumen] y alguno podría sacarlo de la contienda [presidencial]", si no lo hace antes alguna de las denuncias y demandas que de cualquier manera seguirá afrontando el expresidente.

De no volverse a postular Biden por los demócratas y de no llegar Trump por los republicanos, "estaríamos viendo nuevas generaciones [de políticos] que vendrían a darle un nuevo aire y una nueva visión a esta desgastada democracia [estadounidense]", comenta Molina. "En mi opinión, sería lo mejor que podría sucederle al país".



« El Universal »