Investigarán en Francia espionaje de Pegasus

Investigarán en Francia espionaje de Pegasus


Publicación:21-07-2021
++--

Denuncian la utilización masiva del programa Pegasus desarrollado por NSO para infiltrar miles de móviles

La Justicia francesa abrió este martes una investigación por el dispositivo de espionaje a través del programa Pegasus desarrollado por una empresa israelí sobre la base de la denuncia de dos periodistas del sitio de información Mediapart, cuyos móviles se sospecha que fueron infiltrados por Marruecos.

La Fiscalía de París indicó en un comunicado que la investigación se ha abierto por una decena de cargos, incluidos los de atentar contra la intimidad, interceptar mensajes, intromisión fraudulenta en un sistema informático o venta sin autorización de un dispositivo técnico para la captación de datos informáticos. La Fiscalía no dio ninguna indicación sobre la identificación de los posibles responsables de la comisión de esos delitos.

En esta primera fase, señaló un portavoz, el objetivo es establecer la realidad de los hechos. Las pesquisas se han encargado a la Oficina Central de Lucha contra la Criminalidad de Tecnologías de Información y la Comunicación (OCLCTIC) de la Policía Judicial.

En el origen de este procedimiento está la denuncia del director de Mediapart, Edwy Plenel, y de su periodista Lénaïg Bredoux, después de las revelaciones del consorcio de medios Forbidden Stories sobre la utilización masiva del programa Pegasus desarrollado por la empresa israelí NSO para infiltrar miles de móviles de personas cuyos números fueron proporcionados por países que compraron sus servicios.

Los potenciales clientes identificados son Arabia Saudita, Azerbaiyán, Bahréin, Emiratos Árabes Unidos, Hungría, India, Kazajistán, México, Marruecos, Ruanda y Togo. En el caso de Plenel y Bredoux, las sospechas de espionaje vienen de Marruecos.

Mediapart se quejó de que "el aparato represivo" marroquí durante meses "violó la intimidad privada de los informadores, atacó a la profesión periodística y a la libertad de prensa y robó y explotó datos personales y profesionales".

Hay un millar de franceses o residentes en Francia que aparecen en las listas de teléfonos que pudieron ser también infiltrados por Pegasus, y varios de ellos también han anunciado que lo denunciarán a la Justicia.

En ese caso, esas denuncias podrían añadirse a esta investigación dirigida por la Fiscalía de París o dar lugar a un nuevo procedimiento. De acuerdo con Forbidden Stories, los servicios secretos marroquíes tenían en su objetivo 10 mil números de móviles susceptibles de ser pirateados por Pegasus.

La competencia de la Justicia francesa cubre, esencialmente, posibles delitos cometidos en Francia, sobre víctimas francesas o residentes en Francia y también cuando los presuntos responsables son franceses.

Y HAY MÁS

Tres días antes de que saliera a la luz el trabajo se un grupo de medios de comunicaciones sobre el uso del software de espionaje Pegasus, salió a la luz información sobre otro ´maleware´ de la empresa Candiru. The Citizen Lab, de la Escuela Munk de asuntos globales de la Universidad de Toronto, reveló otra trama internacional del de ciberespionaje de otra compañía de origen israelí.

Según The Citizen Lab, el software espía, "imposible de rastrear", tiene como clientes a varios gobiernos del mundo. Su oferta de productos incluye soluciones para espiar computadoras, dispositivos móviles y cuentas en la nube.

La empresa con sede en Tel Aviv se cuida de tener un bajo perfil y ha recurrido a cambiar su nombre en cinco ocasiones, siendo su último cambio, en 2020, Saito Tech Ltd.

El reportaje señala que la compañía presuntamente recluta de las filas de la ´Unidad 8200´, la unidad de inteligencia de señales de las Fuerzas de Defensa de Israel. Citando a un exempleado de Candiru, registraron ventas de "casi $ 30 millones", dentro de los dos años de su fundación. Los principales clientes de la empresa son de Europa, la ex Unión Soviética, el Golfo Pérsico, Asia y América Latina.

Además, el informante señala que hay posibles acuerdos con varios países: Uzbekistán, Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos, Singapur y Qatar. La publicación sostiene que, al igual que NSO Group, Candiru tiene ciertos países en el que se restringe su uso; Estados Unidos, Rusia, China, Israel e Irán están en la lista, al igual que NSO Group.

Sin embargo, Microsoft el uso de Candiru en Irán, lo que sugiere que operan en territorios restringidos. La empresa tiene servicios escalonados por precios que permiten a los compradores un nivel de intervención según sus necesidades. Por ejemplo, por 5,5 millones de euros adicionales al precio base, el cliente puede monitorear 25 dispositivos adicionales simultáneamente y realizar espionaje en cinco países más.



« Especial »