Investigarán a Iglesias por uso político de un robo

Investigarán a  Iglesias por uso político de un robo
El jefe de la oposición de derecha, Pablo Casado, pidió al presidente del gobierno, Pedro Sánchez, que cese de inmediato a Iglesias.

Publicación:07-10-2020
++--

El Supremo tendrá que decidir en las próximas semanas si lo investiga o si archiva la causa

Madrid, España.-Un juez solicitó este miércoles al Tribunal Supremo español que investigue a Pablo Iglesias, vicepresidente del gobierno y jefe del partido de izquierda radical Podemos, al que señaló de usar políticamente el caso del robo de un teléfono móvil a una exasesora.

El juez Manuel García Castellón de la Audiencia Nacional, un alto tribunal en Madrid, considera que Iglesias "usó de forma fraudulenta este proceso para intentar lograr algún tipo de ventaja electoral", según la nota de prensa del tribunal, por lo que pide que sea imputado por el Supremo, única jurisdicción competente en su condición de aforado en tanto que miembro del Ejecutivo español.

El Supremo tendrá que decidir en las próximas semanas si lo investiga o si archiva la causa.

El caso se remonta a noviembre de 2015, cuando a la cercana exasesora de Iglesias Dina Bousselham le robaron el teléfono móvil en una tienda en las afueras de Madrid.

Según el relato de los hechos en el auto judicial, en enero de 2016 la tarjeta de memoria del teléfono, que contenía "archivos personales y de carácter muy íntimo", "llegó a manos" de un periodista, quien a su vez entregó parte del contenido al comisario José Manuel Villarejo, un oscuro personaje en prisión desde 2017 conocido por haber grabado por años a jueces, políticos y empresarios.

Poco después, en julio de 2016, el medio digital OK Diario publicó reproducciones de conversaciones privadas dañinas para Iglesias. Luego de que en 2017 en un registro a la casa del comisario las autoridades encontraran los documentos, el partido Podemos denunció que las publicaciones en OK Diario fueron "el resultado de un encargo realizado al señor Villarejo para perjudicar a Pablo Iglesias".

Pero en enero de 2016 la tarjeta de memoria original había sido entregada por el presidente del grupo editorial donde trabajaba el periodista al propio Iglesias, quien no se la devolvió a su dueña hasta mediados de 2017, y para ese entonces el dispositivo se encontraba "inservible para su funcionamiento", según el auto.

De allí que el juez considere que Iglesias incurrió en los delitos de descubrimiento de secretos, por apropiarse de datos personales de terceros, y de daños informáticos, por los desperfectos de la tarjeta.

Además, el magistrado ve delito de denuncia falsa, porque Iglesias conocía que Bousselham había enviado también a terceros las imágenes aparecidas en OK Diario, lo que podría explicar su origen, pero aún así fingió ser "víctima (...) ante la opinión pública y ante su electorado, pocas semanas antes de unas elecciones generales".

Iglesias no reaccionó aún, pero Pablo Echenique, portavoz de Podemos, que gobierna en coalición con el Partido Socialista, desestimó la petición del juez criticando que "contra Pablo Iglesias vale todo".

El jefe de la oposición de derecha, Pablo Casado, pidió al presidente del gobierno, Pedro Sánchez, que cese "de inmediato" a Iglesias.



« Redacción »